Tal y como se esperaba, fueron los equipos de Ciego de Ávila y Granma los que consiguieron las primeras victorias en las series que ofrecerán los últimos dos boletos a la segunda fase de la 57 Serie Nacional de Béisbol.

Tigres y Alazanes son, a priori, los amplios favoritos para llevarse los cupos de comodín en disputa, y sus victorias de este lunes fueron pasos decisivos en unas series al mejor de tres encuentros. Los del oriente del país no tuvieron contratiempos para doblegar a Villa Clara con pizarra de 5-3, con triunfo a la cuenta Lázaro Blanco y salvado para el zurdo Leandro Martínez.

En los predios villaclareños del Augusto César Sandino no fueron suficientes el vuelacerca de Yeniet Pérez, ni el brazo derecho de Freddy Asiel Álvarez. Villa Clara cayó, y ahora está contra la pared. Su única esperanza: ganar a cualquier precio.

Mientras, los jugadores de Ciego de Ávila dispusieron de Artemisa 8-2 jugando como locales en el Cepero. La victoria fue a la cuenta de Vladimir García, el principal lanzador de los Tigres, y Liomil González lanzó los últimos dos episodios para anotarse el juego salvado.

Hasta el momento, las previsiones se han cumplido. Los avileños demostraron ser superiores a Artemisa, y los granmenses dirigidos por Carlos Martí se apegaron al guión establecido de antemano. Hasta el momento las sorpresas no han existido en estas series de comodines. Ciego y Granma mantienen intactos sus franelas de favoritos.

Este miércoles es de descanso para el traslado de los equipos hasta Artemisa y Granma, donde se jugarán los segundos duelos de estas series el jueves, y de ser necesarios, los partidos definitorios el viernes.