El Spring Training de las Grandes Ligas de Béisbol correspondientes a este 2018 comenzó repleto de expectativas: Othani, debutando en el “Big Show”; Stanton y Judge, juntos con los bombarderos del Bronx; Lincecum recalando en Texas; los Astros anunciando comienzo de una nueva dinastía; los Gigantes acumulando experiencia para retomar su senda ganadora en los años pares con Longoria y Matcuchen como bujías; los Dodgers por pasar la página y llevarse el anillo…

Por su parte, en Cuba, los fanáticos no estuvieron exentos de ningún detalle. Las ligas de la Toronja y el Cactus —no es sorna querido lector, así se llaman— inundaron las ofertas deportivas en los paquetes semanales con amplio material beisbolero.

Desde las imágenes de la práctica de bateo que hicieron juntos Giancarlo Stanton y Aaron Judge hasta la palizas que le propinaron al otrora estelar de los Nippon Hight Fighters, Shohei Othani. Los cubanos degustaron de algo que es pasión nacional y se aprestan a seguir, quizás como nunca, al mejor béisbol del mundo.

***

En estos entrenamientos de primavera los cubanos empezaron a sentirse desde temprano y, tras concluir la temporada primaveral, siguen dando de qué hablar. Casi al instante de escribir este artículo, Yoennis Céspedes volvía añicos una recta en zona baja, lanzada por Tanner Roark (Nacionales de Washington), lanzador derecho de los Nacionales de Washington.

La “Potencia”, como llaman al granmense, hizo terapia de yoga en Nueva York, como parte de su preparación; muchos hablan de aikiterapia, el famoso método japonés que inmortalizó a Sadaharu Oh, para mantener la salud y la capacidad en toda la temporada. Yoenis parece que viene más en serio que nunca y frente a los de la capital estadounidense, se fue de 3-3, dejando sus guarismos en .324 de average, con seis extrabases, nueve carreras empujadas y seis anotadas. Su OPS fue astronómico: 1251.

Pero Céspedes no fue el único que brilló. También despertaron gran expectativa el novel Yoan Moncada quien, en los Medias Blancas de Chicago junto al cienfueguero José Dariel Abreu yel avileño Luis Robert Moirán, forma parte de una estrategia de renovación que pudiera poner en postemporada otra vez a los de la ciudad de los vientos.

Moncada, al cerrar la pretemporada, fijó sus números en .281 de average, .369 de OBP y .491 de slugging.

Mientras, con los Marineros de Seattle, el matancero Guillermo Heredia cerró con.250 de average, .382 de OBP y .386 de slugging.

***

Para el 23 de marzo los números de otros cubanos en los Spring Trainings eran de respeto: Jorge Carlos Soler, con Kansas City, promediaba .241 con .333 de OBP; y Adeynis Echevarría destacaba con los Tampa Bay y sus .326 de average.

Pero, si de sorpresas se trata, no se puede obviar a José Adolis García y Randy Arozarena. Con los Cardenales de San Luis, los cubanos estuvieron a sus anchas. José Adolis, con .302 de promedio y Arozarena con. 256. Ambos, sin dudas, gratas sorpresas para la nave dirigida por Mike Matinny, muy necesitada de ofensiva en esta campaña.

La actuación del avileño José Adolis García fue una grata sorpresa para Cuba durante el Spring Training 2018. FOTO: Chris Lee, clee@post-dispatch.com

De igual modo, tras lo visto en esta campaña primaveral, el villareño Leonis Martín parece haber asegurado su puesto en el jardín central de los Tigres de Detroit. Martín ostenta excelentes números: .316 de average, .400 de OBP y .544 de slugging.

Otro que lució muy bien con los Tigres fue el campocorto José “Candelita” Iglesias, quien bateó para .340, con .418 de OBP y. 468 de slugging.

Aquí hago un punto y aparte para referirme a los casos de Iglesias y Echevarría.

Estos torpederos pudieran optar en un futuro —no muy lejano— por el guante de oro de su posición, algo que no logra un cubano desde que Rey Ordoñez lo hiciera con los Mets a fines de los 90’ e inicios de los 2000. Ello, claro está, batiéndose duramente con el curazaleño Andrelton Simmons, quien es hoy, para la mayoría de los especialistas, el mejor paracortos de la Liga Americana.

Siguiendo con los cubanos, otros de los destacados ha sido el capitalino Yonder Alonso, quien en su debut con Cleveland bateó lo que quiso. Sus estadísticas así lo demuestran .375 de average, sumando 444 de OBP y 839 de slugging. Con los dirigidos por Terry Francona, también sobresalió otro cubano, Yandy Díaz, con un promedio de bateo cercano a los .400.

***

Yasiel Puig es otro que ha vuelto a generar grandes expectativas con los Dodgers. “Caballo Loco” estuvo a punto de ganar un anillo en la pasada campaña y, tras recargar pilas, retomó la forma. Puig se mantuvo sobre .300 en la pretemporada, con .358 de slugging. Por su parte, su compañero de equipo, el también cubano Yasmani Grandal, luego de un inicio algo lento, recobró el ritmo y aumentó su promedio a 347  con .418 de OBP.

El cienfueguero Yasiel Puig, siempre sonriente, tuvo buenos números en los entrenamientos de primavera. FOTO: Twitter

Desde el Fenway Park, en Boston, llegan tambiénnoticias de Cuba. Allí el caribeño, Rusney Castillo, frisó los .300 al bate con .342 de OBP.

Otros de los que augura una buena temporada en 2018 es Yasmani Tomás con sus .390 de average, con Arizona. A quien se suma el yumurino José Miguel Fernández con los Angelinos de Mike Sochia, bateando para casi .320, con .500 de slugging. Mención para Lourdes Gurriel Jr., quien computó con Toronto más de.315 de average y. más de 400 de slugging.

La otra cara de la moneda en esta primavera ha sido el cienfueguero José Dariel Abreu, uno de los imprescindibles en la alineación de los Medias Blancas, quien promedio por debajo de .200. Abreu pudo no haber tenido unos Spring Trainings de leyenda, pero su valía está más que demostrada en Chicago.

En situación similar se encuentra Aledmis Díaz, quien apenas consiguió un anémico .224 con los Blue Jays. Díaz tendrá que esforzarse por mejorar su rendimiento una vez iniciada la campaña regular si aspira a mantenerse dentro de la nómina regular de los azulejos.

En el pitcheo, Aroldis Chapman —pese a par de tropiezos y su deficiente promedio de carreras limpias— se mostró fuerte con su recta y es la garantía del debutante Aaron Boone, para cerrar los juegos de los nuevos Mulos.

Desde el box también vieron acción esta primavera Roenis Elías con Boston, Raciel Iglesias con Cincinnati, Héctor Mendoza con San Luis y el zurdo matancero Cionel Peréz con los Astros de Houston. Ninguno de ellos será, seguramente, miembros de la rotación estelar de sus plantillas, pero su presencia allí es un aliciente para el pitcheo cubano.

Con matices más, matices menos, estas son las actuaciones más encumbradas de los cubanos en los Spring Trainings que cederán paso para que el 29 de marzo al comience la temporada 2018 en las Grandes Ligas. En fin, volvió el béisbol, la pelota de la buena.

¡A disfrutar entonces!