Cuando Yadir Drake consuma su primer turno al bate en la 60 Serie Nacional (SNB) estará cumpliendo un sueño y una promesa familiar. También estará reforzando el róster de los actuales campeones nacionales, Los Cocodrilos de Matanzas. Será otro jugador que regrese para jugar la Serie y otro que tuvo que enfrentar un absurdo proceso de repatriación.

En su caso, es un pelotero con amplio recorrido por el béisbol internacional, en las ligas mexicanas de invierno y verano; en la Liga Venezolana de Béisbol (LVBP) con los Tigres de Aragua, y en la Liga Japonesa con los Hokkaido Nippon-Ham Fighter. Incluso en México, asistió al Juego de las Estrellas.

Además, Drake peleó para llegar a Grandes Ligas a su paso con los Dodgers, donde le tocó coincidir con una generación de destacados peloteros como Cody Bellinger, Alex Verdugo, Joc Pederson y Corey Seager, entre otros.

Drake desea regresar para competir en su país, de donde salió persiguiendo un sueño en 2011, y en cuyo campeonato tuvo una corta presencia durante dos Series, la mayor parte de las veces de cambios. De allí, emigró hacia México, país por el cual jugó en el torneo Premier 12 de 2015, conjunto que terminó entonces en cuarto lugar.

Yadir, que no olvida de donde viene, tuvo un gesto muy aplaudido en mayo pasado, en plena crisis por el coronavirus. Muchos no olvidan que donó una tonelada de carne de cerdo y dinero en efectivo a familias del poblado yucateco de El Cuyo, en cuyo equipo semiprofesional, “Rebeldes del Cuyo”, jugó algún tiempo.

“Fue un placer apoyar a aquellos que me ayudaron en mi comienzo en México, y en momentos malos qué mejor manera ahora en este momento de crisis que retribuir esta ayuda», dijo en Twitter.

Actualmente, espera a que abran las fronteras para viajar a la isla donde espera jugar el inicio de la SNB. La cancelación de la Liga Mexicana de Béisbol dará una oportunidad al equipo matancero de contar con Yadir desde el inicio. Regresa un pelotero maduro, en plenitud de forma, a cumplir el sueño de su abuela.

¿Cómo fueron tus inicios en el béisbol?

Mis inicios fueron en el mítico Palmar de Junco. Ahí me empezó a entrenar el profesor Fernando, que era de la familia de los Isasi (de la que es el destacado pelotero Félix Isasi). También me ayudó Goyre, que en estos momentos pertenece a la Comisión Nacional de Béisbol. Gracias a él, cuando tenía 14 años jugaba contra el equipo grande de Matanzas.

¿Qué representó para ti debutar con el equipo de Matanzas en la Serie Nacional?

Algo fantástico. Debutar con solo 19 años en Serie Nacional de Béisbol era una gran alegría. A pesar de no contar con muchos chances, tenía a dos grandes receptores en el equipo: Lázaro Herrera y Yaimel Alberro. Me tocó esperar.

¿Cuál fue tu peor y mejor momento en el béisbol cubano?

Mi peor momento fue en el 13-14. Iba siendo uno de los mejores bateadores del 14 en general y en el campeonato Nacional tuve una fractura de la rodilla y perdí ese año. Gracias a grandes amistades de la Habana pude recuperarme sin problemas. Los padres de Jean Maikel Trujillo, exreceptor de Industriales, se quedaron apoyándome hasta que llegara mi mamá de Matanzas. También los padres de Barroso, otro muchacho que jugaba en la capital, me respaldaron muchísimo.

El mejor momento fue mi debut. En mi primer turno al bate contra Yuliesky González le conecté al primer lanzamiento y conseguí un sencillo al jardín central. De la emoción que tenía seguí para la segunda base con la bola en la mano. Era increíble como el público pedía que me pusieran a jugar con 19 años.

¿Está el béisbol cubano actual en crisis?

Es un arma de doble filo porque Cuba tiene buenos peloteros para imponerse en los eventos internacionales, pero tienen cosas que aprender todavía. La calidad de los jugadores está, pero faltan cosas que se les escapa de las manos a la hora de jugar contra profesionales. Eso no se arregla en el terreno sino en las oficinas. No pienso que se sea muy complicado.

¿Cómo recuerdas tu firma con los Dodgers y tu paso por las Menores?

Como un gran éxito. Muchos intentan firmar y no pueden, yo tuve ese privilegio y siento que mi paso por los Dodgers fue bueno y ascendente, solo que no tuve ese apoyo de alguien que abogara por mí.

¿Crees que te dieron todas las oportunidades en MLB?

¡La verdad, no! Mis números están ahí y no siento que tuve esa oportunidad. En los juegos de pretemporada dejé buenos números, pero me tocó una generación de buenos peloteros: Cody Bellinger, Alex Verdugo, Joc Pederson, Corey Seager. entre otros.

¿Qué le aportó a tu carrera jugar dos años en NPB con los Luchadores de Nippon Ham?

Me aportó mucho debido a que crecí como bateador mentalmente, mejoró mi manera de pensar y de cómo me pueden trabajar los lanzadores turno por turno. La verdad si me ayudó mucho y estoy agradecido de ese béisbol.

Después de tu regreso a las ligas del Caribe te afianzaste en el béisbol mexicano y venezolano. ¿Cómo comparas el nivel de estas ligas con respecto al de NPB?

Sin quitar mérito, pero es algo evidente que en la LMB y LMP no todos batean, buenos bateadores han fallado las pruebas ahí en el sentido de rendimiento. No me gusta compararla con NPB porque ignoraría varios aspectos.

¿Cuál fue tu peor y mejor momento en el béisbol profesional?

Mi mejor momento fue quedar Champions bate en LMB, jugar en NPB y ser MVP de la final en la zona norte. Mi peor momento: no tener más oportunidad con los Dodgers.

¿Qué significó para ti representar a México en el Premier 12?

Fue un gran momento ser elegido ya que me seleccionaron por delante de muchos peloteros mexicanos de buena calidad. Aparte, es muy bonito representar a un país ya que en Cuba lo hice, pero en categorías infantiles.

¿Cuándo decidiste regresar a Cuba para jugar con los Cocodrilos de Matanzas?

En el momento en que mi abuela me lo pidió. Esa fue la razón que me llevó a pasar por todo el proceso de repatriación para poder jugar la SNB. Ella quiere verme representando a Matanzas y un equipo de Cuba, pero bueno, ya este último no está en mis manos. Lo primero sí se lo cumpliré.

¿Qué opinión tienes sobre la posibilidad que dará la Comisión Nacional de Béisbol para que algunos peloteros puedan regresar a jugar con el equipo Cuba? ¿Crees que todos acepten? ¿Cómo se beneficiará el béisbol nacional de esto?

Es algo que se necesita. Nosotros que estamos afuera nos sentimos muy abochornados porque en los eventos internacionales Cuba ganaba con los ojos cerrados y ahora todo es diferente. No se consiguen victorias y cuesta producir una carrera. Si regresan varios jugadores de calidad la liga se beneficiará, también el equipo nacional y los aficionados.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine