Los cubanos envueltos en la Serie de Japón han conjugado actuaciones descomunales hasta el momento con el SoftBank, que se encuentra arriba por dos juegos ante los Gigantes, y también amenazan varias marcas entre los latinos en esas instancias decisivas de la pelota japonesa.

Alfredo Despaigne, Yurisbel Gracial y Liván Moinelo se han visto en una forma inmejorable hasta el momento y se encaminan hacia otra corona más en tierras niponas, pero al mismo tiempo han igualado o amenazan en algunos casos varios registros históricos para los latinos, como desglosa el sitio especializado Beisbol Japonés.

En el caso de Despaigne, en el segundo juego de la Serie de Japón igualó el récord de más remolques en un mismo partido de la final, con seis carreras en la victoria aplastante de su novena 13 carreras por dos.

“El toletero antillano, que conectó un jonrón con las bases llenas y remolcó otras 2 carreras con un par de roletazos al cuadro, no completó la actuación más destacada para un pelotero hispano en la serie, pero sí la segunda mejor que se ha visto hasta ahora. La primera pertenece al venezolano Alex Cabrera, quien se fue de 3-2, con 2 jonrones, 2 anotadas, 6 empujadas y un boleto, en el tercer juego de la final de 2004 entre los Leones de Seibu y los Dragones de Chunichi, disputado en el Seibu Dome”, cuenta el sitio.

Eso sí, Despaigne es ahora el primer bateador del SoftBank en disparar un cuadrangular con las bases llenas en un juego de la final. También es uno de los antillanos con más jonrones en estas instancias, detrás de Orestes Destrade (6) y Yurisbel Gracial (5), pues tiene 3.

El granmense persigue igualmente a Gracila y el venezolano Alex Cabrera, que tiene el número de más cuadrangulares en una final (3) y también en impulsadas al segundo, que trajo 9 para el plato en 2004. Incluso, está a una de las que trajo Destrade en 1990.

En un departamento en que está cerca de ser el líder es en empujadas de por vida, pues suma un total en todas sus presentaciones de 19, empatado con el venezolano Marcano, las cuales deber superar pronto.

Aunque no está tan cerca de los 25 juegos en las Series de Japón que disputó Marcano, igualmente ha seguido escalando, pues tiene 16 juegos y se ubica quinto y con al menos dos juegos obligatorios que tendría que disputar, empataría como segundo con Alex Ramírez y Destrade, con 18 cada uno.

“Otro récord que Despaigne logró igualar este año es el de más finales disputadas con 4 (2017-2020). Lo comparte con su compatriota y compañero de equipo Liván Moinelo y también con el criollo Marcano, quien disputó 4 ediciones consecutivas entre 1975 y 1978”, indica la página especializada.

En cuanto a Gracial, comparte junto al también cubano Orestes Destrade el promedio ofensivo más alto para un latino en una final, ambos con para.375 en las ediciones de 2019 y 1990, respectivamente. Pero el matancero, de mantener el paso, pudiera romper esa cota, pues batea .571 y si su equipo logra ganar dos partidos más y llevarse la corona, y conecta en buena forma, sería otra nota en su palmarés.

De la misma manera, sigue cosechando logros, pues tiene una poderosa racha de más juegos consecutivos de la Serie de Japón con al menos un hit, con 9, y pudiera convertirse en el único con 10, si pega uno en el próximo duelo.

En el caso particular de Moinelo, persigue junto a Despaigne otra cota singular, pues si gana como se espera la Serie de Japón, serán los caribeños “con más títulos de la Serie de Japón en la historia de la NPB”.

¿Saben a quién destronarían? Pues a su compatriota Orestes Destrade cuyos logros personales ayudaron a que Seibu ganara 3 Series de Japón y 3 títulos de la Liga del Pacífico, al tiempo que él se llevaba el nombramiento de jugador más valioso de la serie de Japón de 1990.

Pero incluso, Destrade sería igualado por Gracial, quien ha estado con SoftBank desde 2018 y está en busca de su tercer título.

Para rematar, Alfredo Despaigne, pese a no estar en gran temporada, superó ya el mítico Destrade para tener la mayor cantidad de jonrones de por vida para un antillano en el béisbol japonés, que era de 160.

Destrade desapareció 160 pelotas en un periodo corto pero intenso que vivió en Japón, y que lo grabó en la memoria beisbolera nipona. De 1989 y 1992, fue un azote para los lanzadores contrarios, pues ganó 3 títulos de jonrones y 2 de empujadas en la Liga del Pacífico.

Pero su marca es historia, pues Despaigne lo dejó detrás y debe aumentar más la diferencia si prolonga su carrera un tiempo más en ese país.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine