Foto: Pinar del Río, béisbol

Un aplaudido gesto del lanzador Liván Moinelo que circuló en redes sociales y en medios de comunicación, ha despertado aplausos y nos pone ante una pregunta clave: ¿cuánto pudieran aportar a la pelota cubana y a otros deportes, en especial a sus equipos, deportistas activos o no, que radican en el extranjero, lejos del amparo de las federaciones cubanas?

El equipo Pinar del Río recibió este jueves una donación de implementos deportivos enviada desde Japón que ha provocado reacciones innumerables de aprobación en páginas de Facebook, pues consiste en un la entrega de guantes, bates y pelotas, adquiridos por el atleta con su salario personal y valorado en varios miles de dólares, reseña el Diario Granma.

El director Alexander Urquiola, de Los Vegueros, dijo que, antes de partir a jugar en Japón, Moinelo “tuvo un encuentro con la selección pinareña, en el que expresó que, aunque no participaría con su provincia durante la etapa clasificatoria, con ese aporte estaría presente en cada uno de los partidos”.

Fue un gesto muy meritorio por parte del zurdo antillano que colabora con el conjunto en el cual lanzó su carrera al estrellato y que nos pone frente a una realidad: el tremendo potencial de solidaridad que posee el béisbol y el deporte cubano en general en el exterior, pues muchos atletas han expresado su deseo de donar y otros, ya lo han hecho.

Recordemos que, en 2019, el matancero Yadir Drake entregó artículos beisboleros a los Cocodrilos de Matanzas, que consistían en bates, guantes y guanteletas, reseña Pelota Cubana USA.

A modo de leyendas urbanas circulan también por ahí las historias de acciones similares de expeloteros antillanos de MLB que han ayudado a sus antiguos compañeros de nómina con entrega de otros materiales.

En entrevista con esta revista, el conocido pelotero que jugó en MLB, Jorge Luis Toca, afirmaba que le gustaría “donar bates, pelotas e implementos para Cuba. Todo lo que fuera para ayudar en el béisbol lo haría porque es lo que siempre he hecho, sin problemas ninguno”.

Sin embargo, por otros motivos, le han negado la posibilidad de visitar su país. “Que lo sepan todos: no he ido porque he solicitado varias veces el pasaporte y nunca me ha llegado”, explicó.

En otros deportes, también se vislumbra la voluntad de atletas radicados en el exterior, como el actual campeón panamericano de velas en la clase Snipe, el cubano Ernesto Rodríguez, quien compite ahora por Estados Unidos.

“Unos cuantos amigos cubanos que vivimos acá en Miami, que practicamos velas, estamos viendo la posibilidad de ayudar a todas las bases náuticas de Cuba con botes. Allá están todas las condiciones naturales, los entrenadores, pero necesitan ese apoyo. Queremos llevar botes y eso va pronto. Estamos organizándolo, empezaremos por Matanzas, después Villa Clara. Hay buenos proyectos para que se restablezca ese deporte. Ojalá que el gobierno esté interesado en que eso avance para mantener las bases náuticas. Tenemos 5 o 6 clase Snipe que están disponibles para llevar, 6 o 7 Laser y como 10 Optimist, listos para donarlos. Es un deporte muy caro. Estamos viendo cuáles son las mejores formas de hacerlo llegar. En esas tres clases tenemos interés en ayudar”, dijo a nuestro medio.  

Mientras Olga Anabel Echenique, la estrella cubana del mountain bike y que radica en España, cuenta como creó Pedales por Cuba, “una organización muy pequeñita donde reunimos materiales de ciclismo y los llevamos para ser repartidos entre las personas que lo necesitan para mantenerse practicando este deporte. He tenido que pagar hasta 10 maletas en el aeropuerto, pero así hemos comenzado”.

Aunque vinculado a otros campos, nadie olvida que Yasiel Puig y su fundación Wild Horse Children’s, repartieron medicamentos, juguetes y artículos de uso diario a los niños en la Isla en 2019.  

«Esto no se había permitido antes, pero el béisbol es un idioma que trasciende cualquier barrera. Pudimos entrar al hospital y darles directamente nuestros artículos a los niños y sus familias, no hay palabras para la alegría que siento hoy”, dijo entonces en sus redes sociales.

No sería descabellado pensar que muchos, retirados y activos, estarían en disposición de colaborar con la Isla, con proyectos más sólidos o iniciativas aisladas, de ayudar como han hecho estos y otros, lo cual siempre será bienvenido en un movimiento deportivo que carece de los recursos mínimos en muchas ocasiones.

No obstante, para que ese potencial se concrete hace falta quitar trabas, agilizar procesos y quién sabe si, soñando un poco, hasta flexibilizar gestiones aduaneras debido a una previa identificación de su fin humanitario.

Pero también habría que permitir que los deportistas escojan cómo donar a sus equipos, sin miedo quizá a que, como expresó un usuario en referencia al gesto de Moinelo, se lo “quede el Inder”.

La diáspora deportiva no olvida el lugar en donde se formó y, sobre todo, a sus compañeros que muchas veces compiten en las mismas condiciones de precariedad o dificultad en las que ellos lo hicieron un día.

Si preguntáramos en estos momentos, bajo riesgo de pecar de absolutistas, sería probable que muchos se mostraran dispuestos a realizar donaciones para sus novenas, como ha hecho, en un gesto hermoso, Liván Moinelo. Pero también, de seguro, habría un miedo “inexplicable” a que las cosas no lleguen a quienes están destinadas en realidad.

En cuanto a quienes no pueden donar y ni siquiera entrar todavía a su país por haber abandonado delegaciones en el exterior, pues entraríamos en un terreno más “pantanoso” que toca otros aspectos de la vida deportiva y social del país: necesitamos que desaparezcan barreras que otros han impuesto al deporte y la vida en general.

¿Y si también pudieran donar, libremente, los cubanos de MLB, como el lanzador pinareño hizo? ¿Y si lo que hizo Yasiel Puig, un emigrado, fuera más común? Esas son otras preguntas que nos dejan con numerosas dudas, pero también una certeza: hay voluntad y formas de mejorar al deporte cubano y también a la sociedad, como nos han demostrado, sin que todo pase por la excesiva centralización que nos ha regido por años. La solidaridad puede ser una fuerza muy poderosa cuando se le deja fluir sin tantos obstáculos y sin pretensiones de control.   

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine