El próximo capítulo de las locuras de los emperadores del béisbol cubano tendrá su punto de partida hoy 22 de marzo, cuando suene la voz de PLAY BALL! otra vez en las gramas escogidas para ser el escenario del nuevo disparate que conoceremos como Serie Especial.

La política deportiva de “béisbol todo el año”, trazada por el INDER, seguirá su marcha en cuadro apretado y serán tres conjuntos (Occidentales, Centrales y Orientales) los que deben encargarse de animar este episodio.

Desde “arriba” y para motivar a todos, la palmadita en la espalda llegó para Dany Valdespino, artemiseño al frente de los del Oeste. Mientras, a los del Centro los mandará Roger Machado y Pablo Civil recibirá las charreteras de los del Este. Ellos serán el trío encargado de comandar las novenas, pero ninguno de los tres será el director cubano que acuda con la selección nacional a la cita de Barranquilla.

A empuñar los bates irán entonces nuestros peloteros, algunos de los cuales no han tenido descanso alguno desde que iniciara en agosto de 2017 la 57 Serie Nacional, y se han mantenido pegados —como siameses— a guantes, bates, pelotas y arreos cerca de siete meses.

Este mal calco de Serie Selectiva que se avecina, vendrá a ser el susituto de los topes en la Liga Can Am, a los que perdimos el placer de ser invitados por la indisciplina cometida el año pasado —encabezada por Roger Machado quien, recuerden, dirigirá Centrales— y por el (para nada asombroso) pobre performance de la última incursión.

Ahí tiene usted la verdadera razón de la Serie Especial: vamos a inventarnos algo porque, como arruinamos la posibilidad de chocar con peloteros de categoría A y AA a todo reventar, no nos va a quedar nada mejor que chocar entre nosotros. Como si eso no fuera más que remachacar y repetir las mismas deficiencias que ya tenemos.

Luego de la Serie del Caribe hubo un tope contra Nicaragua y otro contra dos equipos mexicanos, los que pasaron sin penas ni glorias, para no decir desapercibidos, ante la población. Por ello la duda es imposible de desterrar: ¿será que esta Serie Especial logrará llenar algún estadio? ¿O nuestros peloteros deberán estar hasta que esta serie termine, por allá por junio dicen, a grada vacía?

Porque si desconcertante resulta ya un torneo tan largo para tan pocos equipos, debe ser de lo más decepcionante estar concentrado, entrenando y jugando en los horarios estelares de fin de semana para cuatro gatos. Y que no vengan a decir que “se jugará para esos cuatro gatos, que son el pueblo que bla, bla, bla”. Eso es una soberana tontería. Quizás podrían ir pensando en poner la asistencia como un deber sindical, porque, vuelvo atrás: si no fueron a ver a Alexei Ramírez, ¿qué va a quedar para Aníbal Medina?

Cualquiera diría que el pueblo lo que está es cansado de tanto béisbol… sin calidad.

FOTO: István Ojeda.

El agotamiento vendrá entonces a ser otro factor clave. Hay hombres que no han parado de jugar desde agosto pasado. ¿Cómo pretenden que sigan rindiendo a un alto nivel? ¿Cree usted ciertamente que el Guillermo Avilés o el Carlos Benítez de ahora son los mismos que saltaron al terreno al incio de la pasada Serie? Si bien Moinelo y Despaigne descansaron al regresar de Japón, en esos tres combinados hay más de tres o cuatro que deben estar locos por que les den un break. Recuerden que hay que cuidar al hombre. Eso es escencial.

Lo último que ha llamado bastante la atención es la no inclusión de varios peloteros, como mencionaban hace poco en el espacio televisivo Swing Completo, aludiendo razones tan ambiguas como “decisión del cuerpo técnico”.

Eso solo da espacio a la especulación. Porque, veamos, que no se incluya a Andrés Quiala por una decisión técnica, puede ser un caso aislado. Pero cuando te dejas a Quiala, Jefferson Delgado y a Leonel Segura por la misma razón, ahí pasa algo.

Ahora habrá quien piense que cometieron alguna indisciplina, otros dirán que tal vez ofendieron a algún entrenador, se fueron de juerga a la playa con unas muchachitas en medio de una concentración, los agarraron tratando de irse en una balsa para Haití, y mucho más… Y tal vez la explicación sea tan sencilla como que están esperando respuesta más que segura para algún contrato en el exterior.

No obstante, ¿lo más fácil no es convocar a una conferencia de prensa o sacar una nota informativa (este estilo más directo y propio de nuestros dialogantes directivos) que explique qué rayos ha pasado para no tener en cuenta a esos atletas?

Ahí les dejamos estos detalles entonces, con la invitación quizás a que nos escriban ustedes, queridos lectores, qué piensan y esperan de esta larga Serie Especial, la alternativa última de preparación de cara a los Centroamericanos de Barranquilla.

Cuando pase este primer fin de semana, volveremos con otras ideas al respecto… ojalá y no sean para ratificar lo antes expresado.