Una vez más la burocracia hace acto de presencia en el fútbol cubano. La llegada del antillano Sandro Cutiño al Managua FC de la Primera División del fútbol nicaragüense había despertado gran expectativa en la fanaticada de ambos países, pero su debut tendrá que esperar, por demora en el envío de los documentos necesarios por parte de las autoridades futboleras cubanas.

En tierras pinoleras, la cobertura mediática alcanzó una amplitud inusual. Incluso, el Canal Trece de la nación centroamericana llevó a sus estudios al defensor para hablar sobre su arribo al fútbol de ese país y la preparación de su nuevo club de cara al inicio de la liga doméstica.

En Cuba, varios blogs y medios digitales se hicieron eco de este fichaje que tuvo lugar al margen de las vías institucionalizadas en la Isla, lo cual —vale decirlo—, no afecta su legitimidad ante las normativas de la FIFA.

De esta forma, el escenario parecía listo para que Cutiño hiciera su debut en el fútbol profesional desde el mismo inicio del torneo nicaragüense. Sin embargo, la primera jornada del balompié nica vio arrancar al Managua con la ausencia del futbolista cubano, quien no se encontraba siquiera en la lista de convocados.

La razón fue simple. El famoso “pase internacional” que debía ser enviado por las autoridades futboleras de la Isla aún no había llegado al club. Este documento, en el lenguaje legal de FIFA, se denomina “certificado de transferencia internacional” (CTI), y ha de ser presentado por la liga o asociación de la que proviene el jugador —en el caso de Cuba—, incluso si el contrato no se realizó bajo las directrices del INDER.

Dicho certificado es necesario para que la entidad que adquiere los servicios del jugador pueda inscribirlo como ficha del club en la plataforma FIFA Transfer Matching System (FIFA TMS).

Las pautas establecidas por el organismo rector del fútbol mundial para la ejecución de este proceso son claras. Tras haber presentado el contrato firmado, la documentación que demuestra el finiquito del jugador con su club anterior, así como la visa de trabajo en el nuevo país, la liga o asociación de la que proviene el futbolista tiene un máximo de 30 días para enviar el mencionado transfer. De no ocurrir en este plazo, el club podrá inscribirlo de igual manera.

A la espera de que esta problemática sea solucionada, Sandro debió ver los toros desde la barra en la jornada inicial del torneo pinolero. Con su nueva incorporación anclada en la burocracia, el Managua FC se llevó los tres primeros puntos del 2020 al derrotar a Juventus FC con marcador de dos goles por uno en condición de visitante.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine