A los 40 años, con varios campeonatos en su palmarés y pese a que muchos lo dan por terminado en el boxeo, Yuriorkis Gamboa confiesa que tiene una única razón para seguir subiendo al ring.

Ha caído un diluvio desde la última vez que una de las figuras históricas del boxeo cubano viviera su última pelea, pero unos 18 meses después, con más dudas que certezas, el “Ciclón de Guantánamo” peleará ante Isaac Cruz en el peso ligero, como evento coestelar del PPV de Errol Spence Jr. vs. Yordenis Ugas.

“Estoy en esta posición gracias a que Dios me lo ha permitido. Sé que es difícil pensar que a los 40 años estuviese teniendo una pelea. pero cuando Dios quiere hacer algo con una persona, no se lo puedes impedir”, afirmó el pugilista de la isla en una reciente entrevista con Willie Suárez, en Boxeo Cubano.

En esta, Yuriorkis habló sobre su pasado de altas y bajas en el cuadrilátero, tras haber vivido tiempos gloriosos que lo llevaron a encumbrarse como profesional, con cuatro títulos mundiales en tres divisiones distintas: dos en el peso pluma (126 lbs) para la AMB y la Federación Internacional de Boxeo (FIB); uno en el peso superpluma (130 lbs) para la AMB y un último en los pesos ligeros (135 lbs), también por la AMB.

“En estos momentos, es la mejor oportunidad que Dios me pudo dar en el boxeo. Es un boxeador agresivo, hace lucir al contrario, porque te hace tener una combatividad, que es lo que me gusta a mí. Ya no tengo 20 años como él, pero debemos dar un buen show”, afirmó sobre su próximo choque con Cruz, un rival varios años menor.

“Con Davies -contra quien peleó con una lesión en el tendón de Aquiles que lo llevaría a pasar por el quirófano- básicamente, fue un combate de ‘león pa´ mono, porque tenía un solo pie sano y le duré 12 rounds. La diferencia es que ya hoy la lesión está restaurada, es otro boxeador el que vas a ver sobre el ring. No solamente tendré mi combatividad, sino que puedo hacer mi boxeo de entrar y salir”, explicó Yuriorkis.

Alejado de los primeros nombres de la división, es mucha la incertidumbre que envuelve a El Ciclón de Guantánamo, que estará el 16 de abril en la misma velada que tendrá como pelea más esperada el duelo entre Ugás y Errol Spence Jr. en el AT&T Stadium, de Texas, en un combate de unificación por tres fajas: la de la Asociación Mundial de Boxeo, Consejo Mundial de Boxeo y Federación Internacional de Boxeo.

“Ahora mismo es una de las peleas más grandes que se han realizado en los últimos tiempos. Ugás lo hizo bien ante Manny Pacquiao y se ganó el derecho de esta pelea. Y esto define su estatus como boxeador”, expresó sobre el combate de su compatriota Ugás con Spence.

Yuriorkis Gamboa respondió, igualmente, a preguntas de Willie Suárez sobre situaciones polémicas que rodearon su figura en el pasado, relacionadas con sus viajes a Cuba y la controvertida situación que vive su país de origen.

“Todos somos cubanos, y nadie quiere que le maltraten a su familia. En ningún momento estoy de acuerdo con lo que está pasando en Cuba, porque si estuviese de acuerdo, estuviese allí. Tengo mi familia, mi mamá, que me trajo al mundo, la vieja que me dio el tamaña que tengo, mi abuela -la mamá de mi papá-, no quiere decir que porque yo vaya allá estoy de acuerdo con aquello. No estoy de acuerdo, pero tengo que lidiar. Tienes que aceptar hasta cierto punto lo que dice el gobierno, lo que tienes que cumplir tu parte. Allí no me meto con nadie, no interactúo con nadie que no sea la gente mía. Y respeto lo que tengo que respetar. Pero eso no quiere decir que me vaya a vivir en Cuba, tengo mi casa acá, mi familia, mis hijos. En Cuba tengo cosas porque tengo la posibilidad que Dios me ha dado. Simplemente, le estoy dando la mejor opción a mi familia para que puedan sobrevivir”, afirmó.

“¿El día del combate será Gamboa un boxeador de Patria y Vida o prefiere no meterse en el tema?”, le preguntó Suárez con respecto al posicionamiento de muchos deportistas cubanos, críticos al gobierno de la isla.

“Las interpretaciones son diferentes, pero definitivamente, yo estoy con Cuba. Estoy con la gente de Patria y Vida, quiero lo mejor para mi país. Pero mi forma de expresarme es otra. Pero al estar aquí, al dar el paso -primero que mucha gente-, es por una razón, porque me di cuenta de algo. Estoy aquí en Estados Unidos, ni me contacto con el equipo nacional cuando voy”, dijo.

Igualmente, fue cuestionado sobre las nuevas generaciones del boxeo cubano que inundan los distintos circuitos profesionales, para seguir los pasos de figuras como él:

“La gente está mirando que, desde que llegamos aquí yo, Yan Barthelemí y Odlanier Solís -aunque antes vino el Cepillo Casamayor- que la forma que da resultados es el boxeo que tengo, de media distancia, con la combatividad parecida a los mexicanos. Gracias a Dios, nosotros tenemos la posibilidad de boxear elegantemente, además de ser combativos: esa es la virtud de los cubanos. Si no hay combatividad y exigencia encima del ring, como los mexicanos, no hay forma de vender aquí”.

Ante la pregunta de por qué sigue peleando Yuriorkis Gamboa a los 40 años, después de haber alcanzado la gloria con campeonatos mundiales y también tocar fondo con derrotas dolorosas, respondió:  

“No sé qué viene, pero mi objetivo es ganar el campeonato del mundo y retirarme como campeón. Esa esa la razón por la cual estoy boxeando, para hacerme campeón nuevamente: no tengo otra razón para seguir peleando”.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.