En condiciones atípicas, al igual que el resto de los deportes, el boxeo cubano se adentra en la fase final de su preparación con vistas a la cita olímpica de Tokio. El equipo nacional de esa disciplina, bajo la dirección de Rolando Acebal, se encuentra de sede hace unos días en Alemania donde espera lograr la forma óptima de sus atletas, tomando en cuenta la cercanía del magno evento y el poco roce competitivo de sus pupilos en los últimos tiempos.

La decisión del COI de tomar las riendas del boxeo olímpico, tras los problemas que han venido presentándose en la AIBA, dejó sin la posibilidad de otorgar cupos olímpicos en el Campeonato Mundial de 2019 celebrado en la ciudad rusa de Ekaterimburgo.

Dichos cupos para la cita estival serían entregados en clasificatorios olímpicos regionales y un clasificatorio mundial final regidos directamente por el COI y cuya organización correría a cargo de la empresa Task Force.

Sin embargo, la situación sanitaria actual permitió que solamente se celebraran los clasificatorios de África y Asia y Oceanía, mientras que el torneo europeo fue suspendido en plena competencia y el correspondiente a América no se llegó a celebrar.

El clímax de la situación llegó con la cancelación del clasificatorio mundial semanas atrás. La alternativa que eI COI empleará será repartir el resto de los cupos por un ranking elaborado por Task Force, lo cual atenta contra las aspiraciones de Cuba de llevar equipo completo al certamen olímpico.

La decisión tomada por la dirección del equipo nacional de boxeo de subir a Arlen López y Julio César La Cruz a 81 y 91 kgs respectivamente en detrimento de Erislandy Savón, provocó que el bisoño Yoenlis Hernández fuera el púgil designado como la primera figura de los 75 kgs.

La trayectoria internacional casi nula del boxeador camagüeyano en la categoría de mayores atenta contra sus aspiraciones de ser considerado para un boleto olímpico, ya que Task Force tiene entre sus intenciones lograr la mayor representatividad de países en la lid a celebrarse en la capital japonesa.

Otro problema que atenta contra una buena actuación de los representantes del boxeo cubano es su poca actividad en más de un año. La pandemia de la COVID-19 ha trastocado los planes de preparación del equipo lo cual puede hacer mella en la forma deportiva de los púgiles más veteranos, quienes son la base del equipo.

Otro punto a tener en cuenta es precisamente la veteranía de varias de las principales figuras de la escuadra nacional. El pasado mundial celebrado en tierras rusas dejó un saldo muy por debajo de las expectativas, con solo una medalla de cada color.

Figuras de palmarés amplio en eventos internacionales no se hicieron justicia en ese torneo y solo Andy Cruz subió a lo más alto del podio de premiaciones, lo cual se esperaba, tomando en cuenta que se trata de un púgil sumamente talentoso y que se encuentra en una edad que presagia que aún debe seguir subiendo su nivel.

La preparación que en estos momentos realiza el equipo cubano en tierras teutonas resulta vital para ponerse a punto de cara a la lid bajo los cinco aros. Otras selecciones nacionales como Alemania, Mongolia y Kazajastán también se han sumado a dicho entrenamiento, lo cual debe resultar beneficioso para los púgiles de nuestro país.

El boxeo cubano se encamina hacia unos Juegos Olímpicos que se presagian complicados. Las condiciones en las que se llegara a Tokio no serán las ideales, pero tendrán que encontrar soluciones para sobresalir, ya que sigue siendo el deporte del cual se espera la mayor cantidad de medallas en la cita olímpica.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

¿Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad? Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.