El primer duelo del emocionante Campeonato Mundial de Ajedrez entre el monarca Magnus Carlsen y el retador Ian Niepómniachi culminó este viernes en Dubai, en lo que promete ser una montaña de emociones y de buen ajedrez.

El campeón y el aspirante, amigos fuera del tablero y rivales ante este, se enzarzaron en una batalla que siguió el camino de la clásica Apertura Española que se prolongó durante 45 movidas.

Nepo (2782) dirigió las piezas blancas para intentar tumbar a Magnus (2855) y mantuvo cierta ventaja, según los motores, hasta poco después de las 20 movidas, cuando el noruego pareció inclinar el tablero en su dirección.

Temprano en la partida, a la altura del movimiento 15, se intercambiaron las damas y comenzaron las escaramuzas con las demás piezas, hasta que los contendientes llegaron a una posición de cinco peones por bando, un caballo y dos torres per cápita.

En este punto, cuando los motores mostraban igualdad en el tablero, llegaron las tablas tras triple repetición de movimientos, para dar por terminado el duelo inicial del Campeonato del Mundo.

Desde este viernes se pone en marcha el campeonato del mundo entre el monarca noruego -uno de los mejores jugadores de la historia, y el ruso, quien aspira a recuperar para su país -donde este deporte es casi una religión-, la gloria perdida hace muchos años ya.

Como indica El País, “han pasado 14 años desde que un ruso, Vladímir Krámnik, perdió el título mundial de ajedrez. Y siete desde que Vladímir Putin señaló en público que recuperarlo era una prioridad deportiva para el país que lo heredó de la Unión Soviética, propietaria desde 1948 hasta su extinción, en 1991 (con la excepción del estadounidense Bobby Fischer, de 1972 a 1975)”.

Nepo tiene un enorme peso sobre sus espaldas y arrancará con blancas el match contra Carlsen, en una fiesta que se decidirá al mejor de 14 partidas – quien primero consiga 7.5 puntos será el vencedor-, en la Expo Universal de Dubái (Emiratos Árabes Unidos), con dos millones de euros en premios.

Las partidas se disputarán a ritmo clásico con un control de tiempo de 120 minutos para las primeras 40 jugadas, seguido de 60 minutos para las 20 jugadas siguientes. Tras estas, se darán 15 minutos para el resto de la partida con un incremento de 30 segundos por jugada a partir del movimiento 61.

Como explica AS, en caso de tablas tras las 14 partidas se disputarán un desempate a cuatro partidas. Estos encuentros tendrán un ritmo de juego de 25 minutos por jugador más un incremento de 10 segundos por ficha movida.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.