Desde la primera Serie Nacional Sub-23 en 2014, el dominio del picheo fue una de las tendencias marcadas a nivel de liga. Los lanzadores registraron efectividad de 3.64, con una tasa de 5.7 K/9 (ponches por cada nueve entradas lanzadas), admitiendo discreta línea ofensiva de .258/.349/.343 (AVG/OBP/SLG).

El poder, como se puede apreciar a través del slugging colectivo, fue limitado a un jonrón por cada 104 apariciones en home de los bateadores. A ese ritmo, cada año hubo varias hazañas en las seis ediciones de la Serie Nacional Sub-23, y en esta segunda historia de “marcas irrompibles” les traemos algunas de las más sensacionales.

1 y 2- 13.6 K/9 y 0.73 PCL en 2017 — Yosver Zulueta (Villa Clara)

Yosver Zulueta
Carolina Vilches Yosver Zulueta. Foto-Carolina Vilches

Si de dominio se trata, la temporada del diestro villaclareño, Yosver Zulueta, no ha tenido comparación en la historia de las Series Nacionales Sub-23. En 2017, a Zulueta la oposición le promedió un deficiente .157/.266/.169, con apenas dos dobles permitidos como extra bases ante 194 bateadores.

¡Números imponentes! Sin embargo, la parte más sensacional no fue su efectividad de 0.73, sino cómo logró neutralizar a sus rivales desde la colina: azotó la zona de strike y fue prácticamente intocable, con una bola rápida entre 92-94 mph, una slider que se deslizaba encendido como un látigo, además de curveball y cambio de velocidad.

Sí, con ese repertorio, unido a sus potencialidades, Zulueta fue imbatible. Su gran temporada en el Sub-23 comenzó el 2 de abril de 2017, cuando ponchó a 11 rivales en apenas seis innings sin la sobra de una carrera. Luego, seis días después, estucó a siete bateadores del lineup de Matanzas durante 5 ⅔ episodios, la que sería su salida más corta en todo el torneo.

Desde esa segunda apertura hasta su séptima, aseguró al menos siete entradas y 10 strikeouts, incluyendo dos juegos donde taladró los swings de Isla de la Juventud y Pinar del Río, ponchándolos 13 veces, respectivamente.

Tras lanzar siete ceros consecutivos ante Cienfuegos el 14 de abril, Zulueta admitió par de carreras y sufrió su única derrota. Y luego llegó la gran historia: no admitió carreras limpias en sus últimos 30 innings, ponchó a 46 contrarios y soportó apenas 15 hits, todos sencillos.

No, no es un error: ¡ponchó a 74 bateadores en 49 innings durante siete aperturas! ¡74! Y, por supuesto, eso significa que Zulueta arrojó una inigualable marca de 13.6 K/9.

Dos años después, el diestro espirituano Roberto Hernández implantó récord en ponches con 90, pero su tasa cerró en 12.3 K/9. En la historia de las seis Series Nacionales Sub-23, hay sólo cinco lanzadores que registraron al menos 12.0 K/9 con un mínimo de 100 bateadores enfrentados, y Zulueta, quien se ganó la inclusión en el Juego de las Futuras Estrellas en Ligas Menores este año, sigue siendo el rey:

1) Zulueta G., Yosver José (VCL), 2017: 13.6 K/9 (74 K/49 INN)

2) Valentín González, Edialbert (SCU), 2014: 12.7 K/9 (53 K/37 ⅔ INN)

3) Cosme Pedroso, Navid Luis (ART), 2014: 12.6 K/9 (62 K/44 ¹/₃ INN)

4) Montesinos, Edelso (SSP), 2019: 12.6 K/9 (67 K/48 INN)

5) Hernández Navarro, Roberto (SSP), 2019: 12.3 K/9 (90 K/65 ⅔ INN)

3- 90 strikeouts en 2019 — Roberto Hernández (Sancti Spíritus)

Roberto Hernández
Osvaldo Gutiérrez Roberto Hernández. Foto-Osvaldo Gutiérrez

Probablemente hayas escuchado la historia de Roberto Hernández: firmó con los Indios de Cleveland, luego renunció a su contrato para regresar a Cuba, brilló en el Nacional Sub-23 de 2019, fue llamado al team Cuba sin debutar en Series Nacionales y, lamentablemente, las lesiones han interrumpido su carrera con tan sólo 21 años.

Tras su regreso, Hernández lanzó 65 ⅔ innings en nueve aperturas, completó dos juegos, tiró un par de blanqueadas y cerró la temporada regular con marca de 7-1 y 1.51 PCL. El 10 de mayo de 2019, Hernández lanzó un “no-hitter” contra Ciego de Ávila, con ocho entradas, 10 ponches, un boleto y par de pelotazos en el éxito de los Gallos por nocaut de 10-0 en el estadio José Antonio Huelga.

Veinte días después, el 30 de mayo, Roberto Hernández lanzó su novena apertura, otra joya donde, a pesar de salir perdiendo por 4-3 en el inicio del octavo, ponchó a 13 bateadores, para implantar récord nacional con 90 strikeouts.

4- Récord de 8-0 en 2015 — Aldo Conrado (Sancti Spíritus)

Aldo Conrado
Rodolfo Blanco Aldo Conrado. Foto-Rodolfo Blanco

Hay una historia de superación bastante curiosa aquí: antes de ganar ocho partidos de manera consecutiva en la temporada de 2015, las últimas dos derrotas del diestro Aldo Conrado habían sido ante el equipo de Ciego de Ávila, 4-1 y 6-1 en agosto de 2014.

Al año siguiente, Conrado comenzó la racha récord de triunfos ante, ¿adivina?… sí, Ciego de Ávila, venciendo por 8-4 el 1 de julio de 2015. Durante la seguidilla, Aldo siguió desquitándose frente a los Tigres, ganándoles tres veces, incluyendo la última decisión de la temporada regular.

En el Juego 1 de la Semifinal, Conrado lanzó 5 ⅔ innings y no admitió carreras ante Santiago de Cuba, pero se fue sin decisión tras la victoria 1-0 de las Avispas en 11 entradas. Cinco días después, el 15 de agosto de 2015, Conrado dejó en una carrera a La Habana durante cinco capítulos de labor en el Juego 1 de la Final, y un excelente relevo de Yankiel Mauri preservó su octavo éxito consecutivo.

Dos años después, en 2017, Conrado vio quebrada su cadena de ocho éxitos consecutivos en la Serie Nacional Sub-23, tras caer derrotado 3-0 a pesar de su excelente apertura de siete entradas con apenas dos limpias admitidas. ¿Quién fue el rival? ¿Recuerdas el desquite de Conrado? Sí, salió victorioso tres veces seguidas, pero los Tigres de Ciego de Ávila volvieron a derrotarlo.

5- Tres blanqueadas en 2016 — Yariel Rodríguez (Camagüey)

Tres blanqueadas, se dice fácil, ¿verdad? Sin embargo, sabemos que nunca hay nada fácil en el béisbol. Para que un lanzador se acredite una “blanqueada”, primeramente, debe lanzar toda la ruta, ya sean cinco, seis, siete, ocho, nueve o más entradas.

En 2016, el diestro camagüeyano Yariel Rodríguez, quien estaba comenzando a convertirse en un lanzador de alto impacto a nivel de la liga, logró completar una hazaña que aún ha sido inigualable: ganó cinco juegos, y en todos sus oponentes se quedaron sin anotar carreras. ¡Cada uno de esos éxitos fueron blanqueadas para el picheo de los Toros!:

  1. CMG 5, SSP 0
  2. CMG 11, LTU 0
  3. CMG 1, SSP 0
  4. CMG 5, CAV 0
  5. CMG 5, GTM 0

Sorprendente, ¿verdad? Pero cuando ampliamos el contexto, esas tres blanqueadas aumentan su valor histórico. En seis Series Nacionales Sub-23, hay una larga lista de equipos donde, año tras año, ningún staff de lanzadores ha logrado ni siquiera una lechada en todo el campeonato. Parecerá increíble, pero la cifra combinada es… ¡59! O sea que, 59 veces, equipos en la Serie Nacional Sub-23 no han podido lograr ni una blanqueada. Aquí tienes toda la lista:

EQUIPOSLEC
GTM6
ART5
MAY5
PRI5
CFG4
GRA4
HAB4
HOL4
VCL4
CMG3
IJV3
LTU3
SCU3
CAV2
MTZ2
SSP2
Estadísticas del autor.

Guantánamo, por ejemplo, ha ganado ocho veces por blanqueada en la historia de la Serie Nacional Sub-23, pero ningún lanzador ha podido completar el juego. El caso de Artemisa parece increíble, ya que han ganado 18 juegos sin permitir carreras, y el diestro Raymel Pérez ha sido el único en completar la ruta, cuando los Cazadores vencieron a Villa Clara por 3-0 el 6 de mayo de 2018.

 En total, el picheo de los Indios ha acumulado 1,790 entradas en seis temporadas sin que un pícher complete una lechada, reto vencido por Yariel Rodríguez en apenas 57 ⅔ innings durante la campaña de 2016.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.