El coronavirus sigue dando golpes al deporte, en este caso al boxeo, pues afecta a una cartelera en la que varios profesionales cubanos tenían previsto participar el próximo 10 de julio, figuras en su mayoría de proyección y no con nombres tan conocidos.

El evento iba a desarrollarse en Ciudad de México y será reprogramada para el próximo mes de agosto, debido a la incidencia de la pandemia, por lo cual los boxeadores tendrán que esperar para mostrarse como recordatorio de que la inmigración es también cada vez más frecuente en este deporte, aunque quizá más silenciosa que en otras disciplinas como el béisbol.

“Boxing Major League, una entidad basada en Las Vegas, continuará haciendo esfuerzos para mostrar en la capital azteca con dos figuras de mucha proyección, el pesado Lenier “El Justiciero’’ Peró y el mediano Yoelvis “La Joya’’ Gómez, quienes comienzan a despertar interés por sus habilidades”, reporta Jorge Ebro, de El Nuevo Herald.

“Nuestro objetivo es mostrarlos ante el público y los expertos de México para que los conozcan y aprecien. Desafortunadamente, no podrá ser el 10 de julio como teníamos planeado debido al COVID-19 y las regulaciones para contenerlo, pero nuestra meta no ha variado”, dijo Aldo Rodríguez-Mir, presidente de Boxing Major League.

En el caso de Peró, tiene la mira puesta en los Estados Unidos, aunque la expansión del coronavirus parece haber frenado sus planes. Antes emigrar, parecía que gestaba una carrera prometedora en su país, pues fue doble campeón panamericano, pero cayó por nocaut técnico en más 91 kilogramos ante el croata Filip Hrgovic en cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Aquel momento marcó un punto de inflexión en su vida, pues decidió dejar el pugilismo en la Isla.

“Sentí que en las olimpiadas no me apoyaron ni me guiaron como era debido. Me dejaron un poco solo. Cuando regresamos a Cuba, no volví nunca más por la finca del equipo nacional. Me mandaban a buscar, pero yo no retrocedí. Allí no peleaba más”, contó meses atrás al periodista Jorge Ebro.

Además de estos dos pugilistas en ascenso, hay otros cubanos que iban a pelear, como Ariel Pérez de La Torre (2-0, 2 KO), Jailer “El Capirro’’ López (2-0, 2 KO) y Geovany “La Bestia’’ Bruzón (1-0, 1 KO).

Son parte de una camada de guerreros de la isla que intentan hacer carrera en el profesionalismo, donde las reglas del juego son completamente distintas al amateurismo del Cuba hace gala.

“A pesar de que no poseen esa trayectoria deslumbrante, han demostrado tener una ética de trabajo muy buena y saben muy bien a dónde quieren llegar. Tienen mucha hambre de gloria y el deseo de demostrar que sí pueden triunfar en este boxeo. México los conocerá primero y el mundo después”, afirmó el presidente de Boxing Major League.

Todos son jóvenes y en algún momento pelearon en la isla, con destacados resultados en categorías inferiores. En su deseo de progresar, decidieron emigrar para probar suerte en el profesionalismo.  

Yoelvis “La Joya’’ Gómez, por ejemplo, pesa 160 libras y tiene 22 años, y ha sido dos veces campeón nacional juvenil en 2015 y 2016. Para más señas, Ebro explica que es hijo de José Gómez, campeón olímpico de Moscú 80.

“Posee un boxeo técnico, muy vistoso, pero lo que lo hace especial es su agresividad y su poder con ambas manos”, añade.

Geovany “La Bestia’’ Bruzón (22 años, zurdo, de 6.5 de estatura), también monarca nacional juvenil en el 2014 y “posee un físico impresionante y un estilo único para ser un peso pesado. Pega con ambas manos, ama el intercambio en corto y lo hace extraordinariamente bien pasando golpes. Combina su gran velocidad de manos con golpes de poder”.

En el caso de Ariel “La Pulga’’ Pérez (122 libras, 21 años), igualmente ostentó la faja de Campeón nacional juvenil en 2016. “Lanza una gran cantidad de golpes por asaltos abrumando a sus oponentes, posee un vicioso ataque al cuerpo, cosa poco común en un amateur pero muy valioso en el boxeo profesional. Es uno de esos peleadores que no le importa arriesgar el físico con tal de colocar sus combinaciones y hacer una pelea del agrado de todo el público”.

Mientras Jailer “El Capirro’’ López (126 libras, 21 años), “desde que suena la campana sale a fajarse, pero lo hace con técnica, una velocidad de manos impresionante y un poder devastador que no da tiempo a reaccionar a los oponentes”.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine