En los últimos días, la agencia libre del béisbol asiático ha estado activa y varios conjuntos han ido anunciando a muchos de sus jugadores “importados”, incluso, algunos han cerrado todas sus plazas. No obstante, hay varios peloteros cubanos en dicho mercado que aún no tienen trabajo para 2023.

En esta columna, analizaremos la situación de los peloteros antillanos. Primero, iniciaremos con Nippon Professional Baseball (NPB) y nos enfocaremos en la franquicia con más representación cubana, los Dragones de Chunichi.

Dos agentes libres

Dos representantes del béisbol cubano que jugaron en 2022 en el béisbol asiático con el club de Nagoya están en la agencia libre: el primero es Yariel Rodríguez, quien concluyó su contrato y el segundo, Ariel Martínez, quien llegó a un acuerdo con la franquicia para salir de la renovación y convertirse en agente libre.

Traer de vuelva al lanzador camagüeyano es un objetivo para los Dragones después de que lo vieron en su mejor campaña. Yariel cambió su papel y tuvo su año de impacto en el bullpen.

“El Gallero de San Serapio”, como lo conocen en la Serie Nacional, cosechó la quinta mejor efectividad entre los relevistas con al menos 50 innings lanzados (1.15); también, fue el único lanzador de relevo que no admitió un jonrón (min. 50 IP). El control, que había sido el Talón de Aquiles en 2021, lo logró mejorar y su BB% bajó de 14% a 8%. 

La decisión de Ariel es para buscar más oportunidades, pues a pesar de que jugó su mayor cantidad de partidos (82) y de que logró su mejor producción en un año (8 HR y 24 RBI), no fue suficiente para que jugara todos los días.

El yumurino, en 286 PA, dejó un slash line de .276/.350/.437/.787 y fue 33 veces mejor que el promedio según wRC+ y 25 según OPS+. Su (WAR ofensivo) fue el mejor en una campaña (1.9) y el Rbat (Runs Batting) también (9.6). De esa manera, consolidó su mejor año ofensivo.

Su defensa estuvo por debajo del promedio, pero hay que poner las cosas en la balanza: por primera vez defendió en los jardines y además, tuvo que asumir el rol de inicialista en 11 choques.

En resumidas cuentas, Ariel puede ser un utility y a la vez un bateador sobre el promedio; además, entrega profundidad. Aún no tiene nada cerrado con ninguna organización, pero, se espera que su carrera siga en la NPB con un conjunto que confíe más en su talento.

Una decisión que deben pensar muy bien los Halcones

Hace unas semanas, el comisionado de la Federación Cubana de Béisbol, Juan Reinaldo, declaro que Yurisbel Gracial y Alfredo Despaigne quedarían como agentes libres y eso nos hizo preguntarnos si volverán a jugar con los Halcones o en el béisbol asiático.  

Alfredo no juega más de 100 juegos desde el año 2019. En aquel entonces, jugó 130, pero, en las últimas tres campañas solo ha sumado (194), lo que nos deja un average de 65 por temporada. Hay que agregar que su SLG no ha superado los .450 en ninguna de esas contiendas.

Por su parte, Gracial está en una situación similar: nunca ha jugado más de 103 choques en un año y la última vez que disputó más de 100 fue en 2019, sin embargo, sumó 99 encuentros y en estos, produjo para .271/.339/.380 y obtuvo un OPS+ (109) y un wRC+ (116), sus peores marcas de por vida, aunque, estas se ubican por encima del promedio.

Tanto Gracial como Despaigne ganaron cerca de $2M de dólares en la temporada pasada, un salario alto en comparación con lo que se devenga en el circuito. No dudo de que cualquiera de los dos, en un año completo, tenga una gran campaña. Al fin y al cabo, Alfredo ha sido uno de los mejores sluggers desde que llegó a Japón en 2014, pero, no sabemos hasta qué punto Softbank seguirá confiando en los dos antillanos mientras no vea grandes actuaciones. Recordemos que no solo cobran un alto salario, también, gastan dos cupos de jugadores importados.

KT Wiz no debería descartar la posibilidad de traer de vuelta a Odrisamer

El derecho viene de su peor temporada en la KBO. El promedio de carreras limpias (4.54) y el WHIP (1.51), fueron los más alto que ha dejado en una campaña del circuito coreano. También, registró un promedio en contra de .296, el quinto peor para un abridor.

Los rivales le pusieron la bola en juego con bastante frecuencia y por eso generó un alto BABIP (.347). A eso, súmenle que disminuyó la tasa de ponches y no obtuvo un alto porcentaje de swing and miss. Sin embargo, su FIP (Picheo independiente del Fildeo) nos dicta que mereció mejor suerte (3.95) y cuando lanzó fuera de casa le fue mejor: en casa (6.59 en 57.1 IP) y fuera (3.41 en 105.2 IP).

Aun así, debemos mirar lo que aporta Odrisamer. Desde el 2020 nadie ha sumado más entradas que él (559.1 IP) y pocos extranjeros conocen la liga como el derecho. Es un serpentinero que toma la bola cada cinco días y logra mantener la consistencia. Ya KT firmó a Breau Sulser por $740 K. El exligamayorista solo sumó 22.1 IP en la Gran Carpa y todas sus entradas las obtuvo relevando, pero, en AAA, 30 de sus 46 juegos los lanzó como abridor. Seguramente, KT le abrirá un puesto en la rotación.

José Miguel Fernández debería seguir en la KBO

El yumurino ha sido uno de los mejores bateadores de la liga desde que arribó al circuito en 2019, pero, su campaña 2022 fue su peor campaña tanto productiva (6 HR/77 RBI) y por los promedios (wRC+112, wOBA .348 y OPS.752).

En las contiendas anteriores, José Miguel había encontrado el éxito a pesar de las altas tasas de rollings; ahora, la misma se elevó de 60.6% a 70.2%) y eso le terminó pasando factura. Para colmo, sumó 34 doble play, la mayor cantidad en una temporada desde que se registra tal estadística en fangraphs (2002).

Los Bears lo tenían claro, no iban a regresar a José Miguel y por eso contrataron a José Rojas, otro bateador que estuvo con los Angels, franquicia a la que perteneció el matancero. La pregunta que queda por responder es: ¿el yumurino obtendrá otro trabajo en la KBO? Me inclinaría a pensar que sí.

Fernández siempre ha sido un bateador sobre el promedio y desde que debutó en KBO tiene la segunda mayor cantidad de hits (723) y el decimocuarto mejor wRC+ (132); además, puede aportar mucha experiencia en choques de postemporada.

Si su tasa de rollings disminuye su éxito puede regresar y aunque la producción, en parte, no depende del propio bateador, si es vital para un hombre que batea como DH la mayoría del tiempo. No creo que se gire a la NPB, pienso que reciba alguna oferta en KBO, principalmente, de algunos de los cinco equipos en los cuales el DH sumó un WAR negativo.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.

Imagen cortesía de Collage