Con el único objetivo de llevarse la victoria, el cubano David Morrell afrontará este sábado su pelea con Alantez Fox en busca de mantener su invicto de cinco victorias en igual número de presentaciones. Además, dicho combate representa su defensa del título regular de la división de los pesos supermedianos (168 lbs) por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

El oriundo de Santa Clara siempre se ha caracterizado por mostrar un estilo más frontal del que normalmente practica la mayoría de los púgiles cubanos y prueba de esto han sido sus cuatro victorias por la vía del nocaut. A pesar de ello tendremos que esperar para ver qué estrategia adoptará ante un hombre que lo supera en estatura y alcance.

En el caso de Fox, se trata de un púgil con récord de 28-2-1-1 y una hoja de servicios bastante discreta en cuanto al nivel de los rivales que ha enfrentado. Sus 13 nocauts hablan a las claras de que la pegada no es el arma fundamental con que cuenta en su arsenal, pues se trata de un hombre escurridizo y que gusta de trabajar en la larga distancia, lo cual hace pensar que el cubano podría sacar provecho si decide llevar la pelea a la corta distancia.

En el caso de Morrell, su breve paso por el boxeo amateur ha provocado que quizás no cuente con mucha fanaticada en Cuba. Sus resultados más significativos llegaron en el año 2016 cuando se coronó campeón mundial juvenil y a finales del año siguiente se llevó el título en el Torneo Playa Girón celebrado en Camagüey.

Dentro del pugilismo profesional solo tres peleas le bastaron para agenciarse el título regular ante el estadounidense Lennox Allen. En su última presentación, Morrell se llevó una cómoda victoria por nocaut en el primer asalto ante el mexicano Mario Abel Cazares, quien venía de vencer al también azteca Julio César Chávez Jr.

Para el villaclareño, una victoria más avivaría sus esperanzas de poder enfrentar a los grandes exponentes de la división. De hecho, varias personas dentro del mundo del boxeo han manifestado su deseo de verlo combatir con Saúl “Canelo” Álvarez.

No se trata de una opción tan descabellada tomando en cuenta que el mexicano es el supercampeón dentro de la misma organización. Esto, claramente, lleva a pensar que, si ambos púgiles mantienen sus cinturones, en cualquier momento la AMB podría llevar a cabo una pelea mandatoria entre ambos.

En varias entrevistas, Morrell ya ha declarado que le gustaría poder enfrentar al púgil azteca, sin embargo, no parece que este sea el momento más adecuado tomando en cuenta el nivel del tapatío.

Por fortuna para el joven cubano se encuentra bien apadrinado por el veterano promotor Luis de Cubas así como por su hijo (de igual nombre), por lo que, claramente, se escogerá el momento oportuno para lanzarle un reto al mexicano.

De momento, David Morrell centrará su atención en Fox para mostrar que su presencia en el boxeo profesional está encaminada a lograr grandes resultados.

La pelea se efectuará en la ciudad de Minneapolis, un lugar que no destaca por la gran presencia de población cubana, pero Morrell sale como favorito para retener su cetro y mirar hacia un futuro que promete grandes cosas para él.

Ya en 2020, este representante del boxeo cubano lanzó la advertencia: “Justo ahora no mencionan mi nombre, pero llegará el momento en que David Morrell estará al lado de los Canelo, los Caleb Plant, los Billy Joe Saunders, hacia allá voy y no hay quien me quite del camino”.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube 

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine