En el barrio habanero de Lawton, un grupo de niños protagonizó su propio Madrid-Barça. Fusionando el clown con el más universal, la compañía de espectáculos La Familia­ y el proyecto Oromundo, se unieron para llevar la risa y el deporte a uno de los sitios más desfavorecidos de la capital.

Con banderas del Real Madrid y el F.C Barcelona, ocuparon un descampado al ritmo de la corneta de Roberto Tomás Mirabal, Cambolo para su público. También lideraban el grupo Norlen Castro, conocido como Tilín, y el entrenador Idalberto Durán. Camino al terreno los payasos iban sumando a cuanto muchacho se encontraban, y desde los balcones, los vecinos miraban sorprendidos el alegre alboroto.

Foto: Marcel Villa.

Foto: Marcel Villa.

Con una humorística ceremonia de presentación, más humorística que ceremonial, se dio inicio al encuentro entre ambas escuadras. En pleno desarrollo del juego, los chistes se complementaron con la actividad deportiva.

“Que el fútbol sea una vía más para reírnos”, dice Roberto, actor y director de la compañía de espectáculos La Familia, grupo creado en el 2002 que abarca varias manifestaciones artísticas, con el teatro de calle como su especialidad.

Foto: Marcel Villa.

Foto: Marcel Villa.

Foto: Marcel Villa.

Foto: Marcel Villa.

El proyecto Oromundo en cambio, dirige su actividad a fomentar el deporte en los barrios, y a usarlo con una marcada función educativa en los más jóvenes. Crear valores a partir del fútbol es, junto al sano esparcimiento, el otro objetivo de esta iniciativa.

Foto: Marcel Villa.

Foto: Marcel Villa.

“Idalberto buscó la colaboración de La Familia para que los payasos, que somos símbolos de alegría entre los niños, sirvamos de complemento”, cuenta Roberto.

Ya en la segunda mitad, el entrenador y los payasos participaron de forma directa en el partido. Con dos goles de un desfallecido Cambolo, el marcador quedó 3-0 favorable al F.C Barcelona.

Foto: Marcel Villa.

Foto: Marcel Villa.