Los gamers cubanos, además de divertirse, quieren competir por su país como hacen las modalidades deportivas tradicionales. Tienen una comunidad amplia, con sus propios eventos y espectadores, como muestra de la fuerza que los e-Sports (deportes electrónicos) han alcanzado en la Isla.

Según Alejandro Ferrera, Vicepresidente de la Agrupación de Deportes Electrónicos de Cuba (ADEC) ,esperan que está unión se consolide como “plataforma y sistema competitivo para que los jugadores participen, se preparen y nos representen en eventos internacionales”.

Ya han demostrado lo que pueden hacer con sus recursos limitados. El equipo DK Reborn participó en la clasificatoria al Mundial de DoTA 2  por la región de Norteamérica y quedó entre los 16 mejores.

“Esto evidencia cuál es nivel que tenemos y nos da esperanza al creer que, si contamos con la suficiente conectividad, quizás tendremos equipos capaces de incluirse en la cita mundialista”.

Competencias todo el año para crecer

El recién finalizado Torneo Master Habana del 2018 de DoTA 2 demostró que existe una amplio escenario competitivo en este videojuego. Hubo representación de todas las edades y varias provincias como Matanzas, Ciego de Ávila, Pinar del Río, Villa Clara y La Habana.

Tras disputar topes intermedios y clasificatorios, obtuvieron calificaciones en el sistema de puntaje para participar y pelear por ser  “el campeón del verano en una fase intermedia del año, pues para diciembre queremos organizar otro para obtener el vencedor del año”, dice Ferrera.

“Este es un buen momento para reunirnos. Compartimos, vemos la competencia y aprendemos de los que están en ella. Es un espacio donde la comunidad gamer se reúne fuera de la red Snet -que es nuestra plataforma de intercambio- y los play que hacemos en casas”, cuenta Claudia, una de las jugadoras.

La ADEC agrupa a los gamers cubanos. Foto: Patryoti.

Alejandro Ferrera, Javier Vidal y Andy Reyes: Vicepresidente, Presidente y Community Manager de la Agrupación de Deportes Electrónicos de Cuba (de izquierda a derecha). Foto: Patryoti.

La agrupación está en movimiento constante. Pronto desarrollarán el torneo  FIFA 2018,que se disputará el 1 de septiembre en la Plaza de 31 y 2. Hasta la fecha cuenta con 128 inscripciones. Para la ocasión han invitado a los comentaristas Reinier Batista y Reiner González, al equipo de Amanecer Deportivo de la emisora COCO y el youtuber Daguito Valdéz.

“Los premios van a ser donados por los amigos de All in Jerseys, Son camisetas de las selecciones, réplica de la Copa del Mundo, el balón original de Rusia 2018, así como medallas de oro, plata y bronce. Además, habrá una cena para el ganador junto a un acompañante, obsequiada por la revista Play Off. También Light Visión apoyará con el audiovisual y la fotografía”, comenta Ferrera.

“Tratamos de hacer eventos de importancia para que las personas noten que no son muchachos perdiendo el tiempo. Nos enfocamos este año en DoTA 2 y FIFA porque hay potencial para representar a Cuba pese a las dificultades. En el FIFA, por ejemplo, es muy difícil competir porque no tenemos las condiciones técnicas”, añade.

Competencia de gamers cubano. Foto: Patryoti.

Competencia de gamers cubano. El público observa el juego. Foto: Patryoti.

ADEC busca respaldo legal

El 25 de noviembre de 2007 nació la ADEC, organización autogestionada por un grupo de entusiastas y sin respaldo institucional. La idea fue “proporcionar estructura a los deportes electrónicos, crear un sistema competitivo y espacio donde los gamers cubanos y espectadores confluyeran”, explica Ferrera.

Pese a no ser oficiales, en estos años han recibido apoyo de los Joven Club, el Palacio Central de Computación, Ludox, la Plaza de 31 y 2 e, incluso, de la Empresa Provincial de Alojamiento, para que los jugadores que no viven en la capital reciban hospedaje.

En los inicios se hicieron eventos de Starcraft y WoW y otros. En la Casa Estudiantil Universitaria protagonizaron en 2009 la primera competencia pública. Pero “la ADEC entró en un slump de cuatro años potenciado por encontronazos, desmotivaciones y se detuvo en el tiempo”.

Para el 2016, la agrupación se restableció y se organizó Acapulco 2016, donde “nos dimos cuenta que teníamos que enfocarnos. Organizamos Resplandor Naciente, que sirvió de base para lo que hoy es la Liga Cubana de DOTA, lo cual supuso la cúspide de la ADEC a los diez años de creada”, contó Ferrera.

En su intento de avanzar a un escalón superior buscan formas para tener una estructura legal. Para esto, explica Ferrera, exploran por dos vías: colaboración con los Joven Club y la Unión de Informáticos de Cuba. No osbtante, constituirse como asociación en Cuba es engorroso.

“Requiere de la autorización del organismo rector que regula la actividad, en este caso, pudiese ser el Instituto Nacional de Deportes y Recreación (INDER) y, si este no lo aprueba, no puedes inscribirte. Luego, pasar la autorización del Ministerio de Justicia (MINJUS) y este verifica que no exista ninguna otra asociación que sirva para esos fines. El número de filtros y obstáculos es un problema básico del derecho de asociación en Cuba”, explicó el abogado Eloy Viera.

¿Deporte o diversión?

Para sus practicantes, los eSports no son una práctica menor ni sencilla. “Todo lo que hace un deportista tradicional, un profesional del deporte electrónico lo hace: entrenamiento, disciplina, ejercicio físico. Nosotros tenemos una Federación Internacional y aquí en Cuba no, lo cual nos limita”, dice Ferrera.

Esta modalidad ha crecido mucho a nivel internacional, y los requerimientos para ser un buen deportista elctrónico también. La participación de la psicología en el rendimiento de los jugadores empieza a equivaler a la de equipos de la Champions League de fútbol. Incluso, está llamada a superar ese nivel porque todo en el eSport es rendimiento mental. La muñeca, los dedos, el teclado y el mando son meras terminaciones cerebrales, explica un artículo de la revista Retina, de El País.

José Luis de la Serna, director médico, opina que ellos utilizan el cerebro, que es el mejor músculo de todos. Además, en el juego hay una cantidad de acción descomunal que requiere de rapidez, reflejos y estrategia. No sudan, desde luego, pero tampoco lo hacen los tiradores olímpicos.

Los gamers cubanos se organizan en la Agrupación de Deportes Electrónicos de Cuba (ADEC). Foto: Patryoti.

Los gamers cubanos se organizan en la Agrupación de Deportes Electrónicos de Cuba (ADEC). Foto: Patryoti.

Por su auge se han convertido en una de las novedosas profesiones de los millennials. Hasta fueron propuestos en el programa oficial de los Juegos Asiáticos de 2022 y podrían incluirse en la cita olímpica de Paris 2024, dice el diario.

Pero Sergi Mesonero, responsable de estrategia de la Liga de Videojuegos Profesional de España, considera, explica la dificultad del Comité Olímpico Internacional para concretar acercamientos, porque no existe una federación. En realidad, los eSports son un conjunto de diferentes competiciones de videojuegos controlados por empresas, mientras que el deporte tradicional está organizado de forma asociativa y territorial.

Sin embargo, en distintos países se organizan. Como ejemplos, están la Asociación Española de Videojuegos y la Asociación Argentina de Deportes Electrónicos.

Los gamers cubanos esperan también ser reconocidos oficialmente algún día, para que la agrupación gane en fuerza. Sueñan con ganar algún torneo internacional. “Queremos que los deportes electrónicos crezcan, pero estamos conscientes que si no tenemos un respaldo legal no vamos a llegar a donde queremos ”, concluye Ferrera.