Con la increíble victoria 3-0 en el Bernabéu sobre su más acérrimo vecino, los discípulos de Zinedine Zidane confirmaron su boleto a Cardiff y con él, la posibilidad de ganar el Doblete Mayor casi 6 décadas después.

Y es que en La Liga los merengues y su ya famoso “Equipo B” andan arrasando a todo el que se le pone por delante. Esa es la situación soñada por cualquier director técnico del mundo: que los todos y cada uno de los efectivos disponibles estén 100% comprometidos y respondiendo de manera sobresaliente.

James, Isco, Asensio, Morata o Kovacic se han hecho responsables del campeonato doméstico para que Cristiano, Casemiro, Modric, Kroos o Benzema se encarguen de la Duodécima.

El Comando B acumula 36 goles y 21 asistencias solo en Liga y esto nos hace pensar a extraños y conocidos en las pocas probabilidades de que el Madrid pueda pinchar dos veces y perder el título a manos del Barcelona.

En la Liga de Campeones andan de la mano del crack portugués que se ha cargado a todo el madridismo en sus espaldas y ha demostrado –si hiciera falta a estas alturas- que es un jugador de momentos claves. Si todo continúa por cauces normales la final frente a la Juventus promete ser el choque de dos filosofías y maneras de ver el fútbol, pero con un objetivo que casi se ha vuelto una obsesión: La Orejona.

Ganar el doblete Liga-Champions, es algo que no hace desde 1958, cuando en apenas 31 días reconquistó el campeonato nacional (27 de abril de 1958) y el europeo (28 de mayo del mismo año). Desde entonces, el conjunto blanco ha sumado otros dobletes a lo largo de su historia, pero no uniendo los dos trofeos más importantes: el título de campeón de su Liga y el campeonato que dirime al mejor equipo del continente.

De esa manera, ha sumado dobletes aunando Liga y Copa (temporadas 1961-62, 1974-75, 1979-80 y 1988-89), la copa liguera más título europeo (Copa de la UEFA en la temporada 1985-86), o la Copa más la Champions (2013-14, el doblete más cercano).

Ahora que casi alcanzan la final de la Champions pudieran, además, lograr batir otro récord: hasta ahora, nadie ha logrado repetir título en la Champions desde que modificase su formato en 1993. Están a escasos 2 partidos de reeditar su triunfo de Milán.

Los de Zidane están completando una temporada redonda, con la conquista ya de dos títulos: la Supercopa de Europa (ante el Sevilla 3-2), y el Mundial de Clubes (ante el Kashima, 4-2). Ahora, en la recta final de la temporada, la plantilla madridista afronta con garantías el poder reconquistar estos dos títulos que no se consiguen en la misma campaña desde 1958. Yo les veo con muchas posibilidades de lograrlo (y la mayoría de las casas de apuestas también) algo que elevaría la leyenda de este equipo todavía más…

Abrazo futbolero y nos vemos donde quiera que ruede el balón…