Con un brutal nocaut apenas tras el primer minuto, Erislandy Lara ganó una nueva faja para su colección impresionante y agrandó su leyenda, esa que lo convierte en uno de los mejores boxeadores cubanos profesionales de este siglo.

El veterano de 38 años derribó este sábado al estadounidense Thomas LaManna en el mismo primer asalto y se llevó el esperado cinturón vacante de peso mediano de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

“Estoy buscando convertirme en un campeón mundial en dos divisiones. Me enorgullece ser un luchador que pone todo en juego. Quiero enfrentar a todos y cada uno de los retadores. Mi objetivo es ser un grande de todos los tiempos y una leyenda en el deporte. Estoy subiendo de peso para convertirme en campeón mundial y mostrarle al mundo que estoy listo para nuevos desafíos”, había dicho el cubano días atrás, y vaya si lo cumplió.

LaManna no fue nada para el antillano, que solo necesitó de un minuto y 20 segundos y un izquierdazo fulminante para sacar de acción a un peleador varios años más joven que él, pero que no pudo hacer nada en el combate.

“Para LaManna, el error estuvo en abrir su guardia para evitar un jab a la vez que Lara soltaba su mano zurda como si fuera un látigo en el rostro de un joven al que superaba en nueve años de edad, pero desde el primer minuto mostró sus talentos con una defensa férrea, excelentes movimientos de torso y una precisión enorme en los golpes previos al nocaut”, opinó Jorge Ebro.

De esta manera, The American Dream logra la hazaña de convertirse en campeón mundial en dos divisiones distintas, pues había hecho carrera en las 154, en donde cuenta igualmente con los títulos de peso superwelter de la AMB y de la Organización Internacional de Boxeo (OIB).

“The American Dream” cree que esta victoria ante LaManna lo pondrá en posición de desafiar a los otros campeones en el peso mediano, pues busca combates de unificación para seguir agrandando su legado.

“Hay muchas peleas significativas en el peso mediano, y los quiero a todos. Quiero ser un miembro del Salón de la Fama y ser uno de los mejores boxeadores cubanos que jamás lo haya logrado. Para que mi legado sea visto de esa manera, tengo que pelear contra los mejores”, afirmaba Erislandy Lara antes.

Con este triunfo, saltan las dudas por ver si el cubano permanece con su aventura en 160 libras o vuelve a 154, aunque se sabe que, en donde sea, buscará los combates que le permitan afianzar su legado, con nombres en el horizonte como Jermall y Jermell Charlo, Gennady Golovkin, Demetrius Andrade y Ryota Murata, monarcas en esas categorías.

Foto: Frank Micelotta/FOX

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.