En el cumpleaños de Osmany Juantorena, uno de los mejores voleibolistas cubanos de la historia, y sin dudas uno de los grandes del siglo XXI en el mundo, varios amigos se reunieron para celebrar a lo cubano, con un juego de dominó, pero bien podrían integrar un sorprendente equipo de voleibol que ganaría cualquier competencia.

El imparable Juantorena, que cumple 35 años, aparece en una foto de celebración junto a cuatro jugadores antillanos de talla mundial, incluido un representante de la vieja generación dorada, y un muchacho que viene ascendiendo como la espuma.

Junto a la mesa de dominó, están reunidos, en una misma foto -compartida por Ronnie Suriz, del grupo de Facebook Los Leones del Voleibol Cubano-, Osmany Juantorena, Yoandry Leal, Robertlandy Simón, el inolvidable veterano Ángel Denis y el prometedor Marlon Yant, la estrella en ascenso del deporte de la malla alta.

En medio de este grupo de amigos, ríe Juantorena, quien ha reunido un palmarés impresionante, quizás al alcance de pocos voleibolistas del mundo.

De aquel muchacho que debutó muy joven con la selección nacional, emergió uno de los mejores atacadores del mundo, hoy un ilustre ídolo en Italia, con una carrera profesional envidiable y numerosos premios.

Baste con decir que Osmany ganó con Lube Civitanova la corona del Mundial de Clubes de voleibol masculino en 2019, y de esta manera estableció un hito, al sumar esta corona a las cuatro archivadas con Trentino desde 2009 hasta el 2012, época gloriosa en que hilvanó tres MVP consecutivos entre 2010 y 2012. Con la selección cubana, se colgó el bronce de la Liga Mundial de 2005 y con Italia fue subtitular olímpico en 2016, entre otros tantos premios.

Junto a él, dos de los grandes jugadores de una generación que estaba llamada a gobernar o, al menos, batirse mano a mano, en el voleibol mundial y que, como Juantorena, emigraron buscando nuevos horizontes: Yoandy Leal y Robertlandy Simón. Ellos fueron parte de aquel equipo que se colgó la plata en el Campeonato Mundial de Voleibol y que hacía soñar en grande.

En la imagen, Ángel Denis, el “zurdo de Párraga”, aquel atacador destacado, miembro del glorioso conjunto que en 1998 gano la única Liga Mundial que Cuba atesora en sus vitrinas. Todavía, a sus 43 años, sigue jugando, y ha recorrido medio mundo, como reporta Henry Morales, de El Palco.

“La trayectoria de Ángel lo ha llevado prácticamente por todo el mundo. Italia, Brasil, Argentina, Portugal y hasta Puerto Rico han sido las naciones por las que ha dejado huella el histórico jugador cubano. La próxima campaña Ángel militará en las filas del Sporting Clube de Espinho de la primera división de Portugal. Con su traspaso a este elenco Dennis puso fin a su etapa por el Sporting de Lisboa, club en el cual estuvo durante 3 campañas”, informa.

Para cerrar la foto, Marlon Yant, el quinto cubano que defiende los colores del Cucine Lube Civitanova, el conocido club italiano de voleibol, en donde acompañará Yoandy Leal, Robertlandy Simón y Osmany Juantorena, que completan el quinteto, junto a Ángel Denis, quien lo hiciera más de una década atrás, y quien ganó el campeonato Italiano en la temporada 2005-2006 cuando aún se llamaban “Lube Banca Marche Macerata”.

Son cinco jugadores de clase mundial reunidos, fenomenales atletas que invitan a soñar -aunque sepamos que no podría ser-, sobre que hubiera pasado si los que no forman parte de nuestra selección lo hubieran sido durante muchos años y no hubieran tenido que emigrar ante la terquedad del gobierno cubano de no aceptar el profesionalismo y la libre elección de los ciudadanos de la isla, que derivó en una sangría interminable y dolorosa para los aficionados.

Como resume Ronnie Suriz, en su publicación, quizás hubiéramos tenido un final feliz, en un “mundo normal”.

“En un mundo normal el hombre de más a la izquierda, Ángel Dennis, luego de haber fallado el último saque vs Russia en Sidney 2000, hubiera continuado su promisoria carrera en Italia y 4 años más tarde hubiera hecho temblar al mismísimo Giba que todo el planeta voley idolatra…..

“En un mundo normal, Juantorena hubiera saltado a la palestra como uno de los mejores jugadores del equipo cubano y decisivo en Pekín 2008, en la búsqueda de otra medalla olímpica….y para su club el Trentino.

“En un mundo normal…. Cuba de la mano de Simón, Juantorena, Dennis y Leal, hubieran traído el oro mundial desde Italia hace 10 años, los niños prodigios hubieran sonado una vez más.

“Y por último, porque nada es para siempre, con 36 años, Juantorena jugaría sus últimas olimpiadas…. no sin antes de pasarle el testigo a la generación «del mañana», a través de Marlon Yant. Porque no importa en donde estemos o como vivamos el día a día…. cubanos es lo que somos y eso señores, ni un papel, o pasaporte o simples palabras lo podrá borrar.

“En un mundo normal…. es una lástima…. que la vida y el mundo que nos rodea no tenga nada de normal…. aunque lo cierto es que, desde que exista un balón de voleibol y un joven, con ganas de triunfar, con ambiciones y sueños…. siempre estaremos ahí…ya que eso es lo que la vida nos ha dado…. una lucha sin principio, ni final”.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine