El mes de septiembre llegó con la buena nueva de que dos cubanos, Dariam Gutiérrez y Derek Escobar, se titulaban con su equipo, DSL Phillies Blanco, en una temporada de la Dominican Summer League que trajo otras agradables noticias para los jugadores cubanos.

En la tierra del merengue se inicia el recorrido para la gran mayoría de los jóvenes jugadores latinos que aspiran a llegar a la Gran Carpa y los cubanos empiezan a compartir ese espacio y el protagonismo con los dueños de casa. De lo más destacado de la actuación de jugadores cubanos en el circuito de entrada al sistema de Ligas Menores aquí les contamos.

Sandro Gastón, Loidel Chapellí Jr. y Lázaro Montes se ubicaron entre los 10 primeros entre todos los jugadores de la liga en varios departamentos (Sluggin, OPS, ISO o poder aislado, wRC+) y en algunos casos incluso fueron los líderes de la temporada. De igual forma Andy Pérez y Dyan Jorge marcaron la tarjeta, aunque desde un perfil diferente (hits).

La quinta posición en el Top Cinco entre los cubanos en la DSL (Dominican Summer League) fue la más debatida. Los jugadores de Colorado Andy Pérez y Sandry Hernández pusieron números muy similares y exhibieron, de igual manera, un perfil de juego bastante parecido. No obstante nos decantamos por Sandry, quien participó en un mayor número de anotaciones de su equipo (42 anotadas y 34 empujadas contra 33 y 32 respectivamente)

El jugador de la pradera central, de 19 años y cinco pies con 11 pulgadas, promedió para .293 fruto de 58 imparables en 230 turnos. Entre todos los cubanos fue el que más batazos de dos bases logró (16) y también sumó tres triples y un cuadrangular a su listado de extrabases en su segunda temporada como profesional.

En este 2022, aunque sus números fueron bien parecidos a los del 2021, se nota la disminución de los boletos recibidos (del 9.3% al 8.3%) y el incremento de los ponches (15.4% al 17.0%). También, para ser justos, se ve progresión en su poder aislado (de 0.071 a .126) y una mayor capacidad para traer carreras al home (34 contra 10 en el 2021).

El 2023 deberá depararle una primera incursión de juego en los Estados Unidos y Arizona pasará a ser su terreno habitual por los meses de verano.

En la cuarta posición, y de aquí en adelante, no tuvimos mucho debate. Dyan Jorge es el dueño del puesto por derecho propio y a fuerza de madero. El habanero fue segundo entre los nacionales en cuanto a hits conectados (66) y sexto de toda la liga y además, promedió para .320 con un OPS de .853.

El habanero tiene un somatotipo envidiable para la posición y físicamente se enmarca en el prototipo que triunfa en Las Mayores. Sus seis pies y tres pulgadas necesitan rellenarse con más libras de músculo pero a sus 19 años todo es bien posible.  Otro cubano en Colorado que busca seguir los pasos de “Candelita” Iglesias en la franquicia.

La fuerza no le es ajena y sumó cuatro cuadrangulares, 13 dobles y un triple mientras empujaba a 25 compañeros al plato y anotaba otras 37 veces carrera en favor de su conjunto. De paso se robó 13 bases y fue capturado 10 ocasiones en el intento.

Su disciplina en el home es buena para la etapa de desarrollo (24 boletos y 35 ponches) pero necesita tomar paciencia y ver más picheos (1.752 picheos por turno) para que valga de más el promedio de bateo sobre bolas en juego de .371 que exhibe.

Dyan también deberá crecer un peldaño dentro de la organización de Colorado, que está ganando terreno en cuanto a apostar al talento joven cubano.

En el tercer lugar de la lista se encuentra el jardinero de los Marineros de Seattle de 17 años, seis pies y tres pulgadas y 210 libras de peso Lázaro Montes. El jovencito fue ubicado entre los 25 primeros de la organización incluso antes de haber visto un inning de acción (actualmente en el 11) y en el lugar nueve de nuestro propio listado. En su primera incursión como profesional probó que nada de lo que avaló la selección fue errado.

Montes promedió para .264 pero su OPS se elevó hasta 1.007, tercero entre los cubanos que participaron en la Dominican Summer League y a su vez entre todos los que toman acción en la actual temporada de las Ligas Menores. 28 de sus 50 imparables fueron extrabases (13 dobles, cinco triples y 10 cuadrangulares) e impulsó 41 carreras (líder entre los antillanos en la DSL) mientras anotaba 34 veces.

A resolver, su tasa de ponches (33% tras 74 chocolates) pues su promedio de bateo sobre bolas en juego se eleva hasta cerca de .500.

El habanero es un bateador zurdo que juega a la defensiva a la derecha y seguramente iniciará la temporada próxima en la clase A del equipo de la costa oeste.

Casi junto con el playball de la temporada llegó un camagüeyano a la filial de los Medias Blancas de Chicago en Dominicana. Loidel Chapellí Jr., además del notable apellido, se trajo su propio camino que en muy poco lo habían llevado a la selección nacional y a contrato en el extranjero.

Cierto es que lleva entonces una ventaja a la mayoría de los rivales que enfrentó, pero también es cierto que esa superioridad se mostró desde la primera entrada hasta el último out 27.

Chapellí se ubicó segundo en OPS (1.084) entre todos los cubanos que participaron en la categoría y tan solo tercero entre todos los jugadores que jugaron en el verano dominicano. De igual manera promedió para .344 (líder entre los nacionales) y conectó siete dobles, siete triples y ocho cuadrangulares con 10 bases robadas, una mezcla de poder y velocidad como se ha visto pocas veces.

Sus 22 ponches (el 12% de los turnos) acompañando a 27 boletos hablan por sí solos de discriminación de picheos y productividad. El promedio de bateo sobre pelotas en juego fue de .363 y existe una reserva increíble cuando miramos que solo consumió 1.721 picheos por turno al bate.

Loidel podría saltarse algún paso en el arranque del 2023. Lo lógico sería, acorde a su edad, verlo en la Clase A Avanzada y en función de la progresión, terminar el 2023 en el nivel AA.

Por último, el jugador que llegó con un bono de cerca 10 mil usd en septiembre del 2021 a los Astros y que se convirtió en la sorpresa más agradable del verano. Sandro Gastón, hermano del lanzador de la organización de los Rays, Sandy (2.6 millones en bono de firma) fue segundo en toda la liga en OPS (1.108) y en jonrones (12).

Su promedio ofensivo fue de .319 mientras que su poder aislado (ISO) fue de un estratosférico .369. Para tener una idea del prospecto en que se ha convertido,  27 de sus 45 hits fueron extrabases (14 dobles y un triple).

Dentro de los pendientes a resolver por Sandro, aunque ya no será más una gran desventaja a partir de las nuevas medidas a poner en vigor en el 2023, su perfil de bateo lo lleva a batear en el 75.3% de veces desde el centro hacia su mano y el 27.3% de las veces que eleva la pelota logra llevarla más allá del límite del terreno.

Gastón compartió tiempo entre la inicial (23 partidos y tres errores) y la receptoría (26 juegos, nueve passballs, 33 bases robadas y 22 capturados en el intento).

Con seis pies y tres pulgadas rellenos con 210 libras se proyecta con fuerza para avanzar a gran velocidad en el sistema de granjas de los Siderales, aunque ya en el 2023 no llevará la etiqueta de desconocido y muchos ojos estarán poniéndose en su swing.

Otros muchachos hicieron la tarea en su primera temporada como profesional. Otro receptor, Raudelis Martínez de los Rays, puso cifras que abren esperanzas de cara a futuro. El villaclareño Andy Pérez lució un mundo y a Christian Vaquero se le vio por momentos destellos de la calidad que lo convirtió en el primer bono de firma del actual período internacional.

Para estos peloteros se abre la espera hasta el 2023 que estará llegando con muchísimas cosas nuevas.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.