El cubano Guillermo Rigondeaux ha sido siempre un gran boxeador que ha sido “esquivado” en el pugilismo profesional por muchos reconocidos rivales, y en ocasiones, muchos lo acusan de no dar espectáculo sobre el ring.

Pero lo cierto es que, a lo largo de la historia, el boxeador cubano ha visto como suele demorarse para tener contrincantes, lo cual, incluso, lo llevó a aceptar una difícil pelea del pasado que mucho marcó su carrera, contra Vasyl Lomachenko.

“Esa noche me sentía bien para la pelea, pero era un hombre más grande, más pesado, pero eso no fue justificación. Por la diferencia de peso y tamaño, como soy un boxeador con bastante experiencia, sabía que no me podía tocar, porque pesaba mucho más que yo. Empecé a inventar. Él estaba más incómodo que yo, porque no podía hacer su trabajo. No lo dejé trabajar. Pero no me dejaba hacer mi trabajo tampoco. No me sentí mucho la pegada de él, porque no lo dejé hacer lo que hacía. Es el boxeador más rápido con quien he peleado”, contó semanas atrás a Willie Suárez para el canal de Boxeo Cubano USA.

Willie Suárez le preguntó por qué aceptó la pelea sabiendo que iba en desventaja y si se sintió afectado ante las opiniones de muchos fanáticos cubanos.

“Peleo hoy y no peleo en dos años. Cogí esa pelea con todos los riesgos que eso conllevaba. No me afectó porque estoy acostumbrado a esas cosas. Uno nunca queda bien. La derrota no tiene justificación. No fue mi noche, perdí como pierde cualquiera: casi todos los que han subido tres divisiones, los han derrotado”, dijo Guillermo Rigondeaux.

En 21 peleas presenta récord de 20 victorias y solo una derrota, la cual vino a manos de Lomachenko, cuando tuvo que subir dos divisiones para enfrentar al ucraniano. Su mayor victoria, sin dudas, fue la alcanzada ante el filipino Nonito Donaire en el 2012.

Ahora, en un reciente post de Facebook, Guillermo dio su versión del porqué en ocasiones demora más de lo esperado para poder pelear nuevamente.

“Te digo todo por qué… Porque tus campeones quieren toda la gloria sin ninguno de los riesgos. Esta es la razón por la que solo peleo una vez al año y es por eso que tuve que subir dos divisiones y luchar contra uno de los mejores boxeadores de la historia”, afirmó Rigondeaux.

“Porque esos ‘campeones’ que sigues defendiendo no quieren nada de esto, especialmente si no tienen ventaja sobre mí. Y eso es un hecho, mis amigos. Pregúntale a cualquiera”, concluye.

Rigo, no obstante, no piensa ya en el futuro después de que se retire, como dijo entonces a Willie: “No he pensado en eso. Estoy ahora en mi verdadero peso, veremos qué pasa. Nadie quiere pelear pese a la edad que tengo. Quiero decirles que confíen en mí, soy ganador. Que esperen resultados, que soy ganador y estoy dedicado a mi deporte”.

Guillermo Rigondeaux quiere seguir demostrando que no está acabado y que tiene mucha gasolina en el tanque para dar grandes peleas.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.