El Barcelona fue uno de los protagonistas del recién cerrado el mercado de pases de invierno en las principales ligas de Europa ya no hay margen para reconducir los proyectos. Como lucen ahora en cuestión de cromos así terminarán y los entrenadores tendrán que ejecutar sus planes con las fichas que cuentan.

Enero es el mes para apuntalar los equipos con algún perfil que no tienes, sustituir lesionados o simplemente ampliar plantillas. Son operaciones de mayor riesgo que las de verano porque necesitas que los jugadores que lleguen rindan al instante.

El Barcelona este enero tenía varios objetivos. Primero, vender, ceder o renovar a la baja a varias piezas con las que no contaban para poder ganar espacio salarial. Y segundo fichar a coste bajo para tapar necesidades de la plantilla. El perfil era jugadores de recorrido, que quizás no estuvieran en buen momento, o que simplemente no contaran en los planes de clubes, que llegaran en el menor precio posible y que pudieran entrar en dinámica rápido.

Mateu Alemany estaba obligado hacer malabares para poder solucionar la cantidad de dificultades que se encontraba el Barca en este mes de enero. Evaluemos que tal le fue a la dirección deportiva y a la directiva catalana.

Yusuf Demir, corta historia en Can Barca

La relación del austriaco en Barcelona duró solo seis meses. Demir tenía una cláusula que obligaba a los culés a hacer su fichaje si llegaba a una cantidad de minutos y por eso, desde la directiva, le orientaron a Xavi que no contará más con él desde el mes diciembre. Al final, el extremo era una apuesta a futuro sin prácticamente impacto, ni mejora evidente a la calidad de la plantilla en el corto plazo. Por tal motivo, el Barca cortó el lazo que tenía con él y se lo devolvió al Rapid de Viena. Una decisión inteligente, aunque deja un poco al descubierto la planificación del verano.

Coutinho se va en busca de reencontrar su magia

El brasileño nunca logró encontrar su juego en el Barca. No parecía un tema de talento, sino de perfil. Siempre fue un cromo repetido con menor calidad que lo otros. Su mejor papel lo desempeñaban Messi, Griezmann o ahora Memphis. Cou es un futbolista que necesita sentirse dueño del equipo, poder influir donde y cuando él quiera y en Can Barca era imposible.

Gerrard lo llamó para guiar a su Aston Vila y Coutinho se fue a reencontrar su magia con su excompañero en el Liverpool. Es año de Mundial y quiere ser importante para Tite. La operación es una cesión con opción de compra al final de temporada, con los “villanos” pagando una parte importante del salario del brasileño. Sin dudas, el Barca ganó con este movimiento.

Umtiti: El Barcelona compra tiempo

A Samuel Umtiti le quedaba un año y medio de contrato en Barcelona. Su ficha era astronómica teniendo en cuenta que el francés desde 2018 ha aportado poco o nada. Constante problemas de salud han menguando su nivel deportivo a tal punto de convertirlo en quinto central de plantilla. Obviamente, la operación salida con él era prácticamente imposible. ¿Qué club se iba a arriesgar a contratar al campeón del mundo viendo su rendimiento actual y asumiendo el salario que tiene ahora mismo? Exacto, la respuesta es ninguno.

Alemany y Laporta consiguieron una renovación a la baja. Realmente, lo que hicieron es firmar un contrato donde se la pagará lo que le debía de su actual contrato en más años. El Barca compró tiempo. Necesitaban inscribir a Ferran y no tenían espacio salarial para hacerlo. Los catalanes, además, se dejaron la opción de rescindir el contrato en 2023 de manera unilateral, obviamente, con una compensación de por medio. Es una operación necesaria, pero que los deja pagándole a un futbolista que no quieren, con poca probabilidad de que vuelva a ser competitivo en la elite, con ficha del primer equipo y con muchas dudas de poder colocarlo en futuros mercados.

Dembélé SE QUEDA

Con Ousmane Dembélé no hubo acuerdo. Le quedan seis meses de contrato que va a cumplir hasta el último día. El Barcelona quería renovarlo a la baja por dos razones, principalmente. Uno, necesitaba ganar margen salarial. Dos, aunque creen que es un activo importante en lo deportivo, su rendimiento y constante lesiones no estaban en concordancia con el salario que tiene y mucho menos, con el que pretendía.

El francés tampoco quiso salir, ¿por qué hacerlo, si puedo cobrar lo que me resta de contrato en el Barca y en julio fichar por otro club con prima de fichaje por llegar gratis? La sartén por el mango siempre lo tuvo el jugador. Una pesadilla para la directiva culé y también para Xavi que nos deja la duda de si contarán deportivamente con él en lo que resta de temporada o lo dejan en la grada.

Ferran, fichaje de presente y futuro

El jugador valenciano, sin dudas, es la mayor certeza de este Barca en este mercado de enero.  Es cierto que llegó a precio de mercado, quizás los catalanes pagaron un pelín más de lo que cuesta, pero debe valer la pena. Un jugador que trae impacto inmediato y que por juventud todavía tiene mucho margen de mejora para ser pieza importante en la próxima década en Camp Nou.

Al Barcelona arriba le faltaba amenaza. La lesión de Ansu Fati, los problemas físicos y de adaptación de Memphis y la situación de Dembélé dejaban al Barca sin mordiente en ataque. Ferran, a pesar de no ser titular en City, creció en su paso por Manchester. Jugador capaz de jugar en los tres carriles, en perfil derecho tiene desborde más capacidad para centrar, pero sobre todo amenaza en ruptura y gol.

El español se relaciona muy bien con el gol, ha sumado a su repertorio habilidad para finalizar y para desmarcarse para conseguir esos remates. Le falta cierta finura en los apoyos cuando juega como punta, pero estira mucho a la última línea y sabe cómo ganarle la espalda.

Adama, perfil correcto, calidad baja

El español llega desde el Wolverhampton cedido con opción de compra no obligatoria en verano. Adama, por perfil, quizás es lo que necesita el Barca. Un extremo a pie natural, con capacidad de desborde, que amenace en transición y que puede de manera autosuficiente poner al equipo en campo rival, que hunda a la última línea rival desde su conducción.

El problema es que el techo de Adama es muy bajo. Su capacidad asociativa es pobre y en contexto Barca, donde muchas veces se encuentra en situaciones de espacio reducido, hace que se note más. La mayoría de sus acciones rara vez terminan en ocasiones claras de gol. Sus cifras de goles o asistencias son bajas para la cantidad de situaciones en las que llega a área rival.

Luego, lo que muchas veces se destaca más de él es su capacidad en el regate. La verdad es que es una estadística ciertamente engañosa. Tiene evidentes problemas para controlar su cuerpo, sobre todo a la hora de desacelerar, lo que hace que llegue muchas veces descoordinado a la hora del gesto técnico del centro o remate,y muchas veces necesita realizar un regate extra por esa falta de coordinación que cierra ventajas conseguidas anteriormente.

Por último, a pesar de ser veloz, prácticamente ataca en profundidad, sus movimientos en ruptura son escasos. Adama mejora lo que hay, sobre todo si no se cuenta con Dembele: dará energía, transición y si el Barca logra acumular en izquierda y girar el juego procurándole situaciones de 1vs1 puede ser un activo valioso, o en situaciones de presiones altas, su autosuficiencia puede darle progresiones al Barca de manera simple, pero a la larga, no le eleva el techo a los culés. Para seis meses, asumible.

Alves. regreso al pasado que no volverá

Dani Alves es, por goleada, el mejor lateral derecho de su generación, uno de los mejores de todos los tiempos, un jugador extraordinario. El tema es que el tiempo pasa y aunque la calidad no se pierde, el físico no acompaña.

El Barcelona tiene un problema en su lateral derecho. Ninguna apuesta ha dado el nivel desde que se fue el Baiano. Su regreso en determinados contextos da soluciones, siendo lateral bajo y colocándose en el costado derecho de Busquet suma porque su entendimiento del juego, la lectura más su habilidad pasadora se lo permite, pero el Barca ya no es ese equipo que tenga una estructura tan organizada como para dominar todo el tiempo con balón. La pérdida del Barca saca los problemas de Alves. Como alternativa, como tutor para los que vienen atrás está bien, pero ni siendo el gran competidor que ha sido la da para las empresas más importantes, quizás sí para el día a día.

Aubameyang, la incertidumbre

El delantero gabonés, sin dudas, ha sido de los mejores en la última década. Muchos goles en donde quiera que ha estado. Goleador en Francia con el Saint Ettiene, en Bundesliga con el Dortmund y en Premier con el Arsenal. Pocos han amenazado más al espacio que Aubameyang. Jugador de tres carriles, aunque con predilección por el sector izquierdo para atacar esa diagonal fuera-dentro, con autosuficiencia para generarse sus propias acciones y habilidad para finalizar con ambas piernas. Un cromo que hace dos años hubiese costado un pastizal siendo una apuesta casi segura, pero…Pero, hoy día es una incertidumbre.

Es cierto, el riesgo se minimiza porque el Arsenal le dio la carta de liberación y por lo tanto no hay ningún pago más allá de su salario. El tema está en que Aubameyang desde el año pasado está lejos de su mejor versión, teniendo además problemas disciplinarios. Para rematar, durante la concentración con Gabón previo a la Copa África sufrió de Covid y presentó una miocarditis, además de ser sacado del torneo por irse de fiesta sin permiso. Si el africano se acerca a su mejor versión, ya sea como referencia o partiendo de banda, será un gran acierto del Barcelona. Auba cerca de su mayor nivel es un cañón, ahora si se mantiene siendo la sombra que ha sido el último año y medio, aportará prácticamente nada.

En resumen, el Barcelona pescó lo que pudo, ciertamente fichó jugadores que si salen bien mejoran la plantilla y con poco riesgo económico. En el apartado salida hicieron lo que pudieron, nunca tuvieron el sarten por el mango, lograron comprar tiempo, en el futuro tendrán que resolver algunas de esos problemas que engavetaron.

Quizás le faltó buscar una alternativa para Jordi Alba. El lateral ya no es que no juegue bien, es que compite mal y no tiene ningún tipo de alternativa. Incluso en caso de lesión es un boquete lo que se le quedaría a Xavi en ese sector izquierdo. Necesita que el impacto sea ya, que los haga competir en Europa League y los ayuden a alcanzar una plaza Champions. Calidad se trajeron para acercare a esos objetivos. No mucho más. Mejoraron la plantilla sin dudas, y por el poco margen que tenían aprobaron, pero no excelente.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.