Tras una actuación del judo cubano que hasta el momento había sido decepcionante en el torneo olímpico de Tokio 2020, las esperanzas de la escuadra cubana se depositaron en la mejor judoca de los últimos años. La pinareña Idalys Ortiz subió al tatami con el objetivo de obtener su cuarta medalla olímpica y una vez más no decepcionó.

La oriunda de Candelaria fue in crescendo en la medida que la competencia avanzó. En su primera presentación tuvo que llegar a la Regla de Oro para vencer a la portuguesa Rochele Nunes por Waza-ari.

En su choque de cuartos de final se impuso a la china Shiyan Xu por Awasete-Ippon en un combate en el que prefirió ir al contrataque esperando los errores de su joven oponente, la cual se mostró impetuosa, pero incapaz de proyectar a la pinareña, quien se llevó el triunfo.

Una vez llegada la semifinal, la pinareña se impuso por Waza-ari a la francesa lo que le garantizó su presencia en su tercera final olímpica consecutiva y aseguraba su segundo subtítulo olímpico punto, pero Idalys quería más.

En la final tenía como oponente a la local Akira Sone y esta fue demasiado para la pinareña.

Se trató de un combate totalmente deslucido en el que ambas se mostraron demasiado cautelosas sin acciones positivas y sin mucha actividad, lo cual hizo necesario ir a Golden Score donde la falta de acciones puntuables mantuvo su presencia.

El árbitro tuvo que intervenir y fueron los shidos los que decidieron en favor de la japonesa quien se mostró en todo momento mucho más activa llevando la iniciativa del combate, lo que obligó al principal a decretar la descalificación de la cubana por acumulación de penalizaciones.

“Estoy muy feliz con mi cuarta medalla olímpica y más en estos Juegos por toda la situación que pasamos por el tema de la pandemia. Tuve poco más de dos meses de preparación y miren lo que conseguí. Desgraciadamente muchas personas que uno estima dudaron que podía llegar hasta acá”, dijo a Guillermo Rodríguez Hidalgo-Gato.

Con su subtítulo, Idalys acumula su cuarta presea olímpica en igual número de presentaciones y se ratifica como leyenda del judo cubano y del mundo.

Su saldo de una medalla de oro, dos de plata y una de bronce la hacen igualar a Driulis González en palmarés con igual cantidad de medallas, aunque ella suma una plata más que su coterranea.

Idalys se convierte así en la judoca cubana más exitosa de todos los tiempos en torneos olímpicos. Se trata, además, de la primera medalla de plata para la delegación cubana en estos juegos olímpicos y la única presea obtenida por el judo.

Quizás eso último refleje el mal estado en el que se encuentra este deporte actualmente que tantas glorias nos ha dado en eventos internacionales. Sin embargo, es válido reconocer la tremenda actuación de la pinareña que una vez más vuelve a ser la cara visible del judo cubano, pues mantiene así la racha de al menos una medalla obtenida por este deporte desde la edición de Barcelona 92.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine