Con el título obtenido por Julio César La Cruz en la más reciente jornada, el boxeo cubano supera el pronóstico que se tenía para esta edición olímpica de Tokio 2020. Con tres medallas de oro aseguradas, la locomotora de la delegación de la isla iguala la cosecha de títulos obtenida hace cinco años en Río, la cual puede aumentar, puesto que Andy Cruz aseguró hoy su presencia en la final de los 63 kgs.

La presea dorada obtenida por La Cruz constituye la segunda de su carrera. Tras haberse coronado en Río en la categoría de los 81 kgs, es ahora en la división inmediata superior donde el camagüeyano se ha impuesto tras vencer en la final al ruso Muslim Gadzhimagomedov.

No se trata de un rival cualquiera, sino del campeón mundial de hace dos años y el hombre que ocupaba el primer puesto del ranking mundial. Pero “La Sombra” mostró que se ha adaptado perfectamente a los 91 kgs, con su mejor versión, lo cual fue demasiado para el púgil euroasiático.

Se trató de una pelea que siguió el guion esperado, con Gadzhimagomedov yendo al frente mientras que La Cruz se defendía y contraatacaba de manera efectiva. Desde el asalto inicial, el cubano mostró unos reflejos envidiables que le permitieron evadir los constantes ataques de su rival que tiraba mucho más, pero sin efectividad, mientras que La Cruz colocaba sus golpes de manera certera.

El round intermedio presentó el mismo panorama, con un La Cruz que seguía conectando los mejores golpes y un Gadzhimagomedov que comenzaba a frustrarse al ver que era incapaz de conectar con sus combinaciones. Al terminar el segundo episodio, al antillano ya tenía una cómoda  ventaja que le permitía encarar el tercer asalto con la mentalidad de sobrellevar el ritmo de pelea.

Era lógico que al verse con una desventaja en puntos casi definitiva Gadzhimagomedov tenía que salir a buscar el nocaut y con ese objetivo salió tras Julio César, lo cual le valió para agenciarse el tercer asalto, pero ya era tarde para él.

Tras concluir los tres asaltos, las tarjetas reflejaron una cómoda victoria por decisión unánime para Julio César quien de esa manera despejó todas las dudas que se podrían tener sobre su desempeño. Su derrota en el mundial de Ekaterimburgo hace par de años, sumado a su cambio de división y a su veteranía, obligaban al agramontino a mostrar su mejor nivel para obtener el título y nuevamente cumplió.

Con su segundo cetro bajo los cinco aros, Julio César la Cruz iguala a púgiles de la talla de Mario Kindelán, Guillermo Rigondeaux, Joel Casamayor o Robeisy Ramírez, quienes también se titularon en par de ocasiones en estas lides. Se ratifica como el mejor púgil amateur de los últimos años y su palmarés lo confirma.

Con las victorias de Julio César, Roniel Iglesias y Arlen López, ahora la atención se centra en Andy Cruz, quien llegaba a este torneo como la figura de más posibilidades al título por nuestro país dentro del deporte de los puños. El joven matancero ha cumplido con las expectativas cifradas en él y prueba de ello fue su cómoda victoria hoy sobre el australiano Harry Garside, la cual le valió el pasaporte a la disputa por el título.

El cubano dominó en todo momento ante un rival que se vio completamente superado. Las tarjetas reflejaron una cómoda victoria para el antillano por decisión unánime, quien ganó asaltos, inclusive, por votación de 10-8.

Andy enfrentará en la final al norteamericano Kayshawn Davis que también supero cómodamente su cotejo de semifinales, lo cual presagia una gran pelea en la que el cubano sale como favorito.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube 

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine