La situación del coronavirus obligó a los organizadores de la Serie Nacional a reajustar su calendario y mover casi todos los primeros enfrentamientos hacia el centro y el oriente de Cuba en las primeras subseries, por lo que el occidente se quedará sin béisbol durante un tiempo.

La Comisión Nacional informó que los duelos entre Matanzas y Camagüey serán los únicos con sede en el occidente cubano durante las primeras cuatro subseries del clásico beisbolero a comenzar el 12 de septiembre, informa Jit.

“Los esfuerzos realizados por el país para combatir la pandemia y asegurar el evento en esta compleja situación nos obligan a tomar todas las medidas para minimizar los riesgos y garantizar su realización”, dijo Ernesto Reinoso.

De esta esta manera, se sigue adelante con la idea de realizar la Serie Nacional, aunque presumiblemente debería jugarse a puertas cerradas.

Esto implica un reajuste del calendario que se tenía previsto, que fue consultado con las diferentes provincias, aunque la excepción con Matanzas se debe “a su condición de campeón y anfitrión de la ceremonia inaugural, pero enfatizó en que solo será válida para sus compromisos iniciales contra los agramontinos”.

“A partir de entonces las subseries siguientes serán únicamente distribuidas entre Sancti Spíritus y Guantánamo hasta completar cuatro”, dijo Reinoso, quien añadió que “acordado ya este movimiento, ahora trabajamos en la conformación íntegra del calendario”.

Aunque no habrá burbuja como en la NBA ni una sede única como en la Champions League de Fútbol, Cuba toma medidas para que la Serie salga adelante.

La pelota vuelve como un modo de entretenimiento en medio de la pandemia y una tensa situación que vive la isla, para brindar algo de alegría a los aficionados, aunque habría que ver si los estadios no permiten aficionados, cómo se hará para trasmitir más juegos por televisión.

Este martes se anunciarán las plantillas de Granma, Holguín y Las Tunas, un día después de que se conocieran las de Guantánamo y Santiago de Cuba.