La selección cubana cerró sus cuatro primeras presentaciones en la Liga de Naciones de CONCACAF con una victoria de tres goles por uno ante Antigua y Barbuda que le deja en una posición favorable de cara a la consecución de los objetivos: ascender al Nivel A de la competición y acceder de manera directa a la Copa Oro 2023.

Con saldo de tres victorias y una derrota, el elenco cubano descansa en el primer lugar de su grupo, puesto que comparte con la selección de Guadalupe. Aunque, eso sí, por el criterio de diferencia de goles, son los cubanos quienes llegarán en condición de líderes a las dos jornadas finales que se disputarán en marzo de 2023.

Y es que si bien ambas selecciones han permitido tres goles en estos cuatro partidos, los guadalupanos solo han visto puerta en cinco ocasiones, mientras los dirigidos por Pablo Elier Sánchez han perforado el arco rival nueve veces.

Esta diferencia de goles, en teoría, podría acrecentarse en la primera de las dos jornadas de la Liga de Naciones de CONCACAF a disputarse en marzo próximo, toda vez que Cuba enfrentará a un rival mucho más asequible que Guadalupe. Por lo que, en la última jornada, cuando los dirigidos por Josselyn Angloma visiten el Estadio Antonio Maceo, a los nuestros solo les bastaría un empate mientras ellos estarían obligados a ganar.

Sin embargo, más allá del mero análisis estadístico, estas cuatro presentaciones de La Mayor de Las Antillas han dejado varios puntos interesantes que merecen ser destacados.

El primero de ellos, el más visible, es la definición de un estilo de juego. Por primera vez en mucho tiempo, vimos una selección cubana que sabe a lo que juega, una intención futbolística, una idea de juego. Si bien en la primera presentación dicha idea no pudo materializarse y se abusó del balonazo, el equipo fue creciendo con el paso de las jornadas y mostraba siempre una versión superior a la anterior.

Esto permite inferir que este grupo de jugadores y cuerpo técnico, con tiempo de trabajo y continuidad, respetando todas las fechas FIFA, pueden ofrecer mucho más de lo que habíamos visto en los últimos amistosos ante Guatemala y Belice.

Si bien es justo destacar que, salvo Guadalupe, los rivales que enfrentamos no constituyen un medidor fiable, Cuba hizo lo que tenía que hacer: ganar y hacerlo con diferencia. Se vio una mejor circulación del balón, intensidad para la recuperación tras pérdida, velocidad en las transiciones, efectividad en la presión alta y un mejor manejo de los tiempos del partido.

Por otra parte, un peligroso elemento negativo se dejó ver en todos y cada uno de los encuentros. Si bien en las primeras mitades el despliegue futbolístico de los nuestros hacía parecer poco probable que el partido se escapara de las manos, los segundos tiempos llegaban acompañados de una especie de relajación (o presión) que permitía demasiadas libertades a los rivales, que llegaban a igualarnos en juego o, peor aún, nos “obligaban” a jugar al nivel de ellos, un lapsus del que luego costaba salir.

En esto mucho puede estar influyendo la marcada diferencia que existe entre los titulares y algunos de los suplentes, por lo que será necesario valorar la inclusión de otros jugadores para reforzar la banca. Como dicen por ahí, “un equipo es tan grande como sus suplentes”.

Lo preocupante de esto radica en el hecho de que, incluso ante rivales del Nivel B, este elemento causó complicaciones y en más de una ocasión puso en duda el resultado. Si pretendemos jugar en el Nivel A de esta competición y en la Copa Oro, esta fragilidad debe ser corregida a tiempo, pues los rivales que enfrentaríamos en esas instancias no suelen perdonar estas oportunidades.

Es fundamental afianzar el trabajo en el tiempo, no retroceder en lo logrado. Y esto solo puede conseguirse dando la mayor continuidad posible al proyecto. Utilizar cada fecha FIFA existente desde ahora hasta marzo deviene en elemento innegociable. No solo para consolidar lo logrado, sino para corregir las deficiencias antes mencionadas.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine