Aún hay tiempo para Yuli Gurriel. En el béisbol, casi siempre hay tiempo para resurgir. Eso sí, el margen de errores tiene su fecha de expiración, dependiendo de para qué equipo juegue el bateador o lanzador que está luchando por resurgir. En este caso, se trata de Yuli Gurriel, de 38 años, el inicialista de los Astros de Houston, quienes lideran la División Oeste de la Liga Americana con marca de 64-34 y 11 juegos de ventaja sobre los Marineros de Seattle.

Si se trata de rendimiento, el aporte de Yuli Gurriel ha sido el más deficiente para un equipo durante una temporada en toda su carrera, incluyendo las 15 Series Nacionales que jugó en Cuba, su experiencia en la NPB y ahora en la MLB. Gurriel abrió este miércoles bateando apenas .234/.286/.383, con 0.2 bWAR y 89 OPS+ en 89 juegos durante lo que va de 2022. Sí, esa caída en casi todos los aspectos ofensivos que revelan la capacidad de un bateador en el plato, han descendido estrepitosamente en la línea ofensiva de Yuli Gurriel. Y, por supuesto, lo más preocupante es que, hace menos de un año, terminó una de sus más gloriosas temporadas, ganando el Título de Bateo (promedió .319) y el Guante de Oro entre los primeras bases de la Liga Americana.

Descender de una gran temporada a su peor en el plato, no ha dejado de levantar alarmas en Houston, después de que los Astros consideraron extender el contrato de Yuli Gurriel para esta temporada de 2022. Sin embargo, como comencé diciendo aquí, a veces hay tiempo para recuperarse, y una buena noticia para los Astros es que siguen liderando su División incluso sin el acostumbrado aporte clave a la ofensiva de Yuli Gurriel. Esa, obviamente, es una señal de que Houston no depende de Yuli, pero al mismo tiempo está claro que el equipo necesita su recuperación para esta segunda mitad de temporada y, sobre todo, los playoffs.

¿Dónde comenzaron las averías del swing de Yuli Gurriel?

Uno de los principales problemas de Gurriel durante la primera mitad de la temporada, fue su cambio de enfoque. De ser un bateador caracterizado como “selectivo”, con excelente disciplina en el plato y porcentajes de contacto de élite, Gurriel intentó ser más agresivo. ¿Cuál fue el resultado? Su producción ofensiva descendió en todos los parámetros. Antes de irse de 4-2 con par de dobles (llegó a 29) este miércoles en la derrota por 4-2 de los Astros frente a Oakland, Yuli había aumentado a 5.3% su tasa de swings en comparación con las tendencias de la temporada de 2021. A ese ritmo, su tasa de persecución contra picheos fuera de la zona de strike también se disparó en un 8.8%, y sus swings sin contacto al 2.7%.

En cuanto a las bolas bateadas, la velocidad de salida de Yuli Gurriel descendió 2.3 mph, lo que se tradujo en 6.3% de menos conexiones “contundentes”. Con tales regresiones, es bastante difícil que no se vieran afectados sus promedios “predictivos”, los cuales también se derrumbaron de .271 xBA y .386 xSLG a .234 y .321, respectivamente. ¿La tasa de boletos? Por supuesto, con esas tendencias agresivas en la caja de bateo, Yuli Gurriel ha caminado en un 4.0% menos, una de las principales razones por las que su OBP había bajado .097 puntos (de .383 a .286) antes de los juegos de este miércoles.

La situación más apremiante por la que esperan los Astros

Al final, entre abril y junio, meses en que se concentró el principal trabajo de Yuli Gurriel durante la primera mitad de la temporada, recayó la peor parte de este resumen:

Carreras impulsadas en los primeros 90 juegos de Yuli Gurriel por temporada:

2017—53

2018—54

2019—56

2021—58

2022—27

Quería compartir esta estadística en particular por todo lo que significa. Sin dudas es bastante fácil detectar dónde ha estado la cifra sorprendentemente baja: las 27 empujadas que acumula Yuli Gurriel en 2022. Antes de esta campaña, Yuli promediaba 55 impulsadas en sus primeros 90 juegos del año con los Astros, pero esta temporada tiene precisamente el 50% de ese acumulado, solo 27.

Y, bueno, creo que ya sabes cuál es el trabajo por el cual los Astros le están pagando con gusto al estelar inicialista cubano: no se trata de esperar que batee jonrones, ni robe bases. Houston necesita turnos de calidad de Yuli Gurriel: altos promedios de efectividad con corredores en bases, éxito para producir en situaciones de alto apalancamiento y su trabajo defensivo de élite en la inicial.

La versatilidad de Gurriel ha ayudado a que los Astros hayan encontrado un inicialista saludable y un bateador capaz de combinar poder ocasional con disciplina en el plato. Pero sobre todo, hasta 2021, el sello que Gurriel había marcado con su bate, siempre fue la habilidad de contacto. Ese talento no creo que haya ido en descenso tan rápido, incluso aunque podría estar justificado por las discretas proyecciones alrededor de cualquier pelotero de 38 años.

En todo caso, creo que Yuli Gurriel intentó agregar más que promedio y turnos consistentes, un poco más de impacto de su bate, lo cual ha conseguido con 29 dobles, su mayor cifra en los primeros 90 partidos de cualquier campaña. Aun así, ese 47.3% de extra bases no ha ayudado mucho a Yuli Gurriel para resolver sus deficientes turnos en el plato, sobre todo en situaciones decisivas de juego. Antes de llegar a 36 extra bases este año—en el 19no juego de su carrera como segundo bate—, Gurriel bateaba para decepcionante línea de .169/.226/.234 con corredores en posición anotadora. ¿Decepcionante? Sí, es la definición correcta, si recordamos que en su carrera promedia estos sobresalientes triples dígitos .299/.348/.493.

¿El swing de Yuli Gurriel podrá recuperarse?

Después de un par de meses (abril y mayo) estresantes, el swing de Yuli Gurriel y sus ajustes parecen comenzar a mostrar señales de recuperación.

Tendencias de swing y disciplina en el plato de Yuli Gurriel

MESxBAHR%K%BB%Hard Hit%EV (MPH)
ABR-MAY.2122%15%4%34%86.6
JUN-JUL.2572%11%8%37%88.4
DIF.0450%-4%4%3%1.8

Estadísticas: Savant Baseball

Desde el 1 de junio pasado, como puedes apreciar, Gurriel ha aumentado la velocidad de salida de sus bolas puestas en juego, y le ha dado un giro a su selección de picheos en el plato: se ha ponchado un 4% menos, y esa misma cifra la está recuperando en boletos. Con mejor selección de los picheos y los constantes ajustes para retomar su óptima habilidad de contacto, las conexiones de Gurriel también han aumentado en un 3% su contundencia, y el .257 de xBA es una razón para mantenernos esperando más progreso.

Entonces, el reto está planteado: si Yuli Gurriel mantiene el equilibrio ofensivo de sus últimas seis semanas, las muestras recientes sugieren mejorías notables para esta segunda mitad de la temporada, precisamente lo que necesitan los Astros de Houston durante el final del calendario regular, de cara a afrontar otra desafiante postemporada.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.