La semana pasada publicamos la primera parte de un ranking que pretende relacionar a los mejores prospectos cubanos por posición. Entonces, hablamos de la receptoría y las esquinas del infield, y nombres como Edgar Quero y Miguel Vargas lideran cada área mientras que algunos otros, no tan acostumbrados, se incorporan a la lista.

Con la segunda parte, el centro del infield, continuaremos hoy. La polémica seguramente será intensa, como han sido los listados anteriores, pero ahí también está la pasión y el disfrute sobre la actuación de nuestros jugadores.

Mejores prospectos cubanos alrededor de la intermedia

En esta área tenemos un cambio obligado de última hora: José Barrero ya se ha movido de categoría y está vez, motivado por la edad o por el hecho de que es ya su tercera experiencia en Las Mayores, será definitivo. O llega a ser lo que esperamos o deja de ser un prospecto prometedor.

De igual manera, otro jugador, Yolbert Sánchez, sale en gran medida de esta clasificación. Aun cuando fue ranqueado en el puesto 21 en nuestro Top 30, el habanero estaba pasado de tiempo en un horno que no perdona. Esta es su temporada de “breakout” y si los Medias Blancas no le dan la oportunidad, necesitará experimentar nuevas vitrinas para mostrar su talento. Ya vimos en el Spring Training 2021 (doblete en el primer turno del único partido que vio) que no tuvo mucho cordel de donde halar.

Pedro León (24 años, AAA, Astros de Houston)

Pedrito también entrará en el 2023 en un momento de concretarse y llegar o entrar en un cambio de dirección en su carrera. A sus 24 años de edad (segunda temporada como profesional porque se vio retrasado por la temporada desvanecida por la Covid) empieza a anidar en la categoría de “viejo” para ser considerado prospecto con posibilidades de triunfar. Y todo se complica con el pelotazo recién recibido en el rostro que seguramente lo dejará fuera por el resto de la contienda.

En la temporada 2022 ha dedicado todo el tiempo a desarrollarse como jardinero y parece que por allí pudieran estar su s oportunidades en la organización sideral. No obstante sus inicios en el béisbol profesional fueron en el cuadro interior (2B, SS y 3B en menor medida) y muy a pesar de que estas posiciones dentro de los Astros están bien cubiertas, en su estatus, la suerte geográfica aún no está echada.

En lo que va de 2022 “Pedrito” tiene un OPS de .822 (14 cuadrangulares, 22 dobles y tres triples). Su ISO (indicador de poder) es de .215 (muy por encima de la media) mientras que su promedio de bateo sobre bolas en juego es de .307. Todo esto mientras se roba más de 30 bases en la temporada.

Si Pedro León logra reducir el 27.1% (107 ponches) de turnos que terminan por la vía de los strikes la probabilidad de convertirse en un bateador consolidado por encima de la media (su wRC+ es de 107) son bien amplias.

Las condiciones y talento según los entendidos son amplias. Firmó por cuatro millones en el 2021 (mayor bono de firma del 2021 en todo el béisbol). Sigue siendo el prospecto número tres en la organización y en nuestro Top 30, pero necesita acelerar en el corto plazo para no quedarse parado en el semáforo con el cambio de luz.

César Prieto (23 años, AA, Orioles)

Acá tenemos otro caso complicado. César había sido en Cuba 100% segunda base y torpedero. A su llegada a la pelota profesional, sobre todo en la categoría AA, ha reconvertido su defensiva a antesalista. No obstante, gracias a sus características físicas podrá hacer un camino en cualquiera de las tres posiciones del infield.

El cienfueguero llegó y literalmente reventó la categoría A Avanzada. Dejó allí una línea ofensiva de .340/.381/.619 con siete cuadrangulares en solo 25 partidos. Su wRC+ en su breve paso por Aberdeen fue de 162 y con seguridad Cal Ripken Jr. estará orgulloso del rendimiento que el prospecto cubano marcó en el terreno que lleva su nombre.

Luego de ser promovido a la clase AA (.281 de promedio, tres jonrones, 17 dobles, ISO de .102 y solo el 12.2% de ponches) se empezó a parecer mucho más al que conocimos en Cuba. Ha participado en 62 de las carreras de su equipo en justamente 62 encuentros. Aún su wRC+ es de 93 en su paso por la clase AA (ligeramente debajo de la media), pero desde el 24 de julio su promedio es de .306 con 23 carreras (12 anotadas y 11 empujadas) en solo 15 partidos.

César está ubicado por MLB Pipeline en el lugar 11 dentro de la organización de los Orioles de Baltimore. En nuestro Top 30 se ubica en el puesto ocho. Dentro de su organización podrá tener oportunidades para crecer y quizás nos sorprenda con alguna visita al Camden Yard en el mes de septiembre aunque su llegada en serio a las Mayores será en el 2023 luego de lo que muestre en el entrenamiento de primavera próximo.

Yendry Rojas (17 años, DSL, Padres)

El avileño se ubica en nuestro puesto 16 del Top 30 de los mejores prospectos cubanos en el béisbol de Ligas Menores. Está en su temporada de debut profesional tras firmar el 15 de junio con la organización de San Diego por un bono de 1.3 millones de USD y hasta el momento, cuando solo quedan días para llegar al final del curso, lo ha hecho de forma satisfactoria.

Es un bateador que, en comparación con los de su propia edad, usa la mayor porción del terreno disponible (como ya hemos puntualizado en otras ocasiones, en la época de las formaciones especiales a la defensiva esto constituye una gran ventaja) y tiene herramientas para consolidarse con productividades superiores a la media.

Aunque ahora mismo pernocta en el campocorto, su físico en pleno desarrollo podría convertirlo en un intermedista o antesalista de Grandes Ligas.

Entre los principales temas a trabajar, lógicos en la edad, está la paciencia en el plato. Aun cuando se poncha prácticamente la misma cantidad de veces que es boleado a la inicial, lo hace solo viendo 1.735 picheos por turno. La media razonable roza los cuatro lanzamientos por comparecencia. De igual manera, y como un elemento más a tener en cuenta en función de su potencial su BABip (promedio de bateo sobre bolas en juego) es de .321.

Con seis pies de estatura y 185 libras de peso el campocorto tiene un somatotipo de los que ahora mismo logra contratos millonarios en el campocorto y solo le resta ir con disciplina, sacrificio y mucha paciencia.

Yiddi Cappe (19 años, A, Marlins)

En nuestro listado de prospectos (Top 30) los puestos 16, 17 y 18 tienen un perfil muy similar. En el medio de estos tres está ubicado el jovencito natural de La Habana. Cappe es el prospecto número 13 en la organización de los Marlins, justo por delante de Víctor Mesa Jr.

Salió de Cuba a finales del 2018 pero ya la mayoría de los bonos del 2019 estaban comprometidos. La Covid lo puso en espera y fue en enero del 2021 que logró la firma por 3.5 millones.

Su debut en la Liga de Verano Dominicana fue el esperado y terminó con un wRC+ de 103. Arrancó el 2022 en el campamento de Florida y tras un OPS de .881 en 30 juegos fue enviado a la Clase A, donde los sueños empiezan a forjarse en serio. Una vez allí, las cosas han seguido saliendo bien (.300 de promedio con 11 anotadas y cinco empujadas en 15 partidos).

Con seis pies y tres pulgadas de estatura tiene un adelanto en lo que hoy buscan los equipos en Grandes Ligas al evaluar el futuro. La fuerza del brazo es incuestionable y como es lógico, uno de los temas en los que tiene que trabajar es la defensiva en general.

En positivo, el increíble salto con solo días de diferencia en cuanto a la paciencia al tomar turnos al bate. De ver 1.636 picheos por comparecencia en el complejo de la Florida (nueve boletos y 19 ponches) pasó a 3.382 en Júpiter (cinco boletos y solo ocho ponches), con una mejora sensible de la discriminación de lanzamientos.

Todavía debe buscar trabajar más la ofensiva hacia el centro del campo y la banda contraria (57.1% hacia su mano) porque se hace muy predecible para los “shift” defensivos en caso de llegar a Las Mayores.

Antes de concluir, me encantaría hacer referencia al puesto 18 de nuestro Top 30, que de igual manera es el puesto 18 según ha sido definido por MLB Pipeline dentro de la organización de los Rockies de Colorado. Dyan Jorge (19 años, Arizona) también es un torpedero de seis pies y tres pulgadas.

A diferencia de Cappe y Yendry, sí ha logrado imprimir ya fuerza a sus conexiones. En lo que va de su primera temporada como jugador profesional en la DSL archiva cuatro cuadrangulares (no se puede perder de vista que se enfrenta a jugadores que como promedio tienen menor edad).

No obstante, un OPS de .826 y la participación en 50 carreras de su equipo en solo 45 partidos evidencian su potencial en desarrollo. Solo se poncha en 29 ocasiones (14%) y recibe 22 bases por bolas (10%) mientras que su promedio de bateo sobre bolas en juego es de .348.

Definitivamente, hay mucha tela por donde cortar cuando de la defensa alrededor del segundo cojín se trata entre los prospectos cubanos. Es otra evidencia adicional al momento de felicidad que vive nuestro béisbol fuera de las fronteras de la isla.

La semana próxima regresaremos con nuestro recorrido por las posiciones y daremos paso a los jardines. Será un muy agradable dolor de cabeza poner nombres en nuestro listado en esa área pero desde ya, disfrutando de su éxito, tenemos el analgésico suficiente.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.