Ser seleccionado en el equipo “Todos Estrellas” de la Serie Nacional de Béisbol, ha sido siempre en Cuba algo sin mucha importancia, no más que un proceso rutinario, hasta incómodo para la Comisión Nacional de este deporte. Muchas veces esta selección se convierte en carta de presentación para jóvenes talentos o en fuerza impulsora para veteranos desplazados de las selecciones nacionales, y esto puede dar al traste con los intereses de los señores encargados en la confección de los equipos que nos representaran en certámenes internacionales.

La inclusión en preselecciones de ciertos peloteros movidos por la presión popular y por los números que interpretan su accionar en el terreno, empujados por su participación en el Juego de las Estrellas (otro currículo más sin importancia) o por su selección final entre los mejores de la temporada, en infinidad de ocasiones son borradas más tarde por el viejo truco de las puertas cerradas, de lesiones sospechosas, o simplemente, por tesis incoherentes e inexplicables para los aficionados a este deporte.

Las actuaciones vergonzosas que vienen teniendo nuestros equipos nacionales en arenas foráneas, la pérdida de hegemonías y el estancamiento mostrado por nuestro deporte nacional en cuanto a métodos, tácticas, estrategias y concepción del juego en general, obligan en el presente a respetar más las estadísticas, en confiar más en el rendimiento mostrado por el atleta a lo largo de la competencia, a apostar por la forma deportiva que tiene ahora mismo y por la alta temperatura demostrada a la hora de confeccionar el equipo grande que nos representa ante el mundo.

Los aficionados y especialistas saben que una selección nacional no es ni mucho menos una selección de estrellas, saben que un equipo es mucho más que eso, que tiene que tener funcionabilidad ante todo, integralidad y capacidad de adaptación, pero jamás podemos ampararnos detrás de estas cosas para cometer injusticias ni para satisfacer intereses ajenos o extradeportivos, los aficionados saben muy bien lo que estamos hablando.

Faltan muy pocos juegos para cerrar el libro de las estadísticas y mostrar las evidencias  que demuestren quien ha sido el mejor por cada posición durante todo el campeonato. Desde ya, algunas posiciones están huérfanas de batallas, pero en otras, las opiniones están divididas y no será hasta el último día, que pueda verse alguna luz que ayude a la selección final.

De momento, vamos a hacer un análisis por posición a ver cómo anda la carrera para tener idea de cuál será el equipo todos estrellas de la Serie Nacional Cubana (no están computados los juegos del viernes 15)

RECEPTOR

Yosvani Alarcón

Yosvani Alarcón. FOTO: Ricardo López Hevia

A pesar, con el perdón de mis amigos tuneros, que Yosvany Alarcón es quizás uno de los peloteros más indisciplinados en el cajón de bateo de la actualidad, que discrimina muy mal los lanzamientos, que es impaciente y regala muchos turnos al bate y es vulnerable cuando la calidad de los lanzadores aumenta, exhibe unos números muy superiores a sus oponentes. Su average de bateo y su por ciento de embasado no son para nada impresionantes, sin embargo sus 36 extrabases, sus 13 jonrones y sus 54 impulsadas, sumado a su buen comportamiento defensivo (988) y a la habilidad de atrapar corredores que intentan robar bases (21 en 32 oportunidades), lo hacen el rey indiscutible de la posición.

PRIMERA BASE

En la primera almohadilla empiezan los problemas. Con esta tabla podemos ilustrar mejor la porfía.

JUGADOR VB H AVE OBP EXTB HR SLU OPS CA CI
Yunier Mendoza (ART) 280 105 375 424 23 3 482 906 40 43
Guillermo Avilés (GRA) 283 101 357 480 31 14 565 1045 65 63
Rafael Viñales (LTU) 277 101 365 480 33 15 592 1072 64 69
William Saavedra (PRI) 256 82 320 420 27 10 504 924 43 44
Yasiel Santoya (MTZ) 270 88 326 418 18 7 448 866 41 58

No creo que nadie pueda igualar los números de Avilés y Viñales en lo que resta de serie, ambos tienen guarismos muy parejos también a la defensa y son muy oportunos con hombres en circulación, ahora mismo el tunero lo aventaja por la mínima, hay que esperar.

SEGUNDA BASE

Juan Carlos Torriente

Juan Carlos Torriente FOTO: José Raúl Rodríguez Robleda

Otra batalla épica, tenemos que auxiliarnos otra vez de la tabla

JUGADOR VB H AVE OBP EXTB HR SLU OPS CA CI
Carlos Benítez (GRA) 239 81 339 464 16 12 506 970 40 67
Juan C. Torriente (IND) 222 85 383 448 18 3 495 943 38 40
Danel Castro (LTU) 251 86 343 425 25 8 506 931 47 57
Yunior Paumier (LTU) 261 94 360 516 30 7 529 1045 59 58

El caso de Paumier es complicado porque ha alternado también en el campo corto y hasta en la esquina caliente, aunque es en la intermedia donde tiene la mayor cantidad de entradas jugadas. Esta cuarteta es un terror para sus contrarios cuando encuentran corredores en bases, son empujadores natos de carreras y líderes dentro de sus conjuntos, pero hasta este minuto, me quedo con el holguinero convertido en leñador.

TORPEDERO

En el caso de los paradores en corto, el holguinero-cazador Yordan Manduley, tiene muy buenos números, pero no podrá tener las comparecencias necesarias exigidas para optar por premio alguno por haberse perdido buena parte de la primera mitad de la serie (se necesitan 2.2 comparecencias por juego) y desconozco que puede decidir la Comisión Nacional al respecto. Esto le abre las puertas al gallo convertido en león, Orlando Acebey, quien muestra números bastante aceptables con el madero, promediando para 342 (240-82), con 19 extrabases y 52 carreras impulsadas.

TERCERA BASE

Yurisbel Gracial

Yurisbel Gracial. FOTO: Ricardo López Hevia

En esta posición también hay sus dudas, varios son los que pujan por ser la estrella de la serie, aquí les muestro otra tabla que nos ilustrara mejor nuestras opciones.

JUGADOR VB H AVE OBP EXTB HR SLU OPS CA CI
Lázaro Hernández (ART) 229 74 323 398 34 12 603 1001 48 42
Osvaldo Abreu (GRA) 222 75 338 460 9 1 392 852 48 30
Jorge L. Barceran (IND) 196 63 321 385 13 4 429 814 20 32
Yurisbel Gracial (MTZ) 160 55 344 454 17 6 525 979 34 27
Jefferson Delgado (MTZ) 234 77 329 402 12 4 415 817 34 39
Yordanis Alarcón (LTU) 142 52 366 401 8 0 437 838 23 17

Mi voto es para el subvalorado Lazarito Hernández, además de sus números ofensivos es el mejor defensor de la almohadilla entre todos, el cocodrilo Gracial no estuvo buena parte de la primera etapa y perdió prenda ante lanzadores de menor cuantía.

JARDINERO IZQUIERDO

Cepeda no ha conseguido mantener el espectacular promedio de bateo que tuvo en la primera fase de la Serie Nacional. FOTO: Ismael Francisco / Cubadebate.

Cepeda no ha conseguido mantener el espectacular promedio de bateo que tuvo en la primera fase de la Serie Nacional. FOTO: Ismael Francisco / Cubadebate.

A pesar del descenso de Frederich Cepeda en la segunda fase (269 AVE) y de la sorpresiva progresión del tunero Jorge A. Yhonson (470 AVE), el ¨gallo mayor¨, gracias a su formidable e increíble primera etapa, aun muestra records que lo reafirman como dueño de esa distinción. Cepeda lo supera en OBP (556x 479), extrabases (22×16), SLG (570×498) y OPS (1126×977)

JARDIN CENTRAL

Con la ausencia de Víctor Víctor Mesa por continuas lesiones o enfermedades y la tardía incorporación del alazán Roel Santos, el camino queda abierto para los aspirantes Yuniesky Larduet (LTU) y Eduardo Blanco (MTZ), he aquí la comparación entre ambos.

JUGADOR VB H AVE OBP EXTB HR SLU OPS CA CI
Yunesky Larduet (LTU) 291 91 313 383 9 1 368 751 57 21
Eduardo Blanco (MTZ) 302 90 298 345 17 2 371 716 50 36

El matancero es probablemente el brazo más potente de Cuba y uno de los hombres más rápidos del beisbol, sin embargo el tunero es más defensivo, recibe más bases por bolas y se poncha menos. ¿Qué creen ustedes?

 JARDIN DERECHO

Antes de comenzar la serie nacional nadie pensó que la estrella en esta posición seria Jorge A. Tartabull, una agradable sorpresa para los parciales capitalinos. El muchacho promedia para un alto 356 de average, con 19 extrabases y 37 carreras impulsadas, valido para dejar atrás a todos sus rivales.

BATEADOR DESIGNADO

Aunque el ahora azul, Yordanis Samón, anda como siempre metido en una buena campaña (309 AVE y 12 jonrones), no alcanza al granmense Lázaro Cedeño (313 AVE), líder en jonrones de la serie (17) e impulsador de 63 carreras, cifras que lo hacen dueño indiscutido del bateador designado estrella del campeonato.

En próximos artículos hablaremos de la actuación de los lanzadores: abridores estrellas (derechos y zurdos), relevistas intermedios y cerradores. Nos vemos en el estadio.