¡El béisbol de MLB está de regreso! Y siempre el primer paso llega de la mano de la primavera, cuando los campos de entrenamiento se han abierto y los peloteros cubanos han iniciado el camino hacia la cima en el Spring Training.

Hasta los juegos del lunes 21 han participado en los encuentros de exhibición de Arizona o Florida 17 jugadores antillanos que intentan encontrar oportunidades de llegar a las Mayores. Los Astros, como es esperado, lideran la lista con seis cubanitos tomando tiempo de juego, mientras los Medias Blancas les siguen con tres jugadores, los Dodgers con dos, y Guardianes, Angelinos, Orioles y Reales han puesto a un jugador del patio en el terreno de juego.

Lamentablemente, de los primeros desafíos del Spring Training podemos sacar dos conclusiones que, no por esperadas, son menos tristes. Una: los planes pretemporada se sobreponen a lo que puede pasar en el terreno. El ejemplo, Yolbert Sánchez.

El habanero tuvo un excelente primer encuentro (2-1, 2B, BB) en el que incluso mostró mejoría en uno de sus hándicaps, la fuerza al bate, y sin embargo, no ha regresado al terreno ni por un instante en los partidos siguientes.

La otra conclusión la personifica Lorenzo Quintana. El pinareño tuvo su debut con jonrón y doble en cinco turnos, tres carreras impulsadas incluidas. Sin embargo, ha sido desterrado al bullpen de “Los Peces” en los encuentros siguientes. Evidentemente, aun cuando su bate esté caliente, el receptor cubano de 33 años de edad que debutó en Series Nacionales en el 2008 y ostenta un OPS de .838 con 37 jonrones en 238 encuentros en las Menores, no la tendrá muy fácil para llegar a jugar en el Loan Depot Park.

En los dos casos, el partido jugado parece un premio de consolación.

La otra historia negativa del arranque de entrenamiento es la lesión de José Barrero, el prospecto número uno de los Rojos de Cincinnati y que debía tener en el 2022 su primer año completo de juego en las Mayores.

En el invierno, el infielder tuvo dolores en su mano izquierda que pasaron a menos luego de un reposo. Ahora, con la carga del entrenamiento, el dolor en la muñeca regresó y lo lleva de la propia mano a la clínica con pronóstico de seis semanas fuera, pendiente de una segunda opinión.

Pero no todo es lluvia en la primavera. También, para algunos, ha salido el sol. Echemos una mirada a las mejores sensaciones del comienzo.

Yoelqui Céspedes, prospecto de los Medias Blancas de Chicago que tuvo ocho jonrones en 72 partidos en A+ y AA de las Ligas Menores en el 2021, ha conectado dos cuadrangulares en solo cuatro encuentros.

En 10 turnos al bate, ha pegado cuatro imparables y robado una base, pero también se ha encargado de despejar dudas desde la defensiva cumpliendo su trabajo y tirando con precisión a las bases. El que Tony la Russa le encargue horas de trabajo habla de un plan y proyección que puede traerlo al “Big Show” en menos tiempo que el esperado.

Otro cuyo desempeño y oportunidades dan buenas señales es Miguel Antonio Vargas. Junto a Andy Pagés, ha participado en todos los encuentros de los Dodgers de los Ángeles. A diferencia de su compañero de equipo y de la lista de los 100 Mejores Prospectos del Sistema de Grandes Ligas, Vargas ha puesto sobre la mesa una madurez que le da credenciales para empeños de otra envergadura.

El jugador de cuadro ha bateado de 5-2, con un doble, 3 bases por bolas y una sola ocasión lo ha visto regresar al banco por la vía de los strikes. Su disciplina en el plato se ha impuesto a las ansias de sobresalir ofensivamente y mostrarse preparado.

Su madurez le ha llevado a tomarse cada turno al bate en este Spring Training con calma y lograr el mejor resultado individual que tribute al equipo. El OBP es de .625 en estos primeros encuentros, pero lo más importante es cómo ha logrado acercarse, a sus 22 años, a aquella calma impactante que mostraba Lázaro, su padre, en el cajón de bateo.

Miguel, en sus tres temporadas en las Menores, se acerca a la relación de dos ponches por cada base por bolas recibida. En estos primeros encuentros disputados el resultado es impresionante: recibe tres boletos por cada ponche sufrido. 

“Es un jugador muy especial. El poder parece salir de él. Ciertamente, existe una posibilidad de que ayude al equipo de Grandes Ligas en esta temporada”, dijo Dave Roberts en su habitual conferencia de prensa el lunes 21 sobre Miguel Antonio.

Entre nuestros jugadores de Ligas Menores han conectado ya cinco jonrones, dos de Céspedes y uno per cápita de Lorenzo Quintana, Yusniel Díaz (quien ha tenido 7 comparecencias al bate con los Orioles y además conectó un doblete) y Bryan Ramos (en la jornada inaugural para los Medias Blancas).

El único lanzador que ha visto acción entre los prospectos antillanos es Ronald Bolaños, de los Reales. Ronald integra el róster de 40 del equipo de Kansas y permitió jonrón y tres limpias en 1.2 EL, mientras regalaba tres bases por bolas y ponchaba a un bateador.

El Spring Training es joven, pero por empezar tarde tampoco llegará a tomar demasiada edad. En breve, empezarán los cortes y los jugadores de Ligas Menores regresarán a sus equipos asignados para, desde el 5 de abril, empezar a hacerse de un camino hacia la cúspide.

A los cubanos en ese empeño, desde aquí, los estaremos acompañando.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.