Yankiel Mauri intentó superar el momento, pero los Cocodrilos de Matanzas mantuvieron el enfoque que los llevó a la victoria en el Juego 1 de esta Semifinal: la disciplina en el plato.

Con bases llenas, dos outs y el juego empatado 3-3, Yariel Duque entró a la caja de bateo para enfrentar a Mauri en la 13ra entrada. Durante la temporada regular, Duque, un bateador zurdo con poder, sorprendentemente terminó con el mismo promedio de bateo contra lanzadores zurdos y derechos: .286. Sin embargo, la gran diferencia fue su disciplina en el plato, ya que Duque produjo .396 OBP contra zurdos y .347 ante diestros.

El duelo estaba planteado. Mauri abrió con una slider baja y afuera de 79 mph, bien alejada de la zona de strike. El segundo picheo fue otra slider de 79 mph, pero que rotó en la zona baja y por dentro. Después de la primera bola, Duque ni siquiera hizo intento de hacerle swing al segundo lanzamiento. De hecho, tampoco miró para el coach de tercera, Alexis Garro. Estaba completamente libre y, sin dudas, preparado para no perseguir ningún picheo rompiente del principal relevista de los Gallos.

En cuenta de 2-0, Mauri intentó dar un giro en su estrategia. Disparó una bola rápida de 87 mph, pero el picheo estuvo tan afuera de la zona de strike, que no pudo engañar ni a Duque y mucho menos a la árbitro principal, Yanet Moreno. La cuenta ascendió a un estresante 3 y 0. El cátcher Yunior Ibarra intentó marcar la zona ideal para comenzar un regreso en el conteo. Sin embargo, Mauri estaba completamente fuera de enfoque, y tiró otra recta de 87 mph hacia la esquina de afuera. ¡Cuarta bola! ¡Y los Cocodrilos se iban delante, 4-3!

Durante la temporada regular, Mauri fue uno de los lanzadores más dominantes de los Gallos, pero no fue consistente cuando subió al montículo con corredores en bases. De hecho, entre los principales relevistas de los Gallos, Mauri tuvo el peor porcentaje de IR (corredores heredados que anotan, por sus siglas en inglés). ¿Cómo funciona esa interesante y decisiva estadística? Bien simple. El análisis comienza cuando un lanzador entra como relevo. Antes de que comience su actuación, se suma cada corredor que “hereda” en bases. Aunque esas carreras no cuentan para su promedio de carreras limpias, en caso de que anoten, entonces se cuantificarían a su porcentaje de carreras “heredadas” permitidas.

Durante toda la campaña, a Mauri le anotaron el 55% de los corredores que heredó, arrojando apenas 72 puntos por encima de la media (40.4%). Yanielquis Duardo (51.7%) y José Luis Brañas (48.2%), tuvieron mejores porcentajes, pero ya habían lanzado en el extenso Juego 3. Duardo relevó a Brañas, quien cubrió la ruta sin permitir carreras desde el sexto hasta el décimo inning, y luego Mauri fue sustituido por Duardo con las bases llenas.

Finalmente, Mauri también le lanzó un boleto a Edel Tamayo, un jugador suplente de los Cocodrilos, que participó en 29 partidos y consumió apenas siete comparecencias. El diestro Aníbal Suárez sustituyó a Mauri, y continuó el descontrol: le tiró cuatro pelotas fuera de la zona al cátcher Roberto Loredo, quien obtuvo su primer boleto en todo el año.*

*Durante toda la temporada, el staff de picheo espirituano concedió dos boletos consecutivos en 23 ocasiones, pero nunca agregaron una tercera base por bolas.

Los Cocodrilos anotaron rally decisivo de tres carreras, válido para vencer por 5-3 en el Juego 2 de esta Semifinal ante los Gallos.

La complicada historia que enfrentan los Gallos con 0-2 en Semifinales

Con dos derrotas consecutivas, Sancti Spíritus vuelve a enfrentar un escenario que nunca han podido superar en postemporada. Será la cuarta ocasión en que intenten remontar una desventaja de 0-2. Aunque nunca han logrado revertir el playoff, es justo destacar que los Gallos siempre evitaron la barrida:

44 SNB (2004-2005) — (6 Juegos) 4-2: HAB-SSP

45 SNB (2005-2006) — (7 Juegos) 4-3: IND-SSP

58 SNB (2018-2019) — (5 Juegos) 4-1: VCL-SSP

En 2005, dirigidos por Lourdes Gurriel, los Gallos perdieron la posibilidad de forzar el Juego 7, por un triple decisivo del jardinero de los Vaqueros, Juan Carlos Torres, que decidió el éxito por 7-6. Al año siguiente, parecía que Sancti Spíritus lograba la hazaña ante Industriales. Tras abrir abajo 0-2, los Gallos consiguieron una aplastante barrida en el estadio Latinoamericano, con victorias por 8-6, 12-10 y 13-2. Sin embargo, no pudieron aniquilar a los Leones de la Capital, quienes se impusieron 4-3 y 10-1 en los Juegos 6 y 7, respectivamente.

El siguiente inicio con 0-2 fue ante Villa Clara en la 58 Serie Nacional, bajo el mando de José Raúl Delgado. Los Leopardos dirigidos por Eduardo Paret, vencieron por 4-0, 8-1 y 5-1, para encabezar 3-0 la Semifinal. Pedro Álvarez evitó la barrida con una joya de picheo en el Juego 4, logrando éxito por 3-1. Sin embargo, Villa Clara sentenció a los Gallos en el Juego 5, 12-2, para lograr oficialmente el pase a la final ante los Leñadores de Las Tunas.

No pudieron los poderosos equipos que dirigió Lourdes Gurriel, ni José Raúl Delgado con varios refuerzos de élite. A partir de este lunes, cuando los Gallos, ahora dirigidos por Eriel Sánchez, enfrenten a los Cocodrilos en el estadio Victoria de Girón, entonces sabremos si la historia volverá a repetirse.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine