Siempre que se habla de canotaje en Cuba escuchamos los nombres de Leobaldo Pereira, Ibrahim Rojas y Ledys Frank Balceiro, quienes coparon los podios de los principales eventos a nivel mundial, sin embargo, hubo un título que nunca pudieron obtener: la corona olímpica.

Por eso cobra mayor relevancia la extraordinaria medalla de oro que ganaron este dos de agosto en el C-2 a mil metros los canoístas cubanos Serguey Torres y Fernando Dayán Jorge en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Con el pasar de los años y el retiro de los primeros tres hombres que tanto lograron, llegaron otros exponentes que mantuvieron la canoa cubana dentro de la elite, pero sin llegar a los niveles de éxito de sus antecesores, por lo que no era certero pronosticar que la ansiada corona olímpica pudiera llegar en épocas actuales, aunque Serguey y Fernando Dayán se encargaron de lograr lo que parecía imposible.

Si estás entre los mejores siempre tendrás la oportunidad de luchar por los títulos y con esa mentalidad se lanzó hoy la canoa cubana a la final del C-2 a la distancia de 1000 m.

Sabían que el podio olímpico era una posibilidad real, lo que quizás no sabían es que al terminar la competencia pasarían a la historia como los dos mejores canoístas cubanos de todos los tiempos.

Esta vez fueron el veterano Serguey Torres en compañía del joven Fernando Dayán Jorge los que remaron con el apoyo de todos los cubanos. Fue una final vibrante, donde los antillanos arrancaron últimos y tuvieron que aumentar su ritmo de paletadas para ir retomando posiciones.

Con el pasar de los metros, Serguey y Fernando Dayán sobrepasaban rival tras rival y a la altura de la mitad de la competencia ya estaban entre los tres mejores. No conformes con eso, siguieron imprimiéndole fuerza a sus paletadas y cumplidos los tres cuartos de competencia ya habían superado a los alemanes Sebastian Brendel y Tim Hecker por la disputa del segundo lugar.

Pero aún quedaban 250 metros y los cubanos sabían que estaban ante una oportunidad única. Su ritmo iba en aumento mientras que se acercaban a los chinos Hao Liu y Pengfei Zheng, a los cuales superarían de manera dramática justo en la línea de meta por una mínima diferencia de solo 203 milésimas de segundo.

La marca estampada por los cubanos fue de 3:24.995 minutos, lo que constituye mejor marca olímpica, tenía que ser así o no era posible la victoria. En segundo lugar se ubicaron los chinos Liu y Zheng, mientras que los favoritos alemanes Brendel y Hecker se tuvieron que conformar con la medalla de bronce.

Quizás pocas personas comprendan la grandeza de este título olímpico al no ser un deporte de los más difundidos, pero se trata de una disciplina deportiva sumamente costosa en la que los deportistas cubanos compiten en desventaja la mayoría de las ocasiones ante rivales que gozan de embarcaciones de última generación.

Serguey Torres y Fernando Dayán se convierten en los primeros campeones olímpicos en la historia del canotaje cubano. A partir de ahora, serán ellos los ídolos de las nuevas generaciones. A partir de ahora, serán sus nombres los que sirvan de referencia cuando se hable de piragüismo en Cuba.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube 

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine