Según ha informado la Comisión Nacional de Béisbol, en el último trimestre de este año se rescatará el campeonato élite de la pelota cubana, un reclamo de la afición desde hace varios años y muy necesario para concentrar y elevar la calidad de nuestro pasatiempo favorito.

Desde que se organizó en Cuba la Serie de los 10 millones en 1970, primer torneo especial posterior al campeonato nacional, la idea prendió en las multitudes y cinco años después comenzaron aquellas famosas y seguidas Series Selectivas.

A pesar de contar durante sus 20 años de existencia con múltiples cambios de equipos y en su estructura general, y toda la alteración que eso trajo a las estadísticas, esos torneos funcionaron y cumplieron el objetivo de elevar el techo de la pelota cubana y mantener viva esa pasión durante todo el año.

Eliminadas en 1995 por decreto de la Comisión Nacional en medio del llamado “Periodo Especial” cuando el país sufrió una dura crisis económica tras la desaparición del Campo Socialista, aquellos campeonatos quedaron en el recuerdo de los fanáticos como algo positivo y necesario, y su mística ha ido creciendo con el tiempo.

Luego llegaron las llamadas Copa Revolución y SuperLigas, en un intento por mantener de alguna manera esas competencias selectivas, pero múltiples factores adversos, de los cuales habría que escribir en un comentario aparte, fueron apagando el interés de los aficionados, hasta su desaparición definitiva.

Han pasado ya 17 años de la última vez que en nuestro país se organizó un torneo élite de béisbol, y eso, para una isla de un poco más de 11 millones de habitantes que tiene la cantidad de 16 equipos en su campeonato nacional, es demasiado tiempo.

Posibles estructuras

Ganada esa batalla, las dudas caen como lanzas en nuestras cabezas con respecto a la estructura que tendrá el campeonato, la conformación y cantidad de equipos participantes, y otros etcéteras.

Aun a estas alturas no hay nada definido y según se puede apreciar en las redes sociales, e incluso entre los colegas especializados en temas deportivos, existen las más variopintas de las opiniones al respecto, por lo que debemos inferir que jamás llegaremos a un consenso, pero trataremos de ilustrar las dos estructuras más fuertes que ahora mismo tienen en la mano los directivos de este deporte.

Torneo con los seis primeros equipos de la Serie Nacional (reforzados)

Ventajas 

-Garantiza el fervor beisbolero en al menos las seis provincias clasificadas al mantener la identidad de sus equipos favoritos.

-La clasificación a este torneo es una motivación extra para todos los equipos de la Serie Nacional.

Desventajas

-Se quedan fuera diez provincias y se corre el riesgo de que no asistan equipos históricos.

-Los conjuntos participantes cambiarán todos los años.

-Los peloteros de refuerzo jugarán cada año con equipos diferentes, y como ha ocurrido otras veces. algunos no se sentirán cómodos en sus nuevas escuadras.

-Alteración en las estadísticas.

Torneo con seis equipos confeccionados por zonas geográficas (unificación de territorios)

 Ventajas

-Hay representatividad de todas las provincias del país.

-Todos los años tendremos a los mismos equipos participantes. lo que garantiza un orden en el torneo y en sus estadísticas.

-Se seguirá jugando beisbol en todos los estadios cabeceras de provincia.

Desventajas

-Se corre el riesgo de perder la identidad y el interés de los aficionados al estar su equipo fusionado con dos o tres más, aunque sean de provincias vecinas.

En resumen, cualquiera de las dos variantes tiene sus pros y sus contras, y sus grandes riesgos. Sin embargo, el solo hecho de quedarse fuera la mayoría de las provincias en el torneo élite, hace que me decante por la segunda opción.

¿Imaginan un campeonato en que falte su equipo favorito o alguno de los conjuntos históricos? ¿Se imaginan el Latinoamericano o el Guillermón Moncada apagado en el torneo élite del beisbol cubano, por solo poner un par de ejemplos?

El gran riesgo de la segunda variante es si los aficionados se podrán identificar con un nuevo equipo en estén sus peloteros junto a otros de provincias vecinas, con otro nombre, mascota, y color.

Muchos alegan que es el regionalismo el que mantiene vivo nuestros torneos domésticos y no dejan de tener razón, pero eso ya lo tenemos en la Serie Nacional y hay que adaptarse a la idea de que esto es un torneo nuevo, y muy necesario, al estar la calidad más concentrada, elemento este que está golpeando a la hora de confeccionar los equipos nacionales, así como su rendimiento en las arenas foránea.

Para no perder el interés del público, porque sin eso nada de esto tendría sentido, es necesario un trabajo previo de marketing y publicidad para que los fanáticos se identifiquen con los nuevos equipos, y el apoyo de la prensa especializada es primordial. Solo así podremos tener uno de esos finales felices que tanto anhelamos como amantes de este gran deporte.

¿Cómo se agruparían los equipos por zonas geográficas? Eso será tema de otro comentario. Nos vemos en el estadio.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine