Año tras año el mes de julio marca uno de los momentos cumbres de toda temporada de las Grandes Ligas de Béisbol (MLB), al producirse la fecha límite para realizar traspasos de un equipo a otro.

El “Trade Deadline”, como se le conoce originalmente en inglés, debe su relevancia a que en este momento —justo a la mitad del campeonato— ya se empieza a vislumbrar con claridad cuáles equipos tendrán posibilidades reales de jugar en la postemporada, y cuáles no.

Por tanto, las Gerencias Generales de los equipos que gozan de mejor situación en la tabla, salen a buscar a las principales figuras de los conjuntos que, prácticamente, estén eliminados. A su vez, estos últimos tratarán de cambiar a sus pesos pesados (sobre todo a los que estén próximos a culminar sus contratos) por jóvenes prospectos que les ayuden a reconstruir la franquicia en temporadas venideras.

Dicho de otra manera: el Trade Deadline es el más puro mercadeo de trueque en el que todos tratan de salir ganando, pero en el que no todos ganan.

Por ello, este momento consta como una parte fundamental del ciclo vital de la MLB. Porque, como se ha demostrado en las últimas campañas, la fórmula moderna del éxito está basada en los procesos de reconstrucción graduales a través del desarrollo de los jóvenes prospectos en las Ligas Menores, quienes constituirán la base del equipo en un futuro. Además, una vez que la reconstrucción ha sido exitosa y el equipo se enrumba a disputar los playoffs, estos cambios ayudan a tapar las deficiencias que puedan presentar estas novenas en alguna posición específica y hacerlas mucho más competitivas para enfrentar las instancias definitorias.

A continuación les ofrecemos un top 5 de los cambios realizados en el Trade Deadline  y que más impacto han tenido en la historia de la MLB.

1 – Lou Brock (de Chicago Cubs a Saint Louis Cardinals):

Con los Cardinales Brock impondría un récord de 118 bases robadas en 1974.

Antes del año 1986  la fecha límite de cambios estaba fijada en el 15 de Junio. Ese día de 1964 estaría destinado a convertirse en una conmemoración de culto para los aficionados de los Cardenales, ya que se hicieron con los servicios del extraordinario jardinero Lou Brock. Este futuro miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, abalado por sus 3023 imparables, seis apariciones en el Juego de Estrellas y el record de 118 bases estafadas que impuso en 1974, fue intercambiado por el lanzador Ernie Broglio, quien solo registro 7 victorias en dos temporadas para Chicago, lo que hace simple el análisis de quien salió ganando en este intercambio.

2 – Justin Verlander (de Detroit Tigers a Houston Astros):

Justin Verlander durante la Serie Mundial de 2017. FOTO: Tomada de Wall Street Journal.

A la gran mayoría de nosotros nos costará mucho trabajo olvidar la increíble victoria en la última Serie Mundial de los Astros ante lo Dodgers. La excelente confección de la nómina de Houston, con una base mayoritariamente formada en sus propias granjas con claros ejemplos en Altuve, Springer, Correa y Keuchel. No obstante, la movida realizada al incorporar en 2017 a la rotación abridora a Justin Verlander no fue menos importante para obtener el triunfo. El fenomenal lanzador había experimentado un declive en su rendimiento en sus últimas campañas con los Tigers y pocos especialistas creían en un resurgimiento de su carrera. Sin embargo, la actuación de Verlander tuvo un impacto brutal desde su llegada a los Astros. Para que tengan una idea, registró 5 victorias sin derrotas y un promedio de carreras limpias 1, 08 en el mes de septiembre, además de ganar 4 partidos en la postemporada. Quizás en un futuro veamos a los prospectos que fueron enviados a Detroit, ayudar a reconstruir la franquicia, pero sin dudas, en el presente, estamos viendo a Verlander mantener a Houston como serio candidato a ganar la Serie Mundial nuevamente.

3 – Rick Sutcliffe (de Cleveland Indians a Chicago Cubs):

Sutcliffe fue una enorme beneficio para los Cubs. FOTO: Tomada de Chicago Tribune.

Quizás esta sea una de las historias más increíbles que hayan sucedido en la MLB. Este lanzador tenía un registro de 4 victorias y 5 derrotas a mitad de temporada de 1984, por tanto los Indians decidieron que había llegado el momento de cambiarlo. El trato que realizaron con los Cubs incluía a siete peloteros, entre los cuales se destacaban Joe Carter y Mell Hall, quienes tuvieron un buen desempeño con la organización. No obstante, a partir de ese momento Sutcliffe no hizo más que ganar partidos y obtuvo una marca de 16 triunfos y un solo revés, con 2,69 de promedio de carreras limpias, lo que le valió para obtener el premio Cy Young de esa temporada y ayudar a Chicago a ganar el título de su división.

4 – Curt Schilling (de Philladelphia Phillies a Arizona Diamondbacks):

Curt Schilling en Arizona completó una dupla de ensueño con el abridor Randy Johnson. FOTO: Tomada de SB Nation Arizona.

Arizona había firmado en el año 1999 al estelar zurdo Randy Johnson, pero cuando en el Trade Deadline del 2000 consiguieron traer a Curt Schilling, completaron a una de las parejas de abridores de todos los tiempos. En el cambio Arizona envió a Philladelphia un paquete de cuatro jugadores encabezados por el lanzador Vicente Padilla, quien tendría dos campañas de 14 victorias para la organización. No obstante, en la temporada que le siguió al cambio, Schilling registro marca de 22 victorias y 6 fracasos, llevando a Arizona a discutir la Serie Mundial ante los Yankees, en la cual se impusieron en siete partidos, con gran destaque de este lanzador, quien fue galardonado con el premio MVP.

5 – CC Sabathia (de Cleveland Indians a Milwaukee Brewers):

Sabathia, sin duda uno de los lanzadores histórucos de la MLB, luciendo la camiseta de los Cerveceros. FOTO: Milwuakee Journal Sentinel.

Después de cubrirse de gloria por siete temporadas con los Indians, en el año 2008 parecía que Sabathia estaba perdiendo su toque, al comenzar la campaña con record negativo de 6 victorias y 8 derrotas. La Gerencia General de “La Tribu” decidió enviarlo entonces a los Brewers, donde hizo renacer su carrera con una formidable actuación que incluyó 11 victorias, solamente 2 descalabros y un promedio de limpias de solo 1.65, lo que ayudó al equipo a alcanzar la postemporada por primera vez en varios años. Por la otra parte, no podemos dejar de destacar que Cleveland se hizo con los servicios de Michael Brantley, quien estaría destinado a convertirse en el pelotero franquicia de este equipo en el futuro.