Foto: Leandro Pérez Pérez/ Adelante

Un lanzador de Camagüey que actúa en la Serie Nacional 60 de la pelota cubana protagoniza una de esas historias que dan al deporte tintes épicos de sacrificio y entrega, pues regresó al juego pese a un problema del corazón que le fue reportado años atrás.

Yusney Saborit es el héroe de la historia que narra el colega Félix Anazco Ramos, del diario Adelante, un pícher de los actuales subcampeones nacionales de la pelota cubana, quien pone su vida en juego cada vez que sube el box.

En 2013, Saborit debió retirarse de la pelota cubana tras conocerse el resultado de un ecocardiograma que arrojó un “trastorno de la válvula mitral que le producía una insuficiencia. La alteración estructural que esto provocaba en su corazón podía disminuir su capacidad funcional e incluso derivar en un fallo cardíaco que se corroboró con una prueba de esfuerzo que solo pudo llevar hasta el 63 %. Con ese diagnóstico, el doctor Francisco Montesinos, jefe médico de la Comisión Nacional de Béisbol, decidió separarlo del alto rendimiento”, cuenta Anazco.

El joven sintió entonces que “era el final de mi vida. Nunca entendí lo que decían las pruebas porque siempre me sentí bien físicamente. En aquel entonces caí en un estado depresivo en el que pensé hasta las cosas más extremas. Poco a poco, y con la ayuda de amigos y familiares fue calmando el dolor, pero nunca desapareció mi tristeza”.

El zurdo vio cerrada su primera etapa en los campeonatos domésticos, en los cuales debutó en la Serie Nacional 2008-2009. Cuando llegó el momento de la despedida en la Serie LIII, se encontraba quizás en su mejor momento, pues registraba cinco aperturas y promedio de 3.04 carreras limpias en dicha temporada.

Pero unos seis años después, tras seguir lanzando en torneos de otra categoría, lejos de su amada Serie Nacional, Yusney Saborit conversó con el mánager Miguel Borroto, quien lo puso en manos de los médicos, que determinaron una recuperación del atleta con respecto a su condición anterior.

“Lo llevamos hasta el 92 % del examen físico y respondió satisfactoriamente, lo que no quiere decir que haya desaparecido el prolapso de válvula mitral, pues un nuevo ultrasonido realizado la pasada semana así lo corrobora”, dijo al medio el doctor Ángel Miranda.

Según el sitio Mayo Clinic, aunque la mayoría de las personas con prolapso de la válvula mitral nunca tienen problemas, es posible que se presenten complicaciones, entre las cuales pueden estar insuficiencia de la válvula mitral, problemas en el ritmo cardíaco (arritmias) o infección de las válvulas cardíacas (endocarditis). 

En una entrevista con el canal de YouTube La Comarca de los Toros, el zurdo contó que nunca dejó de ser atleta e hizo hasta un estadio para los niños en su pueblo. También incursionó en la Liga Azucarera y, además, se mantuvo trabajando en la agricultura para mantener a su familia, pero nunca “dejó de soñar”, hasta que llegó su oportunidad de regresar a la Serie Nacional.

El lanzador será sometido a una evaluación de una comisión médica nacional en La Habana, que determinará si puede seguir jugando pelota con Los Toros, noticia que despertó viejos recuerdos de aquellos momentos oscuros cuando tuvo que dejar el box.

“Yo sé que mi condición tiene un riesgo de muerte súbita, pero eso no me ha alejado de los terrenos. Seguí lanzando en campeonatos provinciales, ligas azucareras y en cualquier otro torneo que aparecía, incluso he realizado trabajos fuertes para mantener a mi familia. Soy consciente de la responsabilidad que tienen los doctores con mi caso y los respeto. Si pudiera elegir, prefiero morir en el box que en la calle”, confesó Yusney Saborit a Anazco.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine