Las autoridades del Inder sacaron recientemente del baúl de los recuerdos al olvidado y frustrado acuerdo con MLB que fue congelado sin siquiera empezar, con unas declaraciones recogidas por una agencia de prensa, en lo que parece más bien un guiño al candidato demócrata Joe Biden, en caso de que este saliera electo como presidente.

“Cuba tiene las puertas abiertas hoy para retomar diálogos seguros y legales sobre la firma de sus jugadores con franquicias de las Grandes Ligas de Béisbol de Estados Unidos (MLB)”, indica un reporte de Prensa Latina este jueves, en el cual cita a Raúl Fornés, vicepresidente primero del Instituto Cubano de Deportes (Inder).

De acuerdo con este funcionario, “el deporte del país caribeño está preparado para (re)negociar un pacto truncado”, con la “disposición de restablecer un acuerdo que se firmó, pero nunca llegó a ponerse en práctica”.

El acuerdo de MLB y Cuba, que está congelado en estos momentos, permitía a los peloteros llegar a Estados Unidos, con visa de trabajo, junto a sus familiares y concentrarse, únicamente, en jugar béisbol, explica el periodista Miguel Ernesto Gómez Masjuán, pero con la  cancelación del acuerdo se frenó toda vía legal, y los peloteros de la isla han seguido saliendo en masa, de forma ilegal, porque la migración no se detiene.

Resulta que cuatro meses después del anuncio, la Administración del presidente Trump decidió cancelar el Acuerdo, “bajo el pretexto de que la Federación cubana era una entidad gubernamental y, por tanto, el dinero que desembolsarían las franquicias de Grandes Ligas en la firma de los peloteros iría a parar a las cuentas bancarias del Gobierno”, como detalla Masjuán.

Pero ahora, en medio de las elecciones, un importante directivo del deporte cubano lanza una vez más el guante, como si Cuba se estuviera posicionando para el caso de una victoria de Biden -exvicepresidente de Obama-, quien ha dicho en otras ocasiones que revertirá las políticas de Donald Trump hacia la isla.

No obstante, pareciera que Raúl Fornés intenta “esconder la bola” en este caso, pues afirma que “la actual carrera presidencial en la nación estadounidense no desvirtúa el escenario. No pensamos en si gana Joe Biden o Donald Trump, cuando la MLB lo decida, vamos a hacer realidad ese contrato”, aunque de sobra conoce que no basta con la voluntad de Grandes Ligas para seguir adelante.

Recordemos que siempre ha existido un terreno legal que no se puede obviar con respecto a los peloteros cubanos. Para poder firmar como agente libre con cualquier franquicia de las Mayores, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) debe certificar que el jugador ya no tiene vínculos con Cuba.

“El acuerdo incluía una cuota que iba del 15 al 25 por ciento del costo de la transacción para la Federación Cubana de Béisbol (FCB), lo cual ha sido interpretado por el gobierno de Donald Trump como una violación a las estrictas leyes comerciales entre Estados Unidos y Cuba”, explicaba TUDN Radio. 

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC), incluso, envió una carta a la MLB en que decía que «los pagos a la Federación Cubana de Béisbol no están autorizados (…) porque un pago a la Federación Cubana de Béisbol es un pago al gobierno cubano”.

Pese a que es harto conocido este contexto, a todas luces el deporte cubano, en boca de sus directivos, se ha posicionado ante una posible victoria de Joe Biden y con la esperanza de poder retomar los acuerdos que firmaron algún día para insertar a los jugadores bajo el amparo de la Federación en MLB. Al menos, hacia ese camino parece que apuntan las palabras de Fornés, en plenas elecciones de Estados Unidos.   

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine