Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Desde que finalizó la temporada pasada en la Serie Nacional de Béisbol hemos escuchado muchas veces la palabra “rumores”. Ya sea en las calles o las redes sociales, los fanáticos de nuestro pasatiempo no paran de preguntar sobre los rumores de traspasos de peloteros. Cada semana se comenta sobre jugadores que quieren cambiar de equipo. Era inevitable, la puerta se abrió y no se cerrará. Llegó una nueva etapa, un proceso que es desconocido por muchos.

Recuerdo que Yorbis Borroto, cuando inició la temporada muerta del béisbol cubano, me comentó sobre las pretensiones que tenía de llegar a los Toros. Incluso, se expresaba con total seguridad sobre su llegada al equipo agramontino. Pero chocó con la realidad, tuvo que someterse a un proceso de liberación que no es nada fácil y no cumplió su objetivo.

¿Por qué la comisión provincial de béisbol de Ciego de Ávila no liberó a Yorbis? ¿Cómo se llevó a cabo el proceso? Incógnitas como estas son las que hacen preguntarse cómo se realiza la liberación del pelotero.

Después de Borroto, aparecieron nombres de importantes figuras que pidieron ser liberadas, tales son los casos de Yordanis Samón, Fredy Asiel Álvarez, Alberto Calderón, Dariel Góngora y Edilse Silva. Samón y Góngora fueron los únicos peloteros liberados, los otros aún se encuentran en el proceso. Calderón se someterá a la reunión próximamente.

“Pelotero que no quiera jugar conmigo lo liberaría”, le expresó a Play Off Magazine, Armando Ferrer. “Si no va a tener sentido de pertenecía y no va a lucha por su terruño, no lo freno para que se quede en mi equipo” nos reiteró Ferrer, mánager de los actuales campeones nacionales, Cocodrilos de Matanzas. Las consideraciones de Ferrer son importantes, pero el timonel del equipo no define el proceso de liberación, aunque tiene responsabilidad en él.

Contratos en el béisbol cubano

Los contratos de los jugadores en la Serie Nacional se firman anualmente.  Los peloteros pactaron con sus provincias en agosto del 2019, antes del inicio de la Serie Nacional 59 y los pactos vencerán en agosto de este año, es decir, en medio de la Serie, por eso el pelotero debe jugar con el equipo en que esté contratado hasta que culmine el acuerdo. Esto lleva a una confusión con los convenios y su vencimiento en medio de la campaña -que debía comenzar en agosto-, pero se adelantó unos meses por el cambio de estructura.

La lógica indica que el contrato se renueve antes del inicio de la temporada, pero así no está escrito. De los contratos a la liberación hay un gran trecho. El jugador puede culminar su año de servicio para un equipo y no recibir la liberación después. “El contrato solo garantiza que el pelotero cobre mensualmente”, me expresó el comisionado provincial de La Habana, Arly Zamora. El salario base de los jugadores es $950 CUP y el contrato es lo que asegura que lo devengue. La liberación, es la carta que da autorización al jugador para cambiar de conjunto.

¿Cómo funciona el proceso de liberación?

En estos casos, el pelotero le expresa al comisionado provincial su intención de jugar en otro equipo. Después, el comisionado organiza una reunión con la Dirección Provincial de Deportes, la Comisión Provincial de Béisbol y representantes de la provincia. En la reunión valoran al jugador en varios sentidos: disciplina, importancia para el equipo, rendimiento, tiempo de servicio, entre otros. Si el jugador es clave para el equipo puede haber varias reuniones.

En el caso de que el jugador no admita seguir jugando para el equipo después de no recibir su liberación, la medida que se tomará es de “un año sin jugar para ser liberado, después de ese lapso, puede ser solicitado por la provincia que lo requiera” me expresó Carlos Martín, responsable de la Serie Nacional 60. Vale destacar que los procesos de liberaciones son mutuos, relatan sobre el acuerdo las provincias implicadas.

¿Qué sucede en ocasiones? Los comisionados no tienen el total domino de los procesos de liberaciones, “No sé cómo explicarlo”, me señaló una persona que ha estado cerca de varias operaciones. Los comisionados provinciales solo firman la carta, pero no dicen la última palabra, ya que eso es una tarea de la Dirección Nacional de Deportes y algunos representes de la provincia.

“Nuestro criterio es importante pero la decisión no la podemos tomar solos, es de varias autoridades de la base” me aclaró el excomisionado de Sancti Spíritus, Roberto González, quien estuvo en varias liberaciones como la de los hermanos Gurriel.

Reglas de contrataciones que la comisión quiere implementar

La idea de la comisión es realizar un proceso más organizado -dejándolo escrito-, para dejar claro los contratos de los jugadores. Una de las opciones que se manejan es aumentar el número de años en el contrato. Permitir el intercambio de peloteros entre provincias es otro de los objetivos de la comisión, principalmente para ayudar a desarrollar talentos en otras provincias que lo necesiten. 

“Hay muchos jugadores que se oponen al intercambio de peloteros, pero es una realidad que tenemos que trabajar para fomentar esta situación” me comentó Ernesto Reynoso, comisionado nacional de béisbol.

Para bien del béisbol cubano la temporada muerta de la Serie Nacional ha tomado gran protagonismo, y uno de los factores que influyó en eso fueron los traspasos de los peloteros. Las condiciones y comodidades serán aliadas de los intercambios. Bienvenidos a la nueva era del béisbol cubano. Hay cosas que llegan solas y está, es una de ellas.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine