El estadio universitario de La Habana fue inaugurado en 1939 y recibió el nombre de Juan Abrantes, en el 59. En este se han practicado diferentes modalidades deportivas como fútbol, atletismo, béisbol, natación y fútbol americano.

Además, ha sido testigo de muchas fiestas y de juegos deportivos universitarios. Pero hoy parece, en muchos de sus lugares, un estadio fantasma. A pesar de haberse restaurado recientemente, está en pésimas condiciones constructivas.