Foto: @loswhitesox

El cubano José Dariel Abreu decidió quedarse en los White Sox, el único equipo que ha conocido en la MLB, consciente de que será un líder experimentado en un vestuario con mucho talento para esta campaña.

Ahora, enfrentan un nuevo reto en su camino, ante una temporada corta de apenas sesenta juegos y con la amenaza de la COVID-19, todo un reto para un equipo en reconstrucción que tiene apariencia de poder ser contendiente también.

“Soy una persona muy leal y los White Sox también han tenido esa lealtad. Tuve que demostrar esa lealtad, especialmente en este momento. Con la mano de Dios, todo saldrá bien. Eso es lo que esperamos. Dios nos protegerá. Sólo debemos hacer todo lo mejor posible en esta situación”, dijo el cubano, citado por MLB.

Él se encuentra en Chicago sin su esposa ni sus dos hijos, pero se muestra seguro de poder superar las dificultades del coronavirus: “Debemos encontrar la manera de enfocarnos y seguir trabajando con lo que tenemos”.

Este año, habrá cuatro cubanos en la nómica del conjunto, entre ellos el joven talento Luis Robert Moirán, así como los más experimentados Yasmany Grandal y Yoan Moncada, junto a mucho talento joven.

No obstante, es una incógnita que pasará en una carrera de sprint de sesenta juegos, porque un comienzo en buena forma sería decisivo para las aspiraciones del equipo de MLB.

“Tenemos que tratar de estar listos; si no lo estamos, tenemos que seguir trabajando en el proceso. Es lo que nos tocó vivir. Es difícil con 60 partidos, así que creo que no nos podemos dar el lujo de comenzar mal. Pero como siempre digo, debemos trabajar fuerte todos los días y las cosas tienen que salir, aunque sea con 60 juegos”, añadió.

Desde su debut cuando ganó la condición de Novato del Año de la Liga Americana en 2014, hasta su reciente temporada de ensueño, Abreu ha demostrado ser, quizá, el toletero más consistente, centrado y productivo de los cubanos en la Gran Carpa.

En la temporada finalizada sus números fueron de otra galaxia. Además de 180 hits, 38 dobles, un triple y 33 jonrones, lideró la Liga Americana con 123 carreras impulsadas, con lo cual es el segundo cubano en hacerlo, imitando a José Canseco.

Ahora, tocará rendir al máximo en un menor periodo de tiempo, pero el cubano luce enfocado en lograrlo.

“Vamos a enfocarnos como si ésta fuera la segunda mitad y todos aquí tenemos que encontrar la manera de estar saludables para hacer las cosas correctas e intentar ganar. Créanme que el hambre la tenemos y creo que vamos a salir con esa hambre”, afirma.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine