Uno de los jugadores más influyentes en los Industriales de la Habana durante las últimas décadas es Antonio Scull. El oriundo de San Miguel, municipio de la capital, ocupó por varios años la primera almohadilla y el cuarto turno ofensivo de los leones.

Precisamente, su calidad con el madero lo llevó a integrar varios equipos Cuba en los años finales del siglo XX y en los inicios del XXI. De esa forma, se convirtió en el único jugador habanero en asistir en tres ocasiones a los Juegos Olímpicos. Scull lo hizo en Atlanta 1996, Sidney 2000 y Atenas 1994.

A pesar de su contrastada calidad ofensiva, en la parte final de su carrera deportiva sufrió algunas injusticias que terminaron marcando negativamente sus últimos años en el béisbol activo. La llegada de Kendrys Morales a las Series Nacionales provocó una serie de decisiones erradas por parte de las autoridades del béisbol cubano.

La decisión que pudo alejar a Antonio Scull de los terrenos de juego

“Cuando Kendrys Morales comenzó a jugar, ordenaron que me botaran. El comisionado de turno le dijo a Rey Vicente Anglada: ‘Si quieres bota a Scull y que juegue Kendrys: ese no va a hacer más equipos nacionales’. A esto Rey respondió sin dudar que la autoridad en el equipo era él y que yo iba a seguir jugando en la inicial”, cuenta Antonio Scull en declaraciones exclusivas a Play-Off Magazine.

“En la Olimpiada del Deporte Cubano me ocurrió algo similar, pero esa vez el director era Armando Jhonson. En el Latinoamericano, después de conectar doble, se me acercó y me dijo: ‘Líquido, tengo que sacarte, me mandaron de la Comisión Nacional a que te quitara y pusiera a Kendrys’. Demostré mi inconformidad, pero de igual forma me quitaron. En ese momento recogí y me fui para la casa. Al otro día, fueron los dirigentes a pedirme disculpas, diciendo que la orden había venido de más arriba”, detalla.

Con 20 Series Nacionales y una historia enorme a sus espaldas, sus hazañas sirvieron de inspiración a miles de niños que crecieron disfrutando del equipo azul y de peloteros como él, Carlos Tabares, Enrique Díaz, o Germán Mesa.

Durante ese tiempo, Antonio Scull acumuló un total de 5 357 veces al bate y alcanzó la excelente cifra de 1 669 imparables, repartidos en 350 dobles, 29 triples y 208 jonrones. Su average fue de .312, con un slugging de .504, lo que demuestra su gran poderío con el madero.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.