La división de los 81 kilogramos del boxeo olímpico ya conoce su campeón y es cubano. Sucedió esta madrugada de miércoles, cuando el semipesado Arlen López escaló hasta lo más alto del podio.

Con su segunda medalla bajo los cinco aros, tras derrotar en la final, por veredicto de 4-1 al británico Benjamin Whittaker, “La Maravilla” entró al olimpo, sitial reservado para unos pocos.

Arlen es de esos pocos atletas, de los miles que han participado en unos Juegos Olímpicos, que puede exhibir no una, sino par de preseas áureas. Entre los púgiles cubanos, él y otros nueve han doblado las medallas o han alcanzado más. La del guantanamero es una historia fehaciente de lo que pueden lograr los seres humanos con trabajo, esfuerzo y dedicación.

El camino para llegar a la discusión del título no fue fácil. Sobre todo, porque en el último año empeoraron las condiciones para entrenar; la situación epidemiológica provocada por la pandemia de Covid-19 obligó a reajustar calendarios, reducir competencias y, así y todo, Arlen López no detuvo su preparación.

Una vez en Tokio, tampoco la tuvo a pedir de boca. En su primera pelea en instancias de octavos de final, redujo al rival de turno como solo lo puede hacer él. En cuartos repitió la dosis y en semifinal, ante otro cubano, tampoco dejó dudas sobre el cuadrilátero que iría a por su segunda corona. Cada uno de los combates previos a la discusión del título arrojaron un veredicto unánime de los jueces a su favor.   

La Arena Kokugikan atestiguó su paso arrollador por el ring y su dominio ante un rival exigente como el británico. Para el primer asalto, Arlen López dispuso del europeo sin dejar dudas, aunque para el segundo un árbitro, vio perder al cubano, al igual que sucedió en el tercer y último round. Sin embargo, el resto de los imparciales ratificó lo que el mundo entero presenció sobre el encerado.

Entre las cuerdas, Arlen López bailó al ritmo de los ganchos que, una y otra vez, alcanzaban la anatomía de Whittaker. Penetró su defensa sin contemplaciones y formó un cerrojo alrededor de su rostro para evitar los intercambios que fueran a mellar su actuación soberbia. Con una sentencia de 4-1, poco pudo hacer el rival para negarle una victoria segura a “La Maravilla”.

Como informa el colega Francys Romero, es la primera vez que un país gana 2 títulos (La Cruz, 2016 y López 2020) seguidos en la división de 81 kg desde Yugoslavia (1980-1984).

Además, con la quinta medalla de oro, esta conseguida por Arlen López, Cuba iguala la misma cantidad de títulos obtenidos en Rio 2016 (5-2-4, lugar 18) y además supera con 12, la cantidad de medallas totales.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube 

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine