Un boxeador cubano volvió a subirse a lo más alto del podio olímpico. Tras pasear invicto por su división, Roniel Iglesias se adueñó de la final y le dio a la delegación de Cuba su cuarta medalla de oro en estos Juegos Olímpicos Tokio 2020.

El campeón está de vuelta. Roniel Iglesias ganó el título olímpico tras colgarse el de Londres 2012 nueve años atrás. La final de la división de los 69 kilogramos se antojaba, cuando menos, complicada para el púgil antillano.  El británico Pat McCormack llegó con otras intenciones, la de quedarse con el metal dorado en esta categoría.

Con toda hidalguía, humildad y destreza sobre el cuadrilátero, Roniel salió delante en el primer asalto con veredicto de 4-1. Una excelente combinación de piernas, jabs al vuelo y ganchos desde la corta distancia le hicieron ganarse el favor de los imparciales a base de un boxeo vistoso y cuidando muy bien la guardia.

Al finalizar el segundo asalto Iglesias se sabía campeón olímpico. Una votación unánime de 5-0 presagiaba que el campeón de la cita londinense repetiría el lauro ahora, en la capital de Japón. Del otro lado del mundo, en una isla del Caribe, más de uno madrugó para ver ganar a su boxeador.

Iglesias respondió y, goloso, también se quedó con el tercer round de la pelea e hizo saber que había llegado a la tierra de los samuráis para revalidar su título dorado. En un asalto de mero trámite, los jueces le dieron la victoria por 4-1 y, en definitiva, el combate quedó en su poder (5-0), así como la medalla de oro.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube 

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine