Durante muchos años, los equipos cubanos de béisbol acudieron a los famosos entrenamientos en la altura en México, como forma de preparación para eventos internacionales, pero resulta que, contrario a lo que muchos podrían pensar, no eran idílicas concentraciones en las cuales nuestras estrellas encontraban las mejores condiciones.

Una de aquellas leyendas que asistieron a esa nación, el mítico René Arocha, contó algunas de las interioridades sobre cómo se vivía en la academia Alejo Peralta Quintero, el recordado Pastejé, que no era el destino soñado que muchas veces se hacía ver.

“¿Recuerdan los famosos entrenamientos en la altura de México? Este era el lugar en medio de la nada y con unas condiciones de vida nada agradables. Los ratones corrían por el falso techo del albergue que parecían caballos de carrera. Quien estuvo no me dejará mentir”, advierte Arocha en uno de los dos post que dedicó a describir la situación en aquellos tiempos.

Junto a sus palabras, el exlanzador de Industriales compartió unas ilustrativas fotos que muestran las condiciones del lugar, los albergues en los cuales dormían, los comedores, así como el estado del terreno de preparación.

En otra publicación, el pelotero contó como era un día en Pastejé, cuando el frío arreciaba y las colchas para taparse no eran suficientes. Además, habló sobre la “mesa de los gordos”, la que compartía con Orestes Kindelán, Omar Ajete, Romelio Martínez, Alejo O’Reilly y otros.

“6.00 am, de pie. Qué frío, coño, pero tírate. Aquel albergue con 50 hombres entre peloteros y entrenadores parecía una escuela al campo. Préstame la pasta de dientes. ¿Quién tiene el papel sanitario? Todos directo a la pesa. Yo con el mismo peso de ese entonces, 186 libras. Sigues pasado de peso, me decía quien pesó ese día. Me pedían que pesará 182 libras. 7 am ya vestidos de peloteros, desayuno. El mío era limitado por el peso. 8 am, una guagua amarilla de escuela nos esperaba para partir hacia el entrenamiento. 10 minutos del albergue. 1.00 pm regreso del entrenamiento. Baño”, relata el jugador que debutó como adolescente en Series Nacionales.

“Almuerzo y yo pasado de peso, según alguien. Lo que me tocaba era la mesa de los gordos. Eso significaba menos comida para esa mesa. Pero en esa mesa de los gordos yo no estaba solo: conmigo estaban Romelio Martínez, Orestes Kindelán, Alejo O’Reilly, Omar Ajete y otros tantos. De otras mesas nos subían comida y panes para nosotros los gordos porque nos quedamos con hambre. 2.00 pm, hora de una siesta. 5.00 pm, de pie otra vez. Gimnasio por hora y pico”, continúa.

Así iban transcurriendo los días en aquellos entrenamientos en la altura, de los cuales muchos creían en la isla que se llevaban a cabo en inmejorables condiciones, aunque imágenes presentadas en el canal de YouTube de Fernando Rodríguez muestran cómo se veían los campos de preparación.

Corresponden estas a una concentración en la cual aparecen recogidos algunas de los grandes jugadores que han pasado por este país, además de directores y federativos, como son: Omar Linares, Jorge Luis Valdés, Víctor Mesa, Pedro Medina, Luis Ulacia, Rogelio García, Antonio Pacheco, Orestes Kindelán, Luis Giraldo Casanova, Lourdes Gurriel, Giraldo González, Evenecer Godínez, Reinaldo Fernández, Alejo O’Reilly, Euclides Rojas, Alberto Martínez, Wilson Hawthorne, Lázaro De La Torre, Pablo Miguel Abreu, Juan Castro, Lázaro Vargas, Ermidelio Urrutia, Jorge García Carrión, Luis Álvarez Estrada, Osvaldo Duvergel, Miguel Valdés, Higinio Vélez, José Miguel Pineda.

“Ya está cayendo la tarde y el frío afuera comienza a arreciar, pero es hora de correr todos como una maratón por aquel pedregal hasta la carretera rodeados de maíz a los dos lados. Después del regreso, un baño y llegó la comida a las 8.00 pm . Y yo en la mesa de los gordos, pero nada, según ellos yo estaba gordo. Después de la comida, muela, historias, televisión colectiva y mucha novela mexicana. 10.00 pm se apagó la luz y es la hora de entrenar los ratones en el falso techo. El frío arrecia y no son suficientes las colchas. Pero nada, hay que fajarse para hacer el equipo”, concluye el testimonio de Arocha.

Otro pelotero retirado como el exlanzador Leonel Guevara Ramos, reafirmó lo contado por Arocha sobre los entrenamientos en la altura, en uno de los comentarios.

“En aquel tiempo Miguelito no me dejaba ni fumar, y tenía que hacerlo escondido con Ermidelio Urrutia. Aquello era un dilema. La ventaja del frío cuando yo estaba era que había calefacción y con eso se escapaba un poco, pero eran como tú dices los entrenamientos y muy duros, Había que esforzarse mucho para hacer equipo en aquella época”, explica.

Las publicaciones provocaron decenas de comentarios y centenares de reacción de parte de fanáticos de la pelota cubana, sorprendidos por conocer las verdaderas condiciones en las cuales entrenaban y se preparaban sus campeones, los mismos que representaban al país en la arena internacional.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.