Cuba acaparó titulares este mes con la apertura del período de firmas internacionales de MLB y entre muchas rúbricas con equipos de la Gran Carpa, descollaron tres nombres que ya impresionaban en la Isla y que son proyectados como futuras estrellas.

Yoelkis Céspedes, Pedro Léon y Norge Carlos Vera, eran tres cotizados prospectos que, como se anticipaba, no duraron mucho en el mercado, porque traían buenas calificaciones de parte de los scouts que los miran con buenos ojos.

El menor de los Céspedes, rankeado número uno entre los prospectos internacionales, firmó con los White Sox con un acuerdo de 2.05 millones de dólares, mientras que con la misma novena se incorporará por 1.5 millones el No. 15, el lanzador Norge Carlos Vera, hijo de la leyenda del picheo cubano.

El recordado Pedro Léon, que estaba señalado como el número 7, estrechó manos con los Astros de Houston por 4 millones, indicaba Jesse Sánchez, de MLB.

Pero la historia que llevó a sus acuerdos con franquicias de MLB comenzó en nuestro país, donde ya eran reconocidas figuras y despuntaban como promesas que llegarían lejos en la pelota cubana. En estas imágenes que ponemos a su disposición podemos ver a Céspedes, Vera y León, cuando daban sus primeros pasos en la Serie Nacional.

En el caso de Yoelquis, dejó el equipo nacional cuando jugaba en la Liga Can-Am, en Nueva York, y estuvo entrenando junto a su hermano y su entrenador Chris Wray, de cuatro a seis horas diarias, principalmente, en Las Bahamas.

No obstante, en febrero de 2020 se vieron imágenes suyas, entrenando, que da pistas de algunos cambios físicos que lo alejan de aquel que jugaba con Granma. En las fotos y videos se ve un Yoelkis con mayor masa muscular, y con un aumento notable de peso, pues pasó de 185 libras a cerca de 205, y ha trabajado en su swing, con lo cual “es fácil ver las similitudes entre los hermanos”, y ahora el menor luce muy parecido a su hermano mayor, la estrella de MLB, Yoenis Céspedes.

Con Granma, llamó la atención desde su debut. Era muy conocido por su buena defensa, velocidad y capacidad de conectar líneas cortas. Ya integró el equipo nacional en varias ocasiones, incluido el Clásico Mundial de Béisbol del 2017.

Mientras, Pedro León es otra perla proveniente de las Series Nacionales, quien ya había causado buena impresión por sus habilidades al bate, y podremos verlo también en las pruebas de habilidades del Juego de Las Estrellas donde ganó la carrera de home a primera.

En 2018, pegó 15 cuadrangulares en apenas 33 choques, y estableció así un récord para la 1ra fase de estos campeonatos. Además, estampó línea ofensiva 371/.455/.765, con 36 impulsadas, y siete estafadas en 12 intentos.

Junto a los dos primeros, Norge Carlos Vera es otro de los conocidos, por su actuación y también por su ilustre apellido, pues es el hijo del conocido serpentinero santiaguero, Norge Luis Vera. Desde su comienzo destacó por su buena velocidad y figura, y tampoco desentonó cuando realizó exitoso Showcase en Dominicana.

No es difícil observar en Norge Carlos a la estampa de su padre, un serpentinero legendario que supo trasmitirle al hijo aplomo, condiciones y velocidad, incluso para lanzarle a su corta edad a Industriales -tenía apenas 18- como muestra el video.

Disfrutemos de tres impresionantes talentos que es muy probable que veamos en MLB en los próximos años.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad. Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.