La afición por el béisbol en Cuba llega hasta los más pequeños. Desde tempranas edades se les puede ver en las calles jugando pelota e, incluso, muchos de ellos, guiados por sus padres, asisten a entrenamientos. De esta manera, no solo se divierten sino también empiezan a formarse como posibles peloteros. Así se desarrolla el béisbol infantil en Cuba.

FOTOS: Pedro Rodriguez y Hansel Leyva