Un combate en la división de pesos pesados siempre llamará la atención de los aficionados, por lo que este 1 de enero las miradas de la fanaticada del boxeo cubano se centrarán en el Hard Rock Hotel & Casino, donde cuatro superpesados antillanos protagonizarán tres peleas que generan mucho interés.

La primera será entre Geovani Bruzón y Lenier Peró en un choque bastante polémico desde su confirmación. No han sido pocos quienes, entre aficionados, periodistas y boxeadores, se han mostrado en desacuerdo con el hecho de que dos cubanos se enfrenten entre ellos.

“No creo que haya necesidad de enfrentar a dos cubanos con los miles de boxeadores que hay, a no ser que se trate de una pelea por un título mundial”, había dicho Robeisy Ramírez.

Ciertamente, se trata de una estrategia arriesgada pues tanto Bruzón (6-0) como Peró (5-0) harán su primera presentación en los Estados Unidos en busca de llamar la atención de los grandes promotores, lo cual hace pensar que no se trata del momento más oportuno para enfrentarlos.

A pesar de esto, muchos otros púgiles han manifestado estar de acuerdo con la pelea. El propio Bruzón expresó en una entrevista para El Nuevo Herald que no era algo que le molestara en lo absoluto, pues “en Cuba peleábamos de gratis entre nosotros y aquí lo vamos a hacer por la mayor bolsa de nuestras carreras”.

Otro elemento interesante será el duelo de estrategas, puesto que Peró ya se encuentra trabajando con Pedro Roque mientras que Bruzón hace lo propio con Ismael Salas. Sin dudas, se tratará de un combate atractivo y que ha generado mucha expectativa incluso antes de comenzar.

Otro antillano que subirá al encerado será el guantanamero Frank Sánchez, como parte de la pelea semiestelar de la noche. El oriundo del Guaso sigue enfocado en su objetivo de coronarse campeón mundial en el año que se avecina, algo que tambien ha declarado su entrenador, el mexicano Eddy Reynoso.

Frank tendrá un rival de última hora, pues su oponente original era el boricua Carlos Negrón, pero este dio positivo a la COVID-19 y no podrá tomar parte en la pelea. El hombre que tomará el lugar será el alemán Christian Hammer, quien estaba designado como el púgil de reserva para este combate.

Se trata de un hombre sin gran trayectoria, lo cual muestra su récord (26-8) y muestra como mejor resultado un título europeo de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). Ya tiene una experiencia ante un púgil cubano, pues cayó derrotado por Luis Ortiz a inicios del 2019 en un combate donde quizás el único mérito que hizo fue no ser noqueado por el veterano camagüeyano.

“He visto varias de sus peleas. Se trata de un peleador fuerte y que asimila bien los golpes, pero que no tiene muchas habilidades en comparación conmigo”, comentó Sánchez en una entrevista concedida hace apenas unas horas al periodista Alberto Ferreiro en su canal de YouTube “El Café Deportivo de Beto”.

El cubano debe imponerse sin muchas dificultades, sabiéndose poseedor de una capacidad técnica y física muy superior a la de su rival de turno. Será bueno ver cuánto ha evolucionado su pegada, pues su entrenador Eddy Reynoso ya declaró en entrevistas previas que quería aumentarle su peso en masa muscular, por lo que es probable que veamos a un Frank Sánchez mucho más poderoso que en presentaciones anteriores.

El colofón de la cartelera lo pondrá Luis Ortiz, quien volverá al ring después de 13 meses de inactividad para enfrentar al excampeón Charles Martin, quien ha pasado a la historia por ser el púgil con el segundo reinado más corto en la división máxima.

Martin se coronó en el año 2016 al vencer al ucraniano Vyacheslav Glazkov para de esa manera llevarse el cetro de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) que había quedado vacante luego de que dicho organismo se lo retirara a Tyson Fury. Sin embargo, Martin perdería el cinturón solo 84 días después al hacer su primera defensa, ante Anthony Joshua.

Luego de eso, ha acumulado seis peleas con saldo de 5-1, pero siempre ante rivales de menor calidad. Esto da a entender que el combate también reviste vital importancia en sus aspiraciones de volver a la élite de la división, pues sus 35 años dan a entender que no tendrá muchas más oportunidades de este tipo.

Para Ortiz se trata de un panorama similar, pues sus dos derrotas ante Deontay Wilder y sus 42 años dificultan mucho que los grandes nombres de la división se muestren interesados en pelear con él.

De hecho, el propio “King Kong” declaró que Martin fue el único interesado en tomar la pelea, por lo que una victoria resulta vital para el agramontino que piensa que aún le queda mucho por hacer en el boxeo a pesar de su edad.

Será un combate interesante en el cual Ortiz sale con un ligero favoritismo, pero tendrá que apelar a su mejor demostración si quiere llevarse la victoria. Su calidad técnica es bien conocida por todos, pero queda saber cómo se encuentra físicamente, pues su boxeo depende mucho de sus reflejos y desplazamientos.

Una cartelera a base de pesos completos y con varios púgiles cubanos como protagonistas para recibir el nuevo año. Justo lo necesario para garantizar un buen espectáculo que atraiga a hordas de aficionados cubanos al deporte de los puños en una sede situada en Florida.

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.