En una provincia con notable tradición pugilística como Pinar del Río, el boxeo recibió lo que llamaríamos un golpe bajo, porque los problemas constructivos y la falta de higiene obligaron a cerrar la academia “Abad Méjico Fernández” de ese deporte.

El subdirector del Centro Provincial de Medicina del Deporte en el territorio, Pedro Moreno Hernández, dijo a Radio Guamá que especialistas de salud en el territorio detectaron un grupo de dificultades en sus instalaciones, las cuales impiden los entrenamientos en ese sitio, localizado en el municipio cabecera.

No son asuntos para nada nuevos, pues en noviembre pasado, el diario provincial, Guerrillero, informaba ya del notable deterioro de esa instalación vueltabajera, en donde han entrenado destacados boxeadores, como los campeones mundiales y medallistas olímpicos Roniel Iglesias y Lázaro Álvarez, y que ha sido usada en varias ocasiones como sede del equipo nacional, incluso días antes de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92.

Sin embargo, varios meses después, los problemas llevaron al lamentable cierre de un centro insignia llamado “La Finca”, por “filtraciones en las paredes y un grupo de elementos que no son posibles de resolver de inmediato, porque necesita una reparación integral”, informa Guamá.

academia de boxeo pinareña mala higiene
Eduardo González Martínez | Play-Off Magazine Foto: Academia de boxeo de Pinar del Río en noviembre de 2019.

“También hay dificultad con la entrada de agua a los baños de los albergues, cuestión que influye negativamente en la higiene de los atletas y la carpintería está en muy mal estado”, dijo Moreno Hernández.

Para mal destalles, la Abad Méjico Fernández no posee las mínimas condiciones de higiene para evitar contagios por COVID-19, ya que ni siquiera disponen de un lavamanos en la entrada del comedor para lavarse las manos. 

Por tal motivo, “los técnicos de higiene decidieron que la academia no estaba en condiciones de comenzar con los entrenamientos hasta que no se cumplan todos los requisitos”, añade el medio pinareño.

Pero las cuestiones de la academia de boxeo apuntan a un abandono por parte de los responsables, porque una situación conocida meses atrás, en noviembre de 2019, desembocó un cierre que quizá pudo evitarse.

“La falta de inversiones en la reparación o modificación de sus estructuras constructivas y el inevitable paso del tiempo contribuyeron a esta amarga realidad (…) Justo cuando se avecina el Torneo Nacional Playa Girón a celebrarse el próximo diciembre, vimos los baños en mal estado, incluso con olores poco agra-dables; el techo con filtraciones y escasez de ventiladores, así como daños en las instalaciones eléctricas e hidráulicas en un lugar donde las altas temperaturas imposibilitan el sueño”, publicaba el diario Guerrillero entonces.

Entre los problemas citados estaban la crítica situación del andamiaje eléctrico. Además, se hablaba de la necesidad de reparar los dormitorios que, refería un atleta entrevistado, carecían muchos de ventiladores para refrescarse ante el calor.

“A veces nos concentramos en un dormitorio para alcanzar fresco, y así es muy difícil obtener un buen resultado en la parte deportiva, cuando al otro día tienes que cumplir con el plan de entrenamiento, no es fácil, es una tarea bien complicada”, decía el también boxeador Jorge Alier Sánchez Herrera.

Aquel estado ya lamentable, obligaba a rebajar las cargas de trabajo de los alumnos y realizar un solo entrenamiento.

¿El golpe que pudo evitarse?

Ya desde aquel momento, la solución parecía lejos de poder concretarse. El reportaje de Guerrillero sobre el estado del centro de boxeo detallaba que esa Academia junto a las de fútbol, baloncesto y béisbol, pertenecen a la Unidad Presupuestada de la Espa, que también tiene adjuntas a Medicina Deportiva y la Epef.

Del presupuesto de la Unidad Presupuestada de la Espa salen, entre otros asuntos, las inversiones para reparar dichas instalaciones, lo cual implica que el monto total se divide para la atención de cada uno de los centros.

Incluso, la Academia de Boxeo ya había vivido labores de mantenimiento constructivo como la reparación de tres de los seis cubículos del albergue, uno de los baños y las instalaciones hidráulicas y eléctricas.

La Finca, afirmó Sacarías Morales Roque, especialista principal de inversiones de la Dirección Provincial de Deportes, estaba prevista para ser incluida en 2020 en los presupuestos por concepto de mantenimiento constructivo para una reparación sencilla de “carpintería, impermeabilización, pintura, y todas las redes, tanto eléctricas, sanitarias como hidráulicas”.

Pero en agosto, a unos ocho meses de aquel reportaje de Guerrillero, la academia “Abad Méjico Fernández” cierra por falta de higiene y todo un rosario de dificultades, las cuales constituyen un “gancho por debajo de la faja” a un deporte que se considera la locomotora de la isla en eventos internacionales, que ha dado decenas de monarcas olímpicos y mundiales.  

La escasez de recursos y el mal estado de muchas de las instalaciones deportivas son algunas de las causas que afectan, con creciente fuerza, a un movimiento deportivo cubano que aún forma estrellas de reconocido prestigio, pero que ha visto como su poderío decrece en la región ante sus propias dificultades y el empuje de otros países.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine