La selección nacional de fútbol de Cuba categoría Sub-20 cayó ante Panamá con marcador de 1-0 y con eso vio frustrado su sueño mundialista y la posible clasificación a los otros torneos que este evento otorgaba plazas.

 Después de un primer partido donde el equipo cubano derrotó a Canadá 1-0 con gol del “Fenómeno” Kevin Martín, varias ilusiones se hacían los aficionados porque más allá del resultado se vio un equipo con una idea clara y con un estilo de juego definido.

En el segundo juego frente a un débil Saint Kitts y Nevis, el equipo Cuba propinó una goleada de 6-0 y alcanzó su boleto a la ronda de octavos de finales. Después de tener la clasificación en la mano, el colectivo técnico optó por dar descanso a los titulares en el juego más difícil de la llave frente a Estados Unidos, como resultado se sucumbió 3-0 con una pálida actuación de los cubanitos.

La polémica radica en que, si se hubiese ido con todo ante los Estados Unidos y logrado un buen resultado, el rival en octavos hubiese sido otro. Pero eso es solo especulación, porque la realidad fue otra y se decidió llegar con el equipo fresco a la siguiente ronda.

En el partido de octavos ante Panamá, la selección de Cuba jugó un buen primer tiempo donde tuvo varias llegadas claras, pero no las supo aprovechar. En el segundo tiempo, el equipo bajó en su rendimiento y en una jugada donde el balón pasó por varias piernas llegó el gol para el conjunto rival.

El equipo de Cuba se vio disminuido físicamente y ello pasó factura, habría que preguntar al director técnico por qué la decisión de sacar a Romario Torres y a Dayron Reyes, quienes eran de lo mejor del equipo. El rival fue asequible para Cuba, pero no se alcanzó el resultado.

El torneo mostró el talento de varios futbolistas en las distintas líneas de juego. La defensa cubana tuvo en Greibel Palma y Mario Peñalver a dos exponentes que dieron los mejor de sí en cada encuentro. En la media cancha sobresalieron Eduardo Hernández y Romario Torres. Torneo redondo para ambos que dieron seguridad en esa zona de la cancha, y en el caso de Romario fue utilizado también en zona de la saga con buenas actuaciones.

Otros de los futbolistas que destacaron por su juego fueron Ronald Sánchez y Alejandro Delgado “La Bala” cienfueguera. El primero con mucha asociación y gran concepto del juego en equipo, el segundo se convirtió en la pesadilla de cada rival que enfrentó, hombre de gran velocidad, con mucha capacidad de desborde y sobre todo con gran desgaste al ser utilizado como carrilero en varias ocasiones.

No menos importante fue la actuación del capitán del equipo, Dayron Reyes, el hombre del sello distintivo, el de la magia, el de la visión de juego exquisita. La actuación del “Fenómeno Cubano” Kevin Martín deslumbró a muchos, pero en realidad fue la confirmación del alto nivel mostrado en la Liga Nacional de Fútbol, en la cuadrangular celebrada en el estadio “Pedro Marrero ” y en los juegos de preparación efectuados en Uruguay, este chico es goleador nato, aunque con su juventud pudiese mejorar más aún su puntería de cara a puerta rival.

Quizás como selección, Cuba terminó el sueño en esta categoría, pero no se debe permitir que muera el fútbol en cada uno de esos jóvenes.  No es justo que suceda lo mismo que con los futbolistas de generaciones anteriores, dígase la de los Juegos Panamericanos de 2011 o la del mundial de Turquía 2013.

Las proyecciones sobre estos atletas deben estar destinadas a potenciar el desarrollo individual de cada uno de ellos. Insertarlos en ligas extranjeras viene siendo una de las principales soluciones, que no suceda como en otros casos que se le negó o rechazo contratos a los jugadores. 

Continuar mejorando el torneo de casa y seguir dándole juegos para aumentar su calidad y pulir deficiencias, es una de las alternativas para aquellos que no puedan salir de contrato.

Esta fue solo una batalla, la guerra aún no termina, al grupo le vienen otros retos por lo que es importante tratar de mantener este conjunto con todos sus integrantes. Este equipo, a base de fútbol se ganó la mención y reconocimientos de la prensa internacional, no es justo que se estanquen en su rendimiento por mal actuar de los directivos.

Quedémonos con calidad del equipo, y con el interés que despertó esta selección en todo el pueblo cubano a pesar de no poder verlos por la televisión nacional en ningún partido.