El desafío entre los Leñadores de Las Tunas y los Cocodrilos de Matanzas será, sin dudas, una de las series más esperadas en Cuartos de Final de esta 61 Serie de la pelota cubana.

Las razones son obvias: Matanzas ha eliminado a Las Tunas en las últimas dos temporadas, evitando que avancen a discutir el título en la Serie Nacional. Los Cocodrilos vencieron por 3-1 en la 59 Serie y 4-2 el año pasado, pero lo curioso aquí han sido las rachas: en ambas series, los Leñadores abrieron ganando, y luego fueron limitados en el resto del playoff.

Durante la postemporada de 2020, el último año donde vieron acción los refuerzos, Las Tunas venció por 5-4 a Matanzas en el Juego 1, con un batazo decisivo de Rafael Viñales. En los siguientes partidos, Matanzas dominó sin contratiempos:

MTZ, 4-2 LTU

MTZ, 5-3 LTU

MTZ, 11-6 LTU

Los Cocodrilos dirigidos por Armando Ferrer, destrozaron el staff de lanzadores tuneros, aplastando los picheos de Yudiel Rodríguez (7.94 PCL), Carlos Juan Viera (7.50) y Yander Guevara (5.06). César Prieto se robó el show como refuerzo, promediando .500 (18-9) con siete carreras anotadas, y Ariel Martínez hizo historia tras terminar produciendo average de .643 (14-9).*

*Implantó récord en promedio de bateo entre bateadores con al menos 15 apariciones al plato en playoffs Semifinales, dejando atrás el promedio de .615 registrado por el cátcher de Industriales, Ricardo Miranda, en la 37 Serie Nacional.

Yurisbel Gracial fue el líder en remolcadas con siete, en un lineup de los Cocodrilos que parecía imparable.

He aquí las líneas ofensivas en aquellos cuatro partidos de la serie de Semifinal:

Matanzas: .314/.390/.372

Las Tunas: .252/.322/.366

En cuanto a promedio de bateo y porcentaje de embasado, los Cocodrilos encontraron el poder suficiente para fulminar a los lanzadores tuneros, pero además, fildearon magistralmente: el equipo lució promedio de fildeo de .994 (un error en 156 lances).

Al año siguiente, en la pasada 60 Serie Nacional, una vez más el picheo de Matanzas logró atravesar el lineup de los Leñadores. Las Tunas ganó los dos primeros partidos de la Semifinal, 4-2 y 10-6, con una consistente ofensiva de 23 hits. Además, los Cocodrilos cometieron nueve errores en dos partidos, que costaron siete carreras, la mitad de las 14 permitidas. Cuando Juan Miguel Vázquez cedió el tercer out del Juego 2 con un elevado al jardín central ante el diestro Yosbel Alarcón, parecía que definitivamente los Leñadores estaban encontrando su camino a la venganza.

Sin embargo, el doble de Yadir Drake abriendo el séptimo inning, un sencillo remolcador de Eduardo Blanco, unido a la joya de picheo del diestro Renner Rivero—debutando como abridor en postemporada—en el Juego 3, le ofrecieron el éxito 1-0 a los Cocodrilos. La serie se puso 2-1, y los Leñadores dependían del zurdo Ángel Sánchez para buscar la manera de rematar, pero la estrategia no funcionó.

A pesar de que Las Tunas empató en el segundo tercio una desventaja de 7-0 desde el segundo inning, los Cocodrilos dictaron sentencia con cinco carreras en el inicio de la oncena entrada. La presión, aunque se jugaba sin público y en terreno neutral, viendo acción en el estadio José Antonio Huelga de Sancti Spíritus, comenzó a detonar. El mánager de los Leñadores, Pablo Civil, intentó todas las variantes posibles, pero ni siquiera con sus ases Carlos Juan Viera y Yudiel Rodríguez, los Leñadores pudieron detener al campeón defensor.

Con los éxitos 4-3 y 6-3, Matanzas completó la remontada de cuatro triunfos consecutivos tras abrir perdiendo la Semifinal 2-0. Los Leñadores batearon 37 hits en sus últimos tres partidos pero, al final, la asignatura de conectar el “hit clave” no fue aprobada: dejaron de remolcar al 79% de los 86 corredores que tuvieron en posición anotadora.

Por tercer año consecutivo, los Cocodrilos se enfrentarán a los Leñadores de Las Tunas en playoffs, pero esta vez será en la serie de Cuartos de Finales. Luego de dominar por 4-1 el enfrentamiento en la temporada regular, los tuneros se ven superiores ante un equipo que no contará con varios jugadores de élite en el lineup y la rotación de picheo.

Enfrentamiento en la temporada regular 2022: Las Tunas lideró, 4-1.

Enfrentamiento histórico en playoffs: Matanzas lidera, 7-3.

Desglose de las series de playoffs:

59 SNB: SEMIFINAL, MTZ (3-1)

60 SNB: SEMIFINAL, MTZ (4-2)

Mejores rachas en playoffs: Matanzas ha ganado cuatro de los últimos cinco juegos.

Lo que le funcionó a cada equipo en la serie de cinco partidos:

Las Tunas

Los Leñadores promediaron 5.8 carreras por partido contra Matanzas en la temporada regular, produciendo línea de .278/.379/.392. Detrás de esos números que conformaron un discreto OPS de .771, fue clave la velocidad de Yunieski Larduet (robó siete bases, seis de ellas en un partido), Héctor Castillo, Andrés Quiala y Dailier Peña. Yudier Rondón fue un verdugo con ocho impulsadas ante el picheo de los Cocodrilos, y Yosvany Alarcón empujó al 36.3% de los corredores que encontró en posición anotadora.

Ese efecto ofensivo fue determinante para Las Tunas, pero el punto más influyente resultó el brillante trabajo defensivo. En cinco partidos y 215 lances, ¡los Leñadores cometieron un solo error! El promedio de fildeo colectivo terminó en .995, con 11 jugadas de double play que neutralizaron las probabilidades de anotar para los Cocodrilos.

Con esa defensa de élite, el picheo de los Leñadores recibió una contribución decisiva, y el bullpen consiguió limitar a la ofensiva matancera, dejando a sus 91 oponentes en línea de .250/.318/.350.

Matanzas

La ofensiva de los Cocodrilos promedió .322 BABIP contra el staff de los Leñadores, y un aceptable .374 OBP. Sin embargo, Matanzas no pudo aprovechar la frecuencia de corredores que lograban embasar ante el picheo tunero. Esa fue una de las razones por las que a los dirigidos por Armando Ferrer se les escaparon varias victorias, aun cuando el bullpen lanzó para 2.95 PCL.

¿Qué ajustes serán decisivos para avanzar a la Semifinal?

Las Tunas

Los Leñadores batearon para solo .248 contra los lanzadores zurdos de Matanzas. Sin contar los 10 strikeouts de Yoennis Yera en siete entradas, Yamichel Pérez, Dariel Góngora y Naykel Yoel Cruz se unieron para ponchar a 15 bateadores en 21 innings. Pero ese problema del lineup tunero va más allá de los matchups contra lanzadores de Matanzas. Durante toda la temporada, Las Tunas fue inconsistente contra lanzadores zurdos, y terminaron con el 15to promedio más bajo (.273), detrás de los Indios de Guantánamo (.246).

He aquí la diferencia entre el impacto de cada bateador de Las Tunas contra lanzadores derechos y zurdos durante la temporada regular:

LTU-VS-LZ-OPS
Yirsandy Rodríguez LTU-VS-LZ-OPS

IMAGEN/TABLA

Cuando descubres tendencias así, puedes apreciar cómo algunos bateadores han encontrado mejor comodidad desde su perspectiva en el plato para golpear los lanzamientos de lanzadores zurdos o derechos. Manuel Ávila, Dailier Peña y Héctor Castillo, son tres de los bateadores zurdos más usados por el manager Pablo Civil, y todos vieron descender por al menos .200 puntos sus OPS contra pícheres zurdos.

El caso más curiosos de los bateadores derechos es el de Yosvany Alarcón, quien vio caer su OPS .338 puntos. Por supuesto, no podemos asegurar de que Góngora, Yamichel y Naykel harán todo el trabajo como los principales brazos zurdos del equipo. De hecho, Naykel estará sólo hasta el próximo 3 de junio, porque debe incorporarse a la preselección del equipo Cuba Sub-23.

Para los Leñadores, la velocidad en función de la ofensiva será clave, aunque tienen la capacidad de contar con varios bateadores de poder en el lineup. Matanzas tendrá que aprovechar la presencia de Andrys Pérez como cátcher titular, antes de que se incorpore a la preparación del equipo Cuba Sub-23 el próximo 3 de junio.

Sin Carlos Juan Viera en la rotación, el peso de las aperturas lo deberán asumir Alejandro Meneses y los zurdos Yudiel Rodríguez y Ángel Sánchez, quienes se combinaron para 4.23 PCL, seis ponches y ocho boletos contra Matanzas durante la temporada regular. Si ese trío de abridores puede ofrecerle la durabilidad que espera Civil, el bullpen tendría un reto menos exigente. Así pues, ¡no te sorprendas si el abridor anunciado para el Juego 2 o 3, aparece buscando garantizar una ventaja crucial!

Matanzas

Los abridores aseguraron el 60.1% de los 46 innings lanzados contra los Leñadores de Las Tunas, y lanzaron para 6.18 PCL. Podrá parecer un total desastre, pero usualmente olvidamos esto: corredores heredados. Sí, la cantidad de corredores que los lanzadores abridores o relevistas dejan en bases y luego anotan bajo la responsabilidad de otro pícher. Y eso fue parte de lo que sucedió con los relevistas de Matanzas: lanzaron para 2.95 PCL ante Las Tunas, pero ese promedio sube a 4.50 PCL cuando contamos los corredores heredados que les anotaron.

Matanzas, al igual que Las Tunas, fue brillante a la defensiva con apenas dos errores en sus cinco partidos. Sin embargo, he aquí la diferencia: Ese par de errores les costó cuatro carreras. Terrible, a pesar de que fildearon .989. Pero así funciona el béisbol. Los errores no pueden cometerse en momentos claves y, aunque el equipo exhiba “supuestos” promedios de élite, se escaparán las victorias si el hit remolcador no aparece en situaciones decisivas.

Matanzas contará con bateadores probados en playoffs como Ariel Sánchez, Erisbel Arruebarena, Yadil Mujica, Jefferson Delgado, Javier Camero y Yariel Duque. Además, la experiencia de lanzadores como Noelvis Entenza (10-9 y 3.99 PCL en playoffs) y Jonder Martínez (9-10, 10 salvados y 3.58 PCL), quienes se combinan para 343 ⅔ innings, será vital incluso aunque no puedan aportar desde el montículo.

Para ganar, contra los Leñadores hay que producir carreras. De cualquier manera, está claro que el poder de los Cocodrilos sigue siendo su ofensiva, aunque el picheo, sobre todo los abridores, consigan superar las expectativas.

Tal vez podamos resumir parte de la ineficiencia de los bateadores matanceros ante el picheo de Las Tunas, con un solo número: 10. Por supuesto, ¡nunca será posible! Pero, ¿sabes hacia dónde nos dirige ese número 10? ¿Qué significa? Los 10 rollings que los Cocodrilos batearon para double play, una cifra que rompió posibles rallys y, al final, superó los nueve extra bases en las cuatro derrotas contra los Leñadores.

¿Qué parte de esta historia cambiará? Pronto lo sabremos.

Predicción: No siempre podemos llegar a una misma conclusión, pero el dominio de los Leñadores sobre los Cocodrilos durante la temporada regular, ofreció señales de ventaja. Sí, de acuerdo, es playoffs, ¡y todo está por verse! Pero creo que los Leñadores lograrán su venganza, en una serie donde la ofensiva dictará sentencia.

Foto: István Ojeda Bello

Mantente actualizado con Telegram y disfruta nuestras historias en YouTube

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos: Canal de Telegram Play-Off Magazine.

Historias de deporte cubano contadas con una mirada profunda a la vida personal de los protagonistas y la sociedad, Para disfrutar nuestras exclusivas suscríbete en: Canal de YouTube Play Off-Magazine.