Los Dodgers de Los Ángeles tocaron la gloria por primera vez desde 1988, y con un histórico triunfo sobre Tampa Bay se llevaron la Serie Mundial, en una postemporada que, pese a la derrota en lo colectivo, siempre será recordada como el año en que Randy Arozarena destrozó récord tras récord.

Los vencedores se elevaron sobre una joya de picheo de Blake Snell y derrotaron cerradamente a los Rays de los cubanos Yandy Díaz y Arozarena con marcador de 3 carreras por una, pese a que la noche comenzó con un jonrón de este último en el mismo primer inning, uno más para la leyenda en que se ha convertido esta postemporada, pues ha devorado récord tras récord, al dejar en el camino a iconos del béisbol.  

Tampa marchaba sobre los hombros de un Snell en plenitud de forma, cuando en el sexto inning Dodgers dio un vuelco al marcador con una ventaja de dos carreras que jamás perdieron -que ampliaron con un vuelacercas de Mookie Betts en la octava-, quien antes en esa entrada decisiva demostró su velocidad, cuando anotó con un rodado al inicialista de los Rays, Ji-Man Choi, quien jugaba por dentro adentro y tiró la bola al plato, pero no pudo atrapar a Betts.

El bullpen respondió cuando se necesitaba, pues los triunfadores usaron hasta siete lanzadores, incluido el relevo de marca mayor del zurdo Julio Urías para cerrar.

Randy Arozarena tiene una de las mejores postemporadas de la historia

“Con su jonrón frente a Tony Gonsolin en la primera entrada del Juego 6 de la Serie Mundial el martes por los Rays contra los Dodgers, Randy Arozarena amplió a 10 su propio récord de cuadrangulares en una postemporada. De paso, aumentó a 29 su marca de hits en un año de playoffs/Serie Mundial, con el estacazo antes mencionado y un sencillo en el quinto episodio del partido del martes”, recuerda MLB.

Su bambinazo en la apertura le permitió empatar a Yasiel Puig, Yuli Gurriel, José Canseco y Tany Pérez en jornones en Series Mundiales para un cubano con tres.

A esto se suma que ya había roto la cota de Derek Jeter (23, Yankees, 1996) de imparables para un novato en un año de playoffs/Serie Mundial y ahora la dejó en 29 inatrapables, y que amplió a 64 su propio récord de total de bases alcanzadas en una postemporada, detalla MLB.

Si les parece poco, con los Rays, el cubano “es el líder de hits por vida en postemporada, rompiendo la marca anterior de B.J. Upton de 27. Y con sus 10 jonrones en playoffs/Serie Mundial, ya estableció otro récord de por vida en playoffs/Serie Mundial, superando los nueve de Evan Longoria”.

El antillano terminó con 29 hits en su actuación total, entre los cuales se destacan los 10 jonrones, con unas 14 impulsadas en su cuenta, para concluir con un average impresionante de 376.

Con tantas décadas y décadas, con nombres como Derek Jeter, Reggie Jackson o Barry Bonds, por solo citar algunos y sin contar otras leyendas que les antecedieron, es difícil afirmar que el cubano Randy Arozarena tiene una de las mejores postemporadas individuales de la historia, pero si no lo es, pues anda muy cerca, como demostró anoche.

Antes, ya fue elegido Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana gracias a batear para .321 con cuatro jonrones, seis impulsadas y OPS de 1.152 en los siete partidos contra los Astros.

“Realmente no puedo describirlo. Ojalá pudiera. Ni siquiera sé si quiero meterme en el camino en este momento. Es muy notable cómo no conoce a ninguno de estos tipos a los que se enfrenta, pero está concentrado en el plato, está cronometrado y, para un tipo que se balancea tan agresivamente como él, no está tratando de pararse allí y tirarle a todo”, dijo Kevin Cash, el director de Tampa.

Junto a Randy, Yandy Díaz puso en alto el nombre de Cuba en los Clásicos de Otoño y en los playoffs en general. El fornido jugador se fue de 36-7 en total, y en la Serie Mundial no lució mal, pues acabó de 12-4, con un triple en el quinto juego que, según Francys Romero explica, lo coloca como uno de los pocos jugadores cubanos con triples en Serie Mundial: Zoilo Versalles (1965), Bert Campaneris (1973) y Jorge Soler (2016).

Dodgers, finalmente, ganan su séptimo anillo

Tras años de sinsabores, los Dodgers ganaron su séptimo campeonato de Serie Mundial a costa de unos combativos Tampa Bay, después de una larga espera desde 1988 hasta la fecha.

Quizás el mánager de Tampa se arrepienta para siempre de quitar al abridor Blake Snell, quien había dado nueve ponches, cuando había un out y corredor en primera en la sexta entrada, pues entonces los Dodgers se sacudieron el dominio rival para virar la contienda a su favor.

Pero esta era una novena que lo tenía todo para ganar, cuajada de estrellas, y que llegaba a su tercera Serie Mundial en cuatro años con la encomienda de triunfar a como diera lugar.

Los Dodgers se reafirman como la sexta franquicia con más títulos de Serie Mundial en la historia, en una lista que encabeza los Yankees con 27 títulos, seguido de St. Louis Cardinals (11 títulos); Oakland Athletics y Boston Red Sox, con nueve; San Francisco Giants con ocho y los actuales campeones, con 7.

Entre otros detalles, se convirtieron en el octavo equipo de Grandes Ligas en completar un ciclo de campeonatos entre padre e hijo, pues Cody Bellinger se suma a su padre Clay, quien ganó dos anillos con los Yankees de Joe Torre en 1999 y el 2000.

Finalmente, Corey Seager fue elegido como el Jugador Más Valioso Willie Mays 2020. El jugador que también fue el JMV de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional por los Dodgers en su triunfo sobre los Bravos, “se convirtió en el octavo en la historia de MLB en ser JMV tanto en la Serie de Campeonato y como de la Serie Mundial en un mismo año”.

El torpedero tuvo promedio de .400 con dos jonrones y cinco carreras empujadas en los seis juegos de la Serie Mundial frente a los Rays.

Mantente actualizado con Telegram

¿Quieres estar siempre al tanto de la actualidad del deporte cubano? Únete a nuestro canal de Telegram: ¡lleva a Play Off en tu bolsillo! Haz click para seguirnos en: t.me/playoffmagazine